22 Nov. 2018 | 08:07
22 Nov. 2018 | 08:07
Apostillas Mundialistas

Hermenéutica del caño

  •   |  
  • En el fútbol, hacer un gol es lo más importante. Pero hacer un caño es lo más lindo.

    De ñoca a Mascherano vía Robben
    De ñoca a Mascherano vía Robben (Foto: TV Pública)

    Cuando tengas una montaña por obstáculo.
    no la escales,
    ni la rodees.
    Si puedes atraviésala por un túnel.

    Proverbio chino

    Miles de veces me ha pasado de volver a mi casa luego de un partido rememorando algún caño tirado, con mucha más felicidad que por los goles hechos.

    El caño es el gesto técnico más hermoso de este deporte. Tiene algo de pirueta, de acrobacia, incluso de danza. Hay un control absoluto de los movimientos del propio cuerpo y las circunstancias que lo rodean. El tiempo detenido en ese instante único donde cuerpo y balón se funden, luego se alejan, hasta volver a unirse.

    Dicen que el fútbol como juego, como deporte nació en Inglaterra. En cambio el caño nació en el Río de la Plata. Respuesta autóctona a la destreza atlética europea. Creció en campitos, potreros, veredas y pasillos. Hasta convertirse en estandarte, en símbolo de nuestra idiosincrasia futbolera. De nuestra querida tierra no puede salir alguien al que se le diga “buen jugador” sino sabe tirar un caño.

    ¡Gracias Marcos Rojo por tanto!

    Otras Apostillas Mundialistas

    Videos

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales