15 Aug. 2020 | 10:13
15 Aug. 2020 | 10:13
Emergencia sanitaria y asistencia social

El Ejecutivo informó que el IFE y la ATP evitaron que se empobrecieran hasta 4,5 millones de argentinos

  •   |  
  • El sondeo de impacto realizado también incluye otros instrumentos ya existentes antes del inicio del parate económico por el COVID-19 como la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Tarjeta Alimentar.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El Ministerio de Desarrollo Productivo informó que, en un relevamiento realizado por el Centro de Estudios para la Producción (CEP) y las carteras de Economía y de Trabajo de la Nación, las medidas de contención implementadas por el Ejecutivo en el marco de la Emergencia Sanitaria por el COVID-19, evitaron que entre 2,7 y 4,5 millones de argentinos cayeran en la pobreza y la indigencia en el último bimestre.

    Medidas como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), sumadas a la duplicación de la AUH (Asignación Universal por Hijo) y la Tarjeta Alimentar, desde el inicio de la pandemia fueron instrumentos claves para la contención de millones de familia y “atenuar el daño social y económico” que generó la pandemia.

    La cartera que preside Matías Kulfas reportó que “esos resultados fueron contabilizados por la cartera en micro simulaciones con la Encuesta Permanente de Hogares (EPH)”, realizadas conjuntamente por el Centro de Estudios para la Producción (CEP) y los ministerios de Economía y de Trabajo de la Nación.

    Se reiteró que en su primer pago, el Ingreso Familiar de Emergencia alcanzó a 8,4 millones de personas (entre asalariados informales, cuentapropistas, desocupados e inactivos), permitiendo llegar a hogares pobres no cubiertos por la AUH.

    Así, por ejemplo, se incluyó a asalariados informales solteros o a trabajadoras adultas cuentapropistas con hijos mayores de 18 años.

    Por otra parte, la ya existente AUH permite llegar al 60 % del denominado “Decil 1”, esto es el 10 % más pobre de la población, al tiempo que el IFE permitió llevar esa cifra al 90 por ciento.

    Evaluativamente, Desarrollo Productivo destacó que el impacto del IFE “ha sido fundamental para evitar que millones de familias cayeran en la pobreza y la indigencia”.

    En el informe que subraya que la instrumentación de estas medidas permitieron sostener “la demanda de alimentos desde que comenzó la pandemia, incluso con crecimiento en rubros como carne, pollo, lácteos, derivados de harinas e infusiones en el mes de abril”.

    “También ayudó la desaceleración de la inflación de alimentos, que desde el inicio de la cuarentena acumuló un 0,9 % en los supermercados, de acuerdo con el registro de Precios Claros del Ministerio de Desarrollo Productivo”, agrega el análisis de impacto reportado este miércoles a través de la agencia estatal Télam. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales