20 Jul. 2017 | 13:29
20 Jul. 2017 | 13:29
Opinión

El deporte no debe dar marcha atrás

  •   |  
  • Hay temas que se han debatido ampliamente entre la dirigencia deportiva, los cuales tienen un mayoritario consenso y no podemos volver atrás. La necesidad de un Ente Autárquico independiente de cualquier ministerio, con presupuesto y administración propia; la Asignación Universal por Hijo al Deporte y la Cultura; el fortalecimiento de los Juegos Evita para ampliar la base de todos los deportes y la necesidad de infraestructura deportiva en todo el país financiada con un fondo como el que estaba planteado originalmente en la ley, proveniente del tabaco y el alcohol.

    Raúl Bittel.
    Raúl Bittel.

    Por Raúl Bittel (*)
    Especial para ANDigital

    Muchas veces la política o las politiquerías nos ciegan, esto está pasando con la reciente actualización de la Ley Nacional de Deportes, verla simplemente como dijo el recientemente nombrado secretario de Deportes de la Nación, Carlos Mac Allister, que fue para “conseguir cargos para La Cámpora” (cosa que no ocurrió en la realidad) parece una observación superficial y oportunista, que desmerece a una gran cantidad de deportistas, dirigentes y técnicos que participaron de buena fe en la confección del texto.

    Aunque lo comprendo en este sentido: ningún presidente o secretario puede aceptar que le nombren estructuras o funcionarios que no pueda manejar el ejecutivo en ejercicio, y también estoy de acuerdo con él, en que seguramente ninguno de los candidatos a presidente ni sus funcionarios lo hubieran aceptado.

    Pero, creo que la discusión no puede quedar simplemente en eso, es mucho más profunda y marcará el futuro del deporte argentino para muchos años.

    Una indiscutible coincidencia es, la necesidad de un ente autárquico que gestione el deporte, la creación del Instituto Nacional del Deporte es un imprescindible paso adelante para el manejo del deporte argentino, esto fue debatido durante años y es de absoluta coincidencia entre una gran mayoría de la dirigencia deportiva social, federativa y política, la independencia presupuestaria y administrativa es una necesidad en todos los casos.

    Quienes hemos padecido la subordinación administrativa del Ministerio de Desarrollo Social nacional o provincial (y los funcionarios del Ministerio también lo sufren, cualquiera sea este) sabemos de lo precarias que son estas relaciones por la incompatibilidad cultural administrativa, porque los problemas, necesidades y tiempos son muy diferentes, lo mismo le pasará en el Ministerio de Educación, y si a las autoridades les cabe alguna duda, solo tienen que consultarle a cualquier director de Administración con experiencia.

    Les auguro un caos en este sentido, que le llevará todo un ciclo de gestión como mínimo resolverlo, al final cuando esté superado, el sistema estará perimido por que la problemática del deporte no es solo escolar, tiene mayoritariamente aristas que no tienen nada que ver con la escuela y ellas quedarán totalmente fuera de contexto dentro de un Ministerio que no está ideológicamente preparado para administrar, por ejemplo; el deporte federado, el deporte de alto rendimiento, los talentos deportivos, el ENARD, el dopaje, la parte comercial del deporte, la seguridad, etcétera.

    Hoy el deporte es uno de los cinco negocios más importantes del mundo ¿Por qué el problema AFA o el de la televisión de “Futbol” o “Deporte para todos” nunca siquiera paso por el escritorio de la Secretaría de Deportes de la Nación? Seguramente porque el secretario es considerado por el propio Gobierno como un funcionario de segunda línea dependiente de un ministro.

    Coincido con que el deporte en la escuela es fundamental, pero necesita de una política clara dentro del Ministerio de Educación, que se defina cuál es el rol y funciones de los profesores de Educación Física (al respecto, no hay en el país ni siquiera títulos con currículos unificados), aumentar las horas de actividad física es imprescindible, hay que preguntarle a esta masa de profesores si considera necesario el deporte escolar y los intercolegiales.

    Yo sí, creo que es fundamental, pero hay una gran cantidad de profesionales de la educación física que creen que no, y ellos con sus intereses e influencias son los que más han contribuido a construir esta paupérrima realidad del deporte y la actividad física en la escuela.

    Hay que decir que en los últimos años los Juegos Evita lentamente han logrado revertir positivamente la participación deportiva en los establecimientos educativos, en contra de la conducción escolar que se resiste tercamente a la vuelta a los tiempos en que los intercolegiales eran una fiesta.

    Todo esto fue ampliamente debatido en varias oportunidades en el Consejo Nacional del Deporte (CONADE) y siempre las autoridades educativas fueron sordas. Seguramente debe haber una coordinación entre ambos entes, pero deben ser debates políticos sobre los lineamientos a seguir, no creer que la fusión resolverá los problemas existentes en ambas áreas, cuando las mismas tienen muchas problemáticas de características muy diferentes y que requieren de respuestas muy distintas (es de resaltar que la política educativa le corresponde a cada provincia).

    Hoy la división de Deporte Social y Deporte Federado, ha perdido gran parte de sentido y separar ambos se ha convertido en una línea, por lo menos, muy difusa, (esta discusión entre los que venimos debatiendo el tema hace años ha sido ampliamente superada y lo demuestra la eliminación en los Juegos Evita de la separación reglamentaria) podemos decir que todos los Clubes y en muchos casos Asociaciones y Federaciones hacen deporte social, contienen a miles de chicos y de manera sistemática y continua, muchos más que los que abarca el deporte social organizado por los entes gubernamentales.

    Y la masa crítica de participación es prácticamente la misma (son los mismos chicos), esto es fácilmente verificable, decir que la población más humilde hoy no participa del deporte federado es desconocer la realidad, pero si esto ocurriera por cuestiones económicas, la solución ampliamente superadora es la “Asignación Universal por Hijo en el Deporte y la Cultura”, planteada en la nueva ley, originalmente propuesta por el Movimiento Social del Deporte y con la que inclusive el propio Mac Allister está de acuerdo según tengo entendido .

    La continuidad de reuniones multisectoriales es fundamental para delinear las políticas deportivas, el Consejo Nacional del Deporte, el Consejo Federal del Deporte, apoyados por la relación con el Comité Olímpico Argentino, la Confederación Argentina de Deportes, así como las representaciones sectoriales, Deporte Universitario, Discapacidad (con toda su diversidad), Actividad Física, las regiones, salud, educación, etcétera. Esto no menoscaba la autoridad del Ejecutivo, que debe escuchar a todos pero quien también debe tener la fuerza y la convicción para imponer sus propias políticas.

    Hay temas que se han debatido ampliamente entre la dirigencia deportiva, los cuales tienen un mayoritario consenso y no podemos volver atrás. La necesidad de un Ente Autárquico independiente de cualquier ministerio, con presupuesto y administración propia; la Asignación Universal por Hijo al Deporte y la Cultura; el fortalecimiento de los Juegos Evita para ampliar la base de todos los deportes; la necesidad de infraestructura deportiva en todo el país financiada con un fondo como el que estaba planteado originalmente en la ley, proveniente del tabaco y el alcohol, del que nunca nadie dio una explicación mínimamente razonable del porqué de su desaparición del texto.

    En resumen, las actuales autoridades del deporte nacional, a la que deseamos el mayor de los éxitos, tienen una gran oportunidad, deben aprovechar el trabajo ya realizado, potenciando las virtudes de las recientes leyes aprobadas, debatiendo lo que no están de acuerdo (tienen todas las herramientas políticas), desechar lo que fue votado por mayoría en el Poder Legislativo, y salió de gran participación de la comunidad deportiva, parece un retroceso innecesario e injusto. Todos los dirigentes, profesores, técnicos e idóneos, etc. somos parte de una gran familia, y sin ninguna duda debemos luchar y crecer juntos sin falsos prejuicios.


    (*) Presidente del Instituto Chaqueño de Deporte (2007/2015)
    Dirigente del Movimiento Social del Deporte (MSD)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales