19 Oct. 2019 | 15:12
19 Oct. 2019 | 15:12
Opinión - La hora política

Votá al Frente Popular

  •   |  
  • Este 9 de agosto vamos por 500 mil votos para meter en la pelea electoral de octubre los reclamos y las propuestas de los trabajadores, los campesinos, las mujeres, la juventud, los originarios y demás sectores populares. Además, toda la semana política por Ricardo Fierro.

    Nubarrones

    “A las PASO llegamos bien, pero para las elecciones del 25 de octubre falta mucho y el impacto [de la situación económica] es impredecible”, habría confesado “un ministro del gabinete” (La Nación, 3/8). La acumulación de nubarrones económicos amenaza con que la bronca y el descontento social tiñan la situación política luego de las elecciones del domingo próximo.

    La inflación sigue devorando los salarios, las jubilaciones y los planes sociales: cayó el consumo de los artículos de la canasta básica. Además, la inundación en zonas del Gran Buenos Aires la semana pasada provocó otro infierno social, y volvió a mostrar las promesas incumplidas de obras públicas y de medidas de ayuda urgente.

    La recesión en la industria lleva 22 meses, con sus consecuencias de cierres de fábricas (800 denuncia la UIA), despidos (en Acindar, línea 60, Aluar, y numerosas petroleras, de la carne, autopartistas, etc.) y suspensiones (3.300 en Siderca, todo el personal en Ford, 1.000 en FATE, etc.). Se agravó la crisis de las economías regionales, la escasez de dólares y la inflación.

    La crisis que golpea duro a Brasil, y el deterioro de la economía de China, nuestros principales “socios” comerciales, muestran el fracaso de la política K basada en la exportación de soja y minerales, castigando a la producción nacional y agravando la dependencia. El gobierno sobreestimó las exportaciones en 1.958 millones de dólares para ocultar el déficit de la balanza comercial en el primer semestre del 2015. La caída del precio de esas “gallinas de oro” de las finanzas fiscales, colocó al gobierno en la situación que, “sin cepo las reservas del Banco Central duran 3 días”, según confesó Aníbal Fernández, el denunciado narco jefe de Gabinete y candidato K a la gobernación bonaerense.

    El otro hecho que provocó esta situación es la continuidad de la crisis energética. YPF es casi la única empresa que explota Vaca Muerta. Los pozos los hace Schlumberger, los cobra 600.000 dólares, mientras que en Estados Unidos y en China los hace por 100.000 dólares. El 31/7 el precio internacional del petróleo fue de 46 dólares. En la Argentina cuesta 77 dólares: es un regalo del gobierno K a las petroleras, que pagamos todos cuando consumimos energía.

    Pactos sociales con más ajuste y entrega

    La fórmula Scioli – Zannini es la continuidad de lo fundamental de la política actual, con parches. El principal de esos parches es “un pacto social” (Clarín, 3/8) para profundizar el ajuste que descargue sobre los trabajadores y el pueblo la salida de la grave situación a la que ha llevado el país la política kirchnerista. Eso es lo que han arreglado la fórmula presidencial del Frente para la Victoria con la “mesa sindical Scioli – Zannini”, es decir, con Caló y sus socios en la CGT pro K. “Paz social” a cambio de engordar las cajas de la corrupción sindical pagándoles parte de las deudas del Estado con los sindicatos. Ese pacto contra los trabajadores es la gobernabilidad que ofrecen Scioli y Zannini a los monopolios y terratenientes.

    Rafael Perelmiter (formado en la juventud del PC que integra el FPV) es “el contador de todos los secretos” de Scioli. Nicolás Caputo es el hombre que “decide” sobre el pacto social macrista que elabora el equipo de economistas de Macri; Caputo es el “comisario político” que le puso a su hijo Franco Macri, el empresario que hizo grandes negocios con todos los gobiernos, desde la dictadura a hoy, que es intermediario con las empresas chinas. Y Roberto Lavagna, ministro de Duhalde y de Néstor Kirchner, es el “conductor” del equipo económico de Massa (Roberto García, en Perfil, 1/8).

    Todos los candidatos promocionados del sistema parten de exportar más, y de más ingreso de capitales imperialistas, lo que significa más dependencia y más latifundio terrateniente.

    No hay pausa en las luchas

    Se llegó a las PASO con grandes luchas combativas y prolongadas, como las de los trabajadores de Acindar, la línea 60, (ferozmente reprimida por el gobierno), los ingenios Ledesma y San Pedro, la de Aluar que le pasó por encima a Caló, etc. Hubo paros y movilizaciones de estatales y docentes, jornadas de lucha de los desocupados y jubilados, mientras crecen los asentamientos por tierra para vivir y trabajar, brutalmente reprimidas como en Abasto. Sigue la gran oleada de luchas campesinas y de chacareros. Estallidos de lucha estudiantil y juvenil. Luchas que se desarrollan en el marco del gran paro nacional y la histórica jornada de las mujeres del 3 de junio.

    Ya hay conversaciones para retomar el plan de lucha y marchar a un nuevo paro nacional. Hay mucha bronca y disgusto por la inflación, los despidos y suspensiones, el miserable salario mínimo que sólo en parte rige desde agosto y recién se completará en enero, el hachazo a los salarios con el impuesto a las ganancias y otros reclamos de los trabajadores, que empalman con los de los campesinos, las mujeres, la juventud y demás sectores populares.

    Vamos por más

    El gobierno K gastó en publicidad, de hecho para campaña electoral, $1.811 millones y Scioli $663 millones, en total 2.474 millones de pesos; Macri gastó $883 millones. Toda plata del Estado que sale de los bolsillos del pueblo. A lo que hay que sumar los aportes de los empresarios amigos. Y el lavado de “plata sucia” como se ha demostrado en los aportes a la campaña de Cristina para su primera presidencia, por narco empresarios de la efedrina, comandados por Aníbal Fernández, según se ha denunciado.

    Semejantes fortunas no les alcanzan. Las maniobras para que las mesas electorales arranquen con 25 boletas, y poner trabas a los fiscales, muestran que “en algunos lugares” se están cocinando maniobras de fraude, sobre todo en la provincia de Buenos Aires. La Cámara Electoral y la jueza Servini de Cubría rechazaron esas maniobras, pero el aparato del sistema sabe todas las trampas para robar votos. 

    Qué diferencia la campaña del Frente Popular con la de los candidatos del sistema, que no tienen vergüenza de usar los fondos que vienen de los bolsillos del pueblo para gastos necesarios para combatir la pobreza, y construir el futuro del país.

    Ha sido enorme el esfuerzo del Frente Popular, de los militantes de las fuerzas que lo integran, de los amigos y aliados, el apoyo de los familiares y conocidos. Con esa voluntad y ese sacrificio el Frente Popular avanzó, ganó adhesiones y votos en muchísimos lugares, en las ciudades y el campo, construyendo su futuro.

    Lo que se ha hecho, pase lo que pase en las PASO, no nos lo van a robar. Se ha construido la base de una fuerza política y social, que ha llegado y va a seguir llegando, con sus propuestas que recogen las urgencias y las necesidades de los trabajadores, los campesinos y el pueblo. Una fuerza que fogonea y refuerza el camino de la lucha; que convoca a ganar una década para abrirle paso a un poder popular, en manos de los de abajo, que haga realidad la tarea histórica que nos legaron nuestros próceres, la lucha por la emancipación nacional y social, por la segunda independencia.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales