25 Sep. 2017 | 10:22
25 Sep. 2017 | 10:22
Bitácoras bonaerenses

¿Randazzo puede ganar, aún siendo derrotado por Cristina en una PASO?

  •   |  
  • Dentro de la marea de análisis, estrategias y tácticas que se diagraman sobre el escenario del armado peronista, surgen detalles que hacen que la posición del chivilcoyano y su tropa sea ventajosa, aún sin contar con el poder territorial de los intendentes y los números en las encuestas.

    El peronismo aún aglutinado en el FpV-PJ se perfila a una de sus definiciones más importante de los últimos años. Las pujas y duelos verbales que mantienen los sectores que se encolumnan detrás de Cristina Fernández de Kirchner y Florencio Randazzo tensan el escenario y, por ahora, la disyuntiva lista de unidad o PASO no está resuelta. Desde que Cristina irrumpió en el escenario y dijo que “si era necesario iba a ser candidata”, pero con la aclaración de que si hay otro candidato que garantice el triunfo “bienvenido sea”, las partes fortificaron sus posturas. Los intendentes del Conurbano, esos poseedores del poder territorial que pudo retener el peronismo en la Provincia, salieron a clamar por la candidatura de la expresidenta. La tropa randazzista, algunos legisladores nacionales y provinciales y cuatro intendentes, respondieron con su intención de dirimir las candidaturas por las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). La pelea no resuelta.

    Según el cronograma electoral, el 14 de junio vence el plazo para solicitar el reconocimiento de alianzas transitorias y confederaciones para participar en los comicios. El 24 vence el plazo para la presentación de listas de precandidatos ante las juntas electorales partidarias. El tiempo apremia, quedan pocos días para que de alguna forma u otra se termine el dilema que por estos días desvela al peronismo. Si bien las negociaciones para integrar la lista de unidad seguirán en los próximos días, según pudo saber ANDigital hay un enojo manifiesto en los alcaldes del Gran Buenos Aires por la “actitud” de Randazzo. En este juego de convocar al otro sector a integrar el armado propio es que los jefes comunales mastican bronca. “Florencio tiene que venir y acordar con todo el peronismo”, afirma con cierto malestar un intendente de la tercera sección electoral. Otros, más molestos, advierten que el chivilcoyano “no está legitimado para ponerse en el lugar que pretende” y hasta recuerdan que en 2015 “se fue molesto” por no poder ser precandidato presidencial. “Los intendentes pusimos el pecho a un de las elecciones más difíciles para el peronismo”, reflexionó, tajante, un intendente. En las variadas tertulias que se dan por estos días tensos en los despachos del peronismo, la bronca recae sobre esa posición de Randazzo y sus huestes. “Que él venga al peronismo, no nosotros a él”, opinó otro jefe comunal, luego de un café con un par de colegas, donde trasladaron sus enojos ante la amenaza del chivilcoyano de armarles listas locales a todos los intendentes. Broncas, recuerdos y correlación de fuerzas.

    Al calor de la llegada de las fechas de definiciones, los miedos, conjeturas e intrigas, varios intendentes del Conurbano comienzan a impacientarse y a ver que el “peronismo puede volar por los aires” si no se llega a un acuerdo entre las partes. Las pasiones son parte de las cenas, cónclaves y reuniones informales que mantienen los alcaldes. Muchos, temerosos y desconfiados, alertan que “Randazzo juega a romper” y avisan que hay que “anticiparse a esa jugada”. En ese plano, surgió alguna idea, por las dudas, de evitar que Randazzo se presente dentro del PJ y llevarlo a hacerlo por afuera. En su lógica, existen dos fundamentos para este plan, el “desgaste” que puede representar una “interna sangrienta” y, sobre todo, la cuestión de gastos económicos que representaría una PASO, fundamentada en los fondos que reciben las fuerzas electorales para los comicios. Opciones sobre la mesa.

    Correlación de fuerzas, intendentes en uno u otro espacio, mediciones electorales. En todo este marco de fortaleza de cara a un escenario electoral, el peronismo-kirchnerismo tiene todo el peso en su rincón. Si Cristina es candidata, tienen a la que mejor mide en las encuestas a nivel general y a la ganadora de la PASO. En la cantidad territorial, ostentan casi un 80 por ciento de los intendentes y varios legisladores que se reportan como propios, y otros que esperan el momento de definiciones para subirse al mejor barco. Con estas contrariedades, el lugar de Randazzo y sus feligreses tiene cartas escondidas que pueden otorgar un triunfo, aún en una derrota en las Primarias de agosto. “Florencio quiere ir a una interna contra Cristina, está disputando el liderazgo que hoy lo tiene ella”, aseguran desde el entorno de Randazzo. Fieles al estilo de su líder, envalentonados y desafiantes, consideran que CFK “tiene que dar un paso al costado”. El randazzismo aclara que “reconocen a Cristina como una referente” y “no la van a atacar”, pero en esta suerte de desafío hacia su imagen, advierten –una vez más– que si la expresidenta “no se corre”, Randazzo “va a tener que confrontar con ella, sea ahora o en 2019”. La disputa presidencial como trasfondo.

    Pero, más allá de lógicas desafiantes o de “renovación” de liderazgos, surgen varios puntos y detalles técnicos que pueden hacer que la movida de Randazzo tenga un efecto ganador, aún perdiendo una interna contra CFK o cualquier alguna fórmula compuesta por alcaldes. Es la regla que marca el entrecruzamiento de las listas tras las PASO, expresadas en las Cartas Orgánicas de los Frentes electorales. Tradicionalmente, el FpV tomó la Carta del PJ bonaerense y es muy posible que lo vuelva a hacer. El reglamento dice que “corresponderá el 75 por ciento de los cargos a la lista más votada y el 25 por ciento restante a la que sigue en número de votos, siempre y cuando supere el 25 por ciento de los votos válidos emitidos”. Esto significa que si Randazzo pierde las PASO –como marcan casi todas las encuestas– pero logra superar ese 25 por ciento, tiene derecho a poner lugares en la lista final que competirá en octubre. Según la Carta Orgánica, “la integración de la minoría se producirá en los últimos lugares de la categoría de candidatos de que se trate”. Pero, dato no menor, “para los candidatos a los cargos electivos la minoría se incorporará en iguales condiciones que para los cargos partidarios, se integrarán intercalándose en los lugares 4º, 8º, 12º y subsiguientes en igual relación, produciéndose el corrimiento al puesto inmediato inferior de los candidatos de la lista más votada”. Esta norma, si no es modificada este año, también se aplica a las candidaturas para senadores y diputados nacionales por la Provincia. En resumen, Randazzo –en una hipotética derrota– puede colar sus nombres en la lista del kirchnerismo, tanto en las municipales, como en las legislativas provinciales y para el Congreso de la Nación. Hay quienes advierten que el propio “Florencio” podría integrar una lista de Cristina aún perdiendo una PASO. Algo poco probable, pero que muestra las sonrisas que esta norma le otorga al randazzismo. Las cartas bajo la manga.

    Las especulaciones políticas y técnicas también tienen su juego sobre este escenario. En el fondo, todos apuestan al tire y afloje. Hay sectores en el randazzismo que apuestan a que Cristina no se presente como candidata con el resultado que “Florencio se gane al peronismo”, aunque la figura de CFK siga estando y haya dos liderazgos en ese espacio. En ese mar de especulaciones y análisis, ANDigital pudo saber que un análisis que Randazzo hace en las reuniones que tiene es que “Cristina puede llegar a jugar igual”; pero advierte que “puede ser un suicidio político para ella, porque la gente la va a ir a castigar”. En ese tono, también le sacan el jugo a una presunta derrota de CFK en las elecciones de octubre, porque la “jubilaría” de la política y, si pierde, “sería el final”. “Si Cristina pierde contra Esteban Bullrich o Gladys González es su final”, aduce un randazzista del entorno más íntimo del chivilcoyano. Los tanteos, la letra chica de las leyes y cartas orgánicas, el juego de las especulaciones hacen que las tensiones aumenten en la disyuntiva que tiene por estos días el peronismo. Algunos dirigentes de “Florencio” dejaron trascender que existe una posibilidad de haya lista única, y sólo se daría si “no se presenta nadie contra Randazzo”. Por ahora, la puja se basa en quién acarrea a quién.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales