18 Aug. 2018 | 03:12
18 Aug. 2018 | 03:12
Datos de la UMET

Apertura indiscriminada y consumo congelado: La industria perdió 74 mil puestos laborales

  •   |  
  • Esta hemorragia tuvo lugar entre noviembre de 2015 y abril de 2018. La mayor baja se registró en el sector textil, calzado, cuero y muebles. Las perspectivas son aún más sombrías.

    Alarmante: 25 de los 26 subsectores destruyeron empleo.
    Alarmante: 25 de los 26 subsectores destruyeron empleo.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El Observatorio de Comercio Exterior, Producción y Empleo (CEPE), organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), presentó el noveno informe económico que monitorea la generación y caída del empleo registrado en el sector industrial.

    El estudio destaca que se produjo una caída de 73.800 puestos de trabajo registrados entre noviembre de 2015 y abril de 2018 (-5,9 %). El rubro más afectado es el de la industria manufacturera, que viene siendo el sector de mayor destrucción de empleo hacia dentro de la economía.

    Según detalla el CEPE, la mayor baja se registró en el sector textil, calzado, cuero y muebles (-10,5 %), que representa una caída de 24.550 empleos formales. El registro de la caída del empleo en el sector se profundiza en la comparación interanual: entre 2017 y 2018 la baja fue de -6,5 por ciento.

    Le sigue el sector alimentos, bebidas y tabaco (-2,6 %), que es el principal complejo de la industria manufacturera representando el 31,6 % del empleo registrado. En tanto, por su tamaño (17,3 % del empleo formal total), se destaca la baja del complejo metalmecánico (-2,9 %), el sector automotriz y neumáticos (-6,5%) y el sector química y petroquímica que anota una retracción de -6 %.

    “Los datos desagregados de la industria permiten observar que entre 2015 y 2018, 25 de los 26 subsectores industriales destruyeron empleo”, advirtió Nicolás Trotta, rector de la UMET.

    Y recalcó que “esto desmiente el análisis oficial de los funcionarios que sostenían que el problema era de sólo algunos sectores en particular. La destrucción del empleo industrial de los últimos meses es un proceso de ajuste regresivo, lejos del proceso global de reducción de puestos de trabajo manufactureros”.

    Por otra parte, Paula Español, coordinadora del CEPE, explicó que “las perspectivas son de profundización de la caída del empleo industrial”.

    “A diferencia de lo que sucedió en 2017, cuando otros sectores como construcción y comercio pudieron absorber parte del empleo destruido, la recesión económica y el ajuste fiscal generarán que los puestos que se pierdan en la industria engrosen el desempleo”, completó.

    El informe agrega que, en líneas generales, los motivos que explican este desempeño se vinculan con la caída del consumo interno y la apertura comercial.

    En tanto, la menor actividad industrial en su conjunto arrastra al resto de las ramas, ya que varios sectores son proveedores de otras industrias mediante encadenamientos productivos.

    “Las perspectivas para el sector son negativas: la aceleración inflacionaria, la reducción del gasto público en el marco del acuerdo con el FMI, las altas tasas de interés y la caída de la inversión son factores que impactarán negativamente en la actividad y, por lo tanto, en el empleo. Proyectamos que la caída de los puestos de trabajo se profundizará considerablemente durante los próximos meses”, concluye el estudio del CEPE. ( )

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El Observatorio de Comercio Exterior, Producción y Empleo (CEPE), organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), presentó el noveno informe económico que monitorea la generación y caída del empleo registrado en el sector industrial.
    El estudio destaca que se produjo una caída de 73.800 puestos de trabajo registrados entre noviembre de 2015 y abril de 2018 (-5,9 %). El rubro más afectado es el de la industria manufacturera, que viene siendo el sector de mayor destrucción de empleo hacia dentro de la economía.
    Según detalla el CEPE, la  mayor baja  se registró en el sector textil, calzado, cuero y  muebles (-10,5 %), que representa una caída de 24.550 empleos formales. El registro de la caída del empleo en el sector se profundiza en la comparación interanual: entre  2017  y  2018  la  baja  fue  de  -6,5 por ciento.
    Le sigue el sector alimentos, bebidas y tabaco (-2,6 %), que es el principal complejo de la industria manufacturera representando el 31,6 % del empleo registrado. En tanto, por su tamaño (17,3 % del empleo formal total), se destaca la baja del complejo metalmecánico (-2,9 %), el sector automotriz y neumáticos (-6,5%) y el sector química y petroquímica que anota una retracción de -6 %.
    “Los datos desagregados de la industria permiten observar que entre 2015 y 2018, 25 de los 26 subsectores industriales destruyeron empleo”, advirtió Nicolás Trotta, rector de la UMET.
    Y recalcó que “esto desmiente el análisis oficial de los funcionarios que sostenían que el problema era de sólo algunos sectores en particular. La destrucción del empleo industrial de los últimos meses es un proceso de ajuste regresivo, lejos del proceso global de reducción de puestos de trabajo manufactureros”. 
    Por otra parte, Paula Español, coordinadora del CEPE, explicó que “las perspectivas son de profundización de la caída del empleo industrial”. 
    “A diferencia de lo que sucedió en 2017, cuando otros sectores como construcción y comercio pudieron absorber parte del empleo destruido, la recesión económica y el ajuste fiscal generarán que los puestos que se pierdan en la industria engrosen el desempleo”, completó.
    El informe agrega que, en líneas generales, los motivos que explican este desempeño  se vinculan con la caída  del  consumo  interno  y  la  apertura  comercial.  
    En  tanto,  la  menor  actividad industrial en su conjunto arrastra al resto de las ramas, ya que varios sectores son proveedores de otras industrias mediante encadenamientos productivos.
    “Las  perspectivas  para  el  sector  son  negativas: la  aceleración inflacionaria, la reducción del gasto público en el marco del acuerdo con el FMI, las altas tasas de interés y la caída de la inversión son factores que  impactarán  negativamente  en  la  actividad  y,  por  lo  tanto,  en  el empleo.  Proyectamos  que  la  caída  de  los  puestos  de  trabajo  se profundizará considerablemente durante los próximos meses”, concluye el estudio del CEPE. (ANDigital)

     

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales