22 Nov. 2018 | 07:52
22 Nov. 2018 | 07:52
Apostillas Mundialistas

En San Pablo, por el pase a cuartos

  •   |  
  • Ya hemos dejado nuestro lugar de hospedaje en Porto Alegre, con la ferviente esperanza de no tener que volver nunca más a un lugar igual. Nuestro próximo destino es San Pablo, donde la selección Argentina enfrentara por octavos de final al combinado Suizo.

    Hans tomando otra cerveza en una de las paradas de nuestro viaje
    Hans tomando otra cerveza en una de las paradas de nuestro viaje

    El viaje lo realizamos en una combi escolar, que aquí son de color amarillo. La comitiva está formada por Kingsley y Patience Ogbeide (en permanente contacto espiritual con la Hermana Rosa); una familia argentina, de apellido Mansilla; mi fiel ayudante (encargado de la logística del traslado y los hospedajes); y yo. Completan el grupo los trillizos suizos Hans, Heins y Rudolf Ritz. Curiosamente, Hans es de oficio chocolatero. Heins se gana la vida fabricando relojes. Rudolf es banquero. Como corresponde, el primero es una persona dulce. El segundo es frio y preciso. El tercero es un hijo de puta. Estos fanáticos del equipo helvético, están muy entusiasmados con la figura de su equipo, Xerdan Shaquiri. Lo conocen desde pequeño. Cada uno de los trillizos tiene su anécdota con el zurdo goleador como protagonista. Dice Hans que fue él quien le regaló sus primeros chocolates. Cuenta Heins que fue él quien le vendió su primer reloj. Grita Rudolf para decirnos que fue él quien le dio un crédito usurario al joven Xerdan para que pudiese comparar su primer auto. Los trillizos ya tienen sus entradas para el partido.

    Patience los observa con recelo mientras toma un mate amargo. Creo que le generan desconfianza estos tres hombres rollizos de caras tan blancas y mejillas tan rojas. Kingsley siempre está quieto y en silencio. Criado en la hostil sabana africana, aprendió de pequeño (cuando debía caminar horas para conseguir algo de agua o pelear a muerte contra algún depredador) que las energías no deben ser agotadas inútilmente, mucho menos para decir boludeces.

    La familia Mansilla conformada por el padre, la madre, un hijo y una hija. Hasta ahora es todo un misterio.

    Nos hospedaremos todos juntos en una granja propiedad de la familia Dos Santos, en las afueras de la ciudad. Esta familia se dedica al cultivo del maíz y la cría de cerdos. Prometen darnos todas las “comodidades” que nuestro pintoresco grupo necesite.

    En cuanto al partido, sin la posibilidad de contar con el Kun Agüero (lesionado), el técnico decidirá entre mantener el dibujo táctico de 4-3-3 con el ingreso de Ezequiel Lavezzi, o modificar el esquema por un 4-4-2, donde ingresaría Maxi Rodríguez para reforzar el mediocampo.

    Esperemos que nuestra selección mejore su funcionamiento defensivo, el margen de error en esta etapa es mínimo. Que mantenga su poderío ofensivo. Que las individualidades de más flojo desempeño levanten sus actuaciones. Que Messi vuelva a ser ese brillante genio individual capaz de definir un partido.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales