24 Jul. 2019 | 05:53
24 Jul. 2019 | 05:53
Nueva presentación

Boca insiste con el escritorio: Quiere que el TAS le dé la Libertadores que le ganó River

  •   |  
  • El presidente Daniel Angelici instruyó a sus abogados a persistir con la demanda y no dejar caer el reclamo por los agresiones al colectivo que trasladaba a los jugadores xeneizes, a siete cuadras del Estadio Monumental. La decisión se conocería en al menos seis meses.

    El recordado gesto de Benedetto a Montiel en el 1-0 de Boca.
    El recordado gesto de Benedetto a Montiel en el 1-0 de Boca.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) Al parecer, Daniel Angelici no quiere por ningún motivo terminar sus mandatos como presidente de Boca Juniors sin obtener una Copa Libertadores de América y se conoció que instruyó a sus abogados a persistir en su demanda ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS, según sus siglas en inglés), para que se le dé por ganada la final de la competencia disputada a fines del año pasado, y en las que perdió ante River Plate.

    De acuerdo a la información publicada por el sitio Doble Amarilla, a mediados de enero el club de La Ribera redobló la apuesta y presentó ante el TAS la argumentación a la demanda para que le den los puntos.

    En esta instancia, cabe recordar que el tribunal ya se había expedido en contra de suspender el partido de vuelta –que, en lugar del Estadio Monumental, se disputó en Madrid y con público de ambos equipos–, pero no falló por la cuestión de fondo.

    La demanda de Boca tiene su origen en las agresiones que un grupo de hinchas de River propinó al ómnibus en el que se trasladaba a los jugadores de Boca desde su concentración y hasta el Estadio Monumental, el sábado 24 de noviembre.

    Ante la increíble falla de las Policías de la Ciudad y Federal, y de Gendarmería y Prefectura –las fuerzas de seguridad dispuestas para resguardar la integridad de los participantes de un evento de tamaña magnitud–, que dejó al ómnibus visitante pasar junto a un centenar de hinchas millonarios que anteriormente habían cortado la Avenida del Libertador, a la altura de la diagonal Quinteros –a unas siete cuadras del estadio Antonio Vespucio Liberti–, ese encuentro derivó en una lluvia de botellas y latas de cerveza contra el mencionado vehículo, y la lesión ocular del por entonces capitán xeneize, Pablo Pérez, que motivaron la suspensión del encuentro, y su realización para el día siguiente, el domingo 25.

    En ese momento Angelici manifestó ante las cámaras su pensamiento de que “los partidos se ganan en la cancha”, pero un día después anunció en conferencia de prensa que el club pediría los puntos por la vía legal, lo que en la jerga futbolística se llama “en el escritorio”.

    Tras la decisión de la Conmebol de anular el partido en el Monumental, sancionar a River con una multa de u$s 400 mil e impedir al club jugar con público los dos siguientes partidos internacionales, se definió que el partido de vuelta se disputase dos semanas después, en el Estadio Santiago Bernabéu, del Real Madrid, en España, que finalmente se jugó el 9 de diciembre y en el que el millonario triunfó por 3 a 1.

    Sin embargo, Angelici va por su Copa, desde el escritorio, claro. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales