22 Nov. 2018 | 07:37
22 Nov. 2018 | 07:37
Apostillas Mundialistas

Un espía entre nosotros

  •   |  
  • Resultó ser que el joven reportero belga era un infiltrado en nuestro grupo. El gobierno de su país lo envió a Brasil en una misión denominada "Messi y el botín de oro". Tenía como objetivo neutralizar a la figura de nuestra selección. Por suerte lo descubrimos a tiempo…

    Se notaba su escaso conocimiento del fútbol, con sólo un par de preguntas lo pusimos en jaque. Su personaje se volvió insostenible cuando nos dijo, pretendiendo conocimiento al respecto, que una jugada no había sido gol porque la pelota no había tocado la red. Kingsley fue quien no admitió la ofensa y sin mediar palabra le dio vuelta la cara de una cachetada. Dejamos al joven del jopo colorado, junto a su perrito, abandonados al costado de la ruta. No creo que escriban ningún libro de esta aventura suya.

    Patience Ogbeide, la sabia anciana nigeriana, no fue de mucha ayuda en esta ocasión. Tuvo problemas de "señal " en su bola de cristal para los primeros minutos, por lo que no pudo avisarnos del gol del Pipita Higuaín. Cuando recuperó el contacto, perdió el buen humor. Enojada decidió retirarse del estadio. Antes de irse y con un notorio dejo de desgano nos dijo: "Ganan ustedes". Iban 25 minutos del primer tiempo.

    Sigue preocupado el padre de la familia Mansilla. "Justo hoy que recuperamos a uno de los cuatro fantásticos (lo dice por el gol y la magnífica actuación de Higuaín), se nos rompe otro (Di María). Esto es obra de la sinarquía internacional que nos quiere hundir", alimenta desde la tribuna teorías conspirativas en contra de nuestro equipo.

    "Escuchame muchacho, ¿a vos te parece casual esto? Tienen el poder para inocular enfermedades terminales a los líderes populares de Latinoamérica, Te pueden armar una operación periodística que termine con tu reputación, te pueden mandar un misil teledirigido que entra por la cerradura de una puerta, pueden meter en tu PC un virus informático que te vacía la cuenta del banco... ¡y no van a poder provocar un desgarro!", explicó, y nuevamente me dejó pensando.

    La Selección argentina volvió a regalarnos una victoria, la quinta consecutiva (¡es la primera vez en la historia que esto sucede!). Tuvo su mejor producción en lo que va del torneo. Mejoró tanto a nivel individual como colectivo. El inteligente DT que tenemos acertó con los cambios, fortaleciendo el funcionamiento de la defensa y el mediocampo.-

    Otras Apostillas Mundialistas

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales