24 Mar. 2019 | 07:58
24 Mar. 2019 | 07:58
Informe del CEPA

Otra mentira de Macri: Cada vez más lejos del millón de vehículos

  •   |  
  • El año pasado apenas superó las 466 mil unidades, en tanto que el último registro ubica a la producción de rodados un 16,5 % por debajo que los niveles de 2015. Además, se pierden puestos laborales en el sector y se comprueba un fuerte y constante reemplazo de producción local por importada.

    Mauricio Macri.
    Mauricio Macri.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) Hace dos años, el 15 de marzo de 2017, el presidente Mauricio Macri presentó el Plan “Un millón de vehículos”, consistente en un acuerdo entre el Estado, empresas y sindicatos para impulsar la producción en la industria automotriz y generar 30 mil puestos de trabajo a través de más inversión, nuevas tecnologías y una mejora en el acceso a la compra de unidades.

    Todo ello cayó en saco roto, pues hoy por hoy las cifras están lejos de esa proyección, megadevaluación mediante, con el agravante además de la hermorragia en las fuentes laborales.

    El año pasado obtuvo un promedio equilibrado con los años anteriores pero con dos etapas muy diferenciadas, un comienzo con mayor actividad y una fuerte caída hacia el segundo semestre, luego de la devaluación de la moneda.

    Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), al observar la utilización de la capacidad instalada se puede observar una fuerte caída a partir de agosto y, en especial, en el último trimestre de 2018, marcando una caída de casi 10 puntos porcentuales en comparación con los años anteriores.

    Dicho descenso traccionó la dinámica del año 2018 en su conjunto, marcando el peor registro de toda la serie (46,6 %), si lo comparamos con los años 2016 (47,1 %) y 2017 (47,5 %).

    Cuando se analiza la producción, se puede señalar que el año 2016 (472.776 unidades) marcó el descenso del 13 % en comparación con 2015 (543.467 unidades). A partir del cambio de gestión, la producción de vehículos se mantuvo estable en 2017 (473.408 unidades) y volvió a caer en el año 2018 (466.649 unidades).

    Resulta central señalar que este último registro ubica a la producción de vehículos un 16,5 % por debajo que los niveles de 2015.

    Tanto en el año 2016 como en el 2017, las ventas de las terminales a las concesionarias y los patentamientos tuvieron un ciclo de crecimiento con respecto a los años anteriores. Ahora bien, el año 2018 mostró una caída del 22,9 % de las ventas y del 11 % de los patentamientos en comparación con el 2017, mostrando el mismo derrotero que tuvo la producción en general, incluyendo autopartes.

    Se comprueba un fuerte y constante reemplazo de producción local por importada, mostrando una caída en la participación en todos los años (-3 % en 2016, -8 % en 2017, y -23,6 % en 2018) y resultando en un registro preocupante: en 2018 se vendieron 46,8% autos nacionales menos que en 2015.

    La evolución de las ventas al mercado interno de vehículos importados tuvo dos años seguidos de crecimiento con una tendencia creciente: en 2016 fue de 36,4 % y en 2017 de 41,9%.

    El año 2018 marcó una fuerte caída (-22,5 %), sostenida por la caída de las ventas en general y por la devaluación de la moneda. El resultado de los 3 años de gestión macrista expone la apertura comercial, exhibiendo un 33,3 % de aumento de las ventas de autos importados por parte de las terminales a las concesionarias.

    Así, al cabo de tres años de la gestión de Cambiemos, se da un proceso de crecimiento de la participación de los vehículos importados en las ventas de las terminales a los concesionarios, pasando del 52,7 % en 2015 al 71 % en el año 2018, mostrando una dinámica que pareciera estructural en esos niveles.

    Al analizar los datos laborales, se puede ver una fuerte y pronunciada caída de los niveles agregados del complejo automotriz entre finales del año 2015 y el último registro disponible (segundo trimestre de 2018). Entre el segundo trimestre de 2015 y 2018 la pérdida de puestos laborales ascendió a 3.920, es decir una reducción del 4,8 % en la plantilla de personal.

    Al analizar las ramas, el sector más perjudicado con una merma de 2.083 puestos de trabajo es fabricación de partes, piezas y accesorios, este último, constituido en una amplia mayoría por empresas PyMEs.

    Resulta interesante resaltar que el rubro fabricación de vehículos redujo su plantilla en 2.040 trabajadores. Tanto las empresas más pequeñas como las grandes compañías son las que evidenciaron la destrucción de puestos laborales. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales