09 Jul. 2020 | 11:06
09 Jul. 2020 | 11:06
Opinión

La gimnasia artística no es virtual

  •   |  
  • Necesitamos conectar miradas “en vivo y en directo”, necesitamos del tacto, del cuidado y del entusiasmo de nuestros compañeros y profesores. A pesar de todo, la tecnología nos permite estar cerca, seguir “conectados”, nos brinda la posibilidad de no dejar de ejercitar y hasta probar una nueva forma: compartir la actividad con nuestras familias y enseñarles lo que aprendimos.

    Por Rocío y Candelaria Castro (*)
    Especial para ANDigital

    Seguramente todos están extrañando la “gimnasia con aparatos” tanto como nosotros. Nos dimos cuenta que en un mundo donde todo puede hacerse a la distancia (conocer lugares y personas; comunicarse con familiares y amigos que viven lejos; trabajar o tomar clases de distintas disciplinas) hay algo que no puede reemplazarse, algo que nos caracteriza como seres humanos: estar con el otro.

    La gimnasia artística no es virtual. Necesitamos conectar miradas “en vivo y en directo”, necesitamos del tacto, del cuidado y del entusiasmo de nuestros compañeros y profesores. Estar en un clima donde todos “hablamos el mismo idioma”: nos da miedo algún ejercicio, nos duele alguna parte del cuerpo, sentimos nervios por la competencia que está por venir, “hoy no me sale” o “no puedo”, “¿otra vez tenemos que elongar?”, queremos que nos dejen cinco minutos para jugar con la tela o la pelota gigante.

    Suena raro... porque estamos hablando de un deporte individual, pero, aunque no lo crean, es el deporte que más apoyo del otro necesita. No podemos aprender gimnasia sin ayuda.

    Nos llamamos Escuela de Gimnasia Artística porque educamos a través de este deporte, en valores que consideramos esenciales para la vida, como el respeto, la humildad, la solidaridad, la empatía y el compañerismo.

    A pesar de todo, la tecnología nos permite estar cerca, seguir “conectados”, nos brinda la posibilidad de no dejar de hacer gimnasia y hasta probar una nueva forma: compartir la actividad con nuestras familias y enseñarles lo que aprendimos.

    Nadie sabe cuánto durará esta situación, pero de lo que estamos seguros es que, cada día que pasa nos acerca más al reencuentro en Misky-Gym.

    Mientras tanto, no dejemos de hacer lo que nos gusta y hace bien. Realicemos las clases que vamos preparando semana a semana para ustedes, con ejercicios de entrada en calor, preparación física general y específica, metodologías y, flexibilidad.

    La gimnasia artística, fundamentalmente, necesita de un buen acondicionamiento físico (fuerza, resistencia, velocidad, flexibilidad) y de metodologías (ejercicios preparatorios para aprender las destrezas gimnásticas). Una vez que se logra toda esta base pueden aprenderse las “piruetas”.

    Con las clases virtuales, lo que lograremos es “la base”, que es lo más importante.

    De esta manera, cuando nos volvamos a ver, nuestro cuerpo estará bien preparado y se adaptará rápidamente a la actividad.

    No olvidemos que hay lugar para las preguntas. A través de fotos o videos podemos realizar correcciones, aprovechemos los beneficios de la tecnología.

    Sigamos disfrutando de este deporte.

    No estamos perdiendo tiempo ¡Nos estamos adelantando!

     

    (*) Profesoras de gimnasia artística.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales