22 Oct. 2018 | 11:10
22 Oct. 2018 | 11:10
Malos augurios

Economistas prevén ralentización del consumo en el primer semestre

  •   |  
  • Una serie de especialistas coincidieron en afirmar que la devaluación, los aumentos en los precios de los productos y los incrementos en las tarifas de los servicios, provocarán una caída en el consumo. Sin embargo, sostienen que, luego de las paritarias, los salarios se recompondrán y volvería todo a la normalidad.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) Diversos economistas manifestaron que el primer semestre del presente 2016 no será bueno para el consumo, y que factores muy importantes como la devaluación, los aumentos de precios y el incremento en las tarifas de servicios públicos, además de lo que vendrá en cuanto a costos de colegios privados, seguros inmobiliarios, automotores, etc., cable e internet, incidirán directamente en esa fuerte detracción, la que de todos modos se modificaría luego de las paritarias y la consecuente recomposición de los precios con los salarios.

    “En el primer semestre se deberán afrontar los aumentos tarifarios, la suba de precios, la caída del poder adquisitivo de los salarios, pero en los últimos seis meses del 2016, tras los acuerdos paritarios, los salarios se recompondrán, las tasas volverán a un nivel más bajo y el crédito se podrá expandir, con un panorama más tranquilo”, sostuvo Lorenzo Sigaut Gravina, economista de la consultora Ecolatina, consultado por la agencia Télam.

    Explicó que durante el año pasado los consumidores utilizaron en gran medida las cuotas sin interés e incluso aprovecharon los planes de financiamiento en sus viajes al exterior: “Con una inflación elevada, los gastos se van licuando en cada cuota, por eso este Gobierno dispuso la continuación de programas como 'Ahora 12' y también de los 'Precios Cuidados'”, estimó.

    Para Sigaut Gravina “probablemente en el 2016 haya una contracción del consumo. Difícilmente los salarios lleguen a la inflación. El gobierno quiere moderar precios y salarios y seguramente el primer semestre será contractivo, hasta que se acuerden las paritarias. Además, el aumento de tasas afecta el crédito”, detalló.

    También Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market y asesor de la CAME, sostuvo que “en 2015 las paritarias le ganaron a la inflación. Lo que se vive en el primer semestre del 2016 es una pérdida del poder adquisitivo del salario a la espera de paritarias” que repongan la relación con los precios.

    “El financiamiento será importante en el primer semestre, a través de planes que tuvieron tanta aceptación como el programa de pago en cuotas Ahora 12. El consumidor viene de atravesar dos situaciones complejas en el corto plazo, como la devaluación y el incremento de precios, y a eso hay que sumarle los aumentos de tarifas que se dispondrán en febrero, aumentos en la cuota de colegios, seguros, cables e internet”, enumeró.

    Por su parte, Patricia Sosa, directora de Cuore, de la consultora de consumo masivo CCR, indicó que “aunque el consumo masivo es bastante inelástico, ya que no se puede dejar de comer, o comprar productos de higiene y limpieza, en estos dos últimos años el consumidor ha recurrido a una serie de estrategias para achicar los gastos y migrar a marcas más económicas, y creo que esto se va a seguir dando en el año 2016”.

    “Habrá optimización de gastos, recortando en productos que no sean tan necesarios y migrando a marcas quizá no tan conocidas, u optando por las marcas propias de los supermercados o eligiendo los descuentos clásicos de tres productos por el precio de dos”, ejemplificó y, consideró que esta modalidad de consumo seguirá “independientemente que mejore o no el poder adquisitivo” de los salarios.

    Ariel Martínez, de la consultora KantarWorldpanel, sostuvo que en los últimos años se delineó una forma de consumir que consiste en la disminución de la frecuencia en la que se compra y es una característica que no se modificará en el 2016. La gente va menos al supermercado y, cuando lo hace, concurre con una actitud eficiente, racional, económica, “por lo que tanto las marcas como los retailers tendrán menos oportunidad de seducir al consumidor”, describió.

    Consultado si el año se dividirá en dos, con un consumo restringido en el primer semestre y bueno en el segundo, recordó que en diciembre pasado se registró una devaluación –posterior a una fuerte remarcación de precios–, y subrayó que “hay que ver la relación entre el incremento de precios y el salario de bolsillo. Hay que ver si reasigno parte de mi presupuesto o si directamente me resigno a comprar ciertos productos”, reflexionó, y concluyó que “habrá que hacer un seguimiento de los precios y las disponibilidades de cada hogar”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales