19 Oct. 2019 | 09:26
19 Oct. 2019 | 09:26
Opinión

El agua tapó el chamuyo

  •   |  
  • Las inundaciones refuerzan la necesidad de medidas urgentes, y de pelear un Bono de emergencia de $ 4.000 para ocupados, desocupados y jubilados. La semana política desde la mirada de Ricardo Fierro.

    Solidaridad y lucha

    La tormenta que se descargó sobre amplias zonas de la Capital Federal y Buenos Aires, y una persistente sudestada que subió el nivel del Río de la Plata y frenó el desagote de sus afluentes, volvió a provocar graves sufrimientos para el pueblo, con miles de evacuados. Pocos días antes hubo un anticipo del calor veraniego: hubo cortes de luz en gran parte del país, y en muchos lugares siguen. Las catástrofes de hoy corren de las noticias a otras, como los 3 millones de hectáreas inundadas en Buenos Aires, o la sequía en el Chaco y en otros lugares del país.

    Volvió a aparecer la mentira de los discursos de gobiernos “domadores” de catástrofes, que quedan en ridículo y en la impotencia. A la hora de la verdad, el pueblo de las zonas castigadas volvió a quedar librado a su organización solidaria para afrontar esa pelea desigual; pelea agravada por necesidad de defender la vivienda y lo poco que se tiene, amenazados de saqueo por la inseguridad que se vive en los barrios populares.

    Urge la solidaridad, y la organización y movilización para exigir con la lucha, las medidas necesarias de auxilio a los castigados por la situación, y para prevenir nuevas calamidades, sobre todo, frente a los picos de calor del próximo verano.

    La realidad existe

    La presidenta hizo pública una carta a Obama, respondiendo a una funcionaria yanqui que vino a “dar cátedra” a los argentinos. Reiteró así su posición dura frente a las provocaciones de ese imperialismo. Al mismo tiempo, el gobierno K sigue cerrado a ver y tomar medidas que alivien los sufrimientos de las masas. Y en estas semanas ha tomado decisiones que agravan la dependencia con otros imperialismos, particularmente, las “alianzas estratégicas” con China y Rusia.

    Esta semana la presidenta negó la crisis económica, ridiculizándola como un recurso de la oposición para justificar un futuro ajuste si asumieran el gobierno en el 2015. Es cierto que Sergio Massa y Mauricio Macri preparan sus planes de ajuste, también lo hace uno de los candidatos oficiales, Daniel Scioli. Pero también hay que decir, que la presidenta acusa a sus rivales de que van a hacer un ajuste, mientras ella aplica su propio ajuste, provocando inflación y recesión, y no tomando ninguna medida de fondo frente a la crisis social de la que su gobierno es principal responsable. Su propio INDEC debió reconocer que la industria lleva un año en caída, con un retroceso del PBI del 2,5%, y una pérdida de puestos de trabajo del 2,2%. Otras mediciones consideran que la industria cayó el 5,5%, y el empleo cayó mucho más de lo reconocido por el INDEC.

    El gobierno no habla de la inflación que achicó los salarios más del 10%. Peor aún, se opone al reclamo de bonos de fin de año de $4.000 como mínimo, para los ocupados, jubilados y planes sociales; un reclamo que viene de abajo frente al crecimiento del hambre y la pobreza; al igual que una ley de emergencia que prohíba despidos y suspensiones, y la suba del piso del impuesto a las ganancias.

    Más entrega al imperialismo

    El gobierno niega la crisis energética que provoca enormes sufrimientos al pueblo. Fue la política K la que llevó a la pérdida del autoabastecimiento, y a una masiva importación de combustibles por más de 12.000 millones de dólares al año. Con la ley petrolera, el gobierno redobla la apuesta a esa política fracasada. En lugar de cancelar los contratos con las petroleras imperialistas, por su incumplimiento, se los prorroga sin licitación, o se les otorgan nuevos, hasta agotar los yacimientos, incluyendo en ese regalo a los petroleros K, Lázaro Báez, Cristóbal López y Manzano.

    Entre los candidatos del sistema, Scioli y otros kirchneristas apoyan esa ley petrolera entreguista, y Massa, Macri, Cobos, Sans, Binner, critican con razón los beneficios a los petroleros amigos y/o socios del gobierno, mientras reclaman más seguridad jurídica para capitales imperialistas que son los principales responsables de la crisis energética. Además, piden “un tarifazo” en la energía.

    El gobierno presentó un proyecto de ley de telecomunicaciones y adjudicó la red 4G (un servicio estratégico) a cuatro grupos que van a dominar: telefonía, TV por Cable e Internet. Dos de esos monopolios son capitales del narco-Estado de México: Carlos Slim (Claro) y David Martínez (socio minoritario de Cablevisión, acaba de comprar el 17% de las acciones de Telecom, con un acuerdo de compra del 51%). Los dos amigos del gobierno K. La suerte del tercer monopolio se decide en Madrid, donde la yanqui AT&T forcejea para quedarse con Telefónica de España, dueña de Telefónica de Argentina (AT&T es dueña de DirecTV argentina). El cuarto grupo es Vila-Manzano, otro amigo del gobierno, que sube un escalón incorporándose al podio de los grandes.

    Este proyecto de ley borra de un plumazo la prohibición de que las telefónicas manejaran la TV por cable, que había sido una exigencia de los medios alternativos y la lucha popular. Dijo entonces Cristina K, que “desterraba” a las telefónicas del manejo de la TV. Ahora se acabó el destierro. A la búsqueda de dólares, le entregó todo el “paquete” a las telefónicas, que tienen el récord absoluto en denuncias por mal servicio a sus clientes: ganan fortunas vendiendo líneas y celulares, y no invierten un peso en infraestructura. La presidenta, del brazo de esos monopolios, busca darle un golpe mortal a Cablevisión, que es “la caja” de Clarín, aunque este holding podría recuperar lo que pierde en Cablevisión con lo que puede ganar con Fibertel, su proveedora de Internet, que podrá convertirse en transportadora de medios audiovisuales.

    Un triunfo con el Tano y Diosnel

    La absolución del Tano Nardulli y Diosnel Pérez por la lucha del Indoamericano es una nueva conquista de la pelea popular contra la criminalización de la protesta.

    Las luchas de estatales, bancarios, petroleros, de los jubilados y desocupados, de sectores del campesinado y el estudiantado, de los movimientos democráticos y antiimperialistas, de los “caceroleros” que preparan su 13N, muestran que la presión de la bronca obrera y popular sigue motorizando el combate.

    El frente popular se abre paso pese al ninguneo de los multimedios. También afronta los tironeos de quienes trabajan para dividir la unidad para la lucha y aislar a la izquierda de las masas populares. Un ejemplo de esto es Jujuy, donde una multisectorial de estatales lleva adelante un plan de lucha, mientras ciertos medios y grupos promocionan al “Perro” Santillán, que mantiene a su sindicato en la paz social y sus ex compañeros de militancia de los años de plomo recuerdan su negro pasado en la dictadura.

    Con la campaña del PTP para completar la personería en las provincias que aún no llegaron, con actos de fuerzas promotoras del frente popular, y sus candidatos Juan Carlos Alderete y el Tano De Gennaro, se va abriendo paso a un frente popular, para fortalecer la unidad en la lucha y las multisectoriales, y para llevar a las masas un programa con una salida popular, y los candidatos que expresen ese programa.

    Comentario

    Los candidatos promocionados del sistema: Cegueras, mentiras y verdades

    El gobierno niega la inflación, las crisis económica, social y energética; le atribuye la inseguridad a los extranjeros mostrando la hilacha reaccionaria. Mientras tanto, la política K nos empantana más y más en esos infiernos. Además, el gobierno toma medidas para controlar la justicia, con códigos y fiscales que les garanticen la impunidad de su corrupción, amenazada con salir a la luz por las investigaciones de las empresas fantasmas de Lázaro Báez en Nevada, Panamá, Irlanda y las Seychelles; o en California, donde un juez puede publicar el contrato secreto con la Chevron.

    La oposición publicitada del sistema, ofrece una “salida” sobre la base de abrir más el país y dar más seguridad a los capitales imperialistas.

    Todos los publicitados, los K y no K, desprecian la capacidad nacional de los trabajadores, campesinos, técnicos, profesionales y científicos, de la industria nacional, para salir del desastre al que nos han llevado los que nos han gobernado. Eso desprecio hace que los que hasta ayer eran altos funcionarios de este gobierno, o de los de Alfonsín, Menem, la Alianza o Duhalde, hoy se presentan como “opositores”, y negocian alianzas que muestran lo que son: un gran revoltijo.

    Estos “opositores”, trabajan la idea de que “sacar” a la Argentina del pantano llevará mucho tiempo y “serán necesarios” muchos ajustes.

    Un país que produce alimentos para 400 millones de personas puede resolver el hambre en una semana. No se necesitan “años” ni esperar al 2015 para el dragado del arroyo que hubiera evitado la inundación de Luján. Es falso que sea necesario una década o más para salir de la crisis energética. Si se recupera la soberanía energética rompiendo los contratos que incumplieron las petroleras imperialistas, se ponen en producción todos los yacimientos que “tapan” presionando por los precios, y se estatiza YPF con control de los obreros, los técnicos y la población de la zona, se puede salir rápidamente de la crisis energética.

    Si se pone en funcionamiento el plan de un millón de nuevas chacras, liquidando a los grandes pooles y grandes terratenientes, se revierte la situación del campo, se abaratan los alimentos y habrá trabajo en un año para un millón de familias. Si se pone en funcionamiento el plan de un millón de nuevas viviendas en un año se revitalizará la construcción, parte de la industria, se crearán más de otro millón de puestos de trabajo, y se dará un salto en la resolución del drama de la vivienda. Expropiando los bienes mal habidos por la corrupción y encarcelando a los corruptos, se puede dar trabajo, educación y futuro a la juventud, cerrar con cerrojo las fronteras a la droga y la trata, y estimular la organización de las autodefensas en los barrios, con lo que se dará un salto hacia la liquidación de la inseguridad.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales