17 Dec. 2017 | 06:42
17 Dec. 2017 | 06:42
Perdón Panzeri, perdón Ardizzone…

El neo-tinellismo de los periodistas deportivos

  •   |  
  • En una mordaz reflexión, Alejandro Dolina, habló del cambio de paradigma en cuanto a los programas de fútbol. “Hacen de modelos, hablan del saco que trajo fulano, el pantalón que se compró mengano; tratan de sobresalir”. También advirtió que “se disfrazan de jugadores y ya no necesitan al deporte, ellos son la fuente de atracción”.

    Habitual pantomima en los estudios de Fox.
    Habitual pantomima en los estudios de Fox.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El conductor de La Venganza será Terrible, Alejandro Dolina, reflexionó en torno a la falta de formación y profundidad de la mayoría de los periodistas deportivos, la rama de la profesión que no necesita saber cuándo fue una guerra mundial o quién es el ministro de Economía…

    “El periodismo deportivo es el paradigma de la sociedad en el sentido que le daba José Ortega y Gasset a la juventud”, el filósofo español “decía que en estos tiempos el paradigma es el joven, entonces todos quieren serlo y siguen su ejemplo, cuando antes todos esperaban a la edad adulta. Ahora los mayores emulan a los jóvenes, se visten y actúan como ellos”, introdujo.

    En lo que hace a los comunicadores que hablan de fútbol, planteó que “además son jóvenes, es una profesión para jóvenes y juegan con eso. Se han dado cuenta que la gente no está interesada en el deporte, sino en los periodistas deportivos”.

    “Entonces hacen de modelos, se visten muy bien, lucen y hablan de sus atuendos. Empieza el programa y hablan del saco que trajo fulano, el pantalón que se compró mengano. Hablan entre ellos, cuentan lo que han hecho. Tratan de sobresalir, hay una cierta competencia, hay un neo-tinellismo, una forma humorística un poco cruel, un poco estudiantil entre ellos”, añadió Dolina en el aire de AM 750.

    Y en ese sentido advirtió que “el acierto es haberse dado cuenta que la gente no está muy interesada en el deporte y sí en el Chavo Fucks. Quiero ver lo que hace el ‘Pollo’ Vignolo, cómo se pelea Marcelo Palacios o el saco nuevo de Gastón Recondo, ¿qué me importa lo que habla un jugador? Ahí cambiamos de canal”.

    “Salvo los tres o cuatro jugadores que se expresan bien, los periodistas dicen lo mismo, quisieran ser jugadores y los jugadores quisieran ser periodistas entonces se ha formado un mundo mediático perfecto con esa interacción”, lamentó el autor de Crónicas del Ángel Gris y Lo que me costó el amor de Laura.

    Acto seguido, reiteró que “la gente ve el programa porque está interesada en los periodistas y lo saben. Ahora juegan ellos, al básquet, embocan; se disfrazan de jugadores, patean tiros libres ya no necesitan al deporte, se han constituido ellos mismos en fuente de atracción y así lo entendieron todas las compañías que siguen el deporte: la estrella son ellos”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales