16 Jun. 2019 | 22:49
16 Jun. 2019 | 22:49
En aumento

Los precarizados ya son casi el 50 % de la fuerza total de trabajo

  •   |  
  • Este universo está conformado por un 21,1 % de cuentapropistas; 26,3 % de asalariados informales, y 0,40 % de trabajadores familiares sin remuneración. Así, el mercado laboral colaboró para que en el último año 2,9 millones de personas cayeran por debajo de la línea de pobreza.

    Cobran hasta 45 % menos que un empleado formal.
    Cobran hasta 45 % menos que un empleado formal.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El Observatorio de Comercio Exterior, Producción y Empleo (CEPE), organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), presentó un nuevo informe económico que monitorea la generación y caída del empleo registrado.

    El relevamiento, con datos de la EPH del INDEC del último semestre de 2018, asegura que “el deterioro del mercado laboral amplificó la pobreza el año pasado” y destaca que esa degradación es un “factor clave para entender el aumento de la pobreza” por dos vías: la precarización del nivel de empleo como factor constante de la mano de la disminución del ingreso y la caída del salario real.

    Durante el último trimestre de 2018, los trabajadores precarizados alcanzaron el 47,8 % de la fuerza de trabajo total, conformado por un 21,1 % de cuentapropistas; 26,3 % de asalariados informales, y 0,40 % de trabajadores familiares sin remuneración.

    De esta forma, desde el cuarto trimestre de 2016 a la actualidad 631.600 trabajadores cambiaron su condición laboral, a condición de trabajo precarizado.

    “La informalidad y la flexibilización laboral creció en los últimos tres años, generando empleos de menor calidad, salarios bajos y más fáciles de despedir”, expuso Nicolás Trotta, rector de la UMET.

    Asimismo, puntualizó que “en el último semestre de 2018 el indicador muestra que son casi 3 millones de asalariados los que se encuentran en situación de precariedad. En este sentido la informalidad aumenta el impacto de la crisis sobre los trabajadores, y el mercado laboral en lugar de ser un agente para revertir la problemática, termina actuando como amplificador de la pobreza”.

    El documento del CEPE también alerta que un empleado informal cobra por hora trabajada “45 % menos que un empleado formal”, mientras que los cuentapropistas “un 39 % menos”.

    En este sentido, la coordinadora del CEPE, Paula Español, enfatizó que la precarización representa un enorme deterioro que se observa en la baja del salario real, que cayó 15,1 % contra la canasta básica total.

    “Esta significativa brecha salarial y de ingresos, finalmente redunda en el incremento de la pobreza a nivel general”, advirtió.

    De este modo, “el mercado laboral, colaboró para que en el último año 2,9 millones de personas cayeran por debajo de la línea de pobreza en el segundo semestre del 2018”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales