22 Oct. 2019 | 07:58
22 Oct. 2019 | 07:58
Opinión - La Hora Política

Inflación + despidos = ajuste

  •   |  
  • La política del gobierno de Macri es hacerle pagar a los trabajadores, los campesinos y el pueblo la herencia kirchnerista, profundizando el ajuste y la entrega, que intentan hacer pasar con represión. La semana política por Ricardo Fierro.

    Más vientos en contra

    El mundo tuvo otro viernes negro con la caída de las bolsas de valores de China, Estados Unidos y Europa, y también en la Argentina. El petróleo cayó a 28,42 dólares el barril, por primera vez en 12 años (en junio del 2008 tuvo su récord histórico de 141 dólares).

    El trasfondo del temblor financiero mundial fueron nuevos malos datos de la economía china, que sigue aterrizando, y el levantamiento de las sanciones que aplicaban Estados Unidos y Europa a Irán, con lo que ese país con grandes reservas de oro negro, regresa al mercado petrolero. Mientras, Arabia Saudita y otros países siguen extrayendo petróleo a toda máquina. También se sumaron las malas noticias de Brasil: subió la desocupación al 9% y la economía cayó por noveno mes consecutivo.

    Con la crisis de Brasil y China aterrizando —los principales destinos de exportaciones argentinas—, se vuelven cada vez son más fuertes los vientos en contra del “modelo agro-minero exportador”, basado en la dependencia y el latifundio; modelo que fue derrapando en los últimos años de Cristina Kirchner, y ahora Macri quiere reflotar a costa de los trabajadores, el campesinado y el pueblo argentino.

    El plan del ajuste

    El ministro de Hacienda y Finanzas, Prat-Gay, presentó los objetivos del nuevo gobierno. 1) Entre 20 y 25% de inflación este año, para llegar a menos del 10% en 4 años. 2) Reducir este año el déficit fiscal primario al 1% del PBI, más un 1,3% de pagos heredados. Y seguir reduciendo el déficit un 1,5% por año, hasta el 2019. El gobierno K arrancó con un superávit del 4%, a costa del hachazo a los salarios con la devaluación de Duhalde, y terminó con un déficit y deudas que suman el 7,1% del PBI.

    Prat-Gay no dijo ni una palabra de las medidas que ya tomaron, que fueron un hachazo al salario y las jubilaciones del más del 30%, en beneficio de los monopolios, bancos y terratenientes por $129.000 millones.

    Cuando Prat-Gay habló de las metas de inflación, está diciendo que las paritarias tienen que tener un techo del 20 al 25%, es decir, de acuerdo a la inflación “futura”, y que los trabajadores tienen que tragarse el recorte de la devaluación y la trepada de precios de fines del 2015 y el 2016.

    Además, se viene el tarifazo en energía y transporte, dos áreas cuyo principal insumo son los combustibles. El mayor subsidio es el que les garantizó el gobierno de Macri a las petroleras: 66 dólares el barril cuando en el mercado mundial está a 28, y el costo de producción está por debajo de los 15 dólares. Y con la devaluación, hoy reciben más pesos que antes.

    Macri dijo que su prioridad era pobreza cero creando 4 millones de puestos de trabajo. Los objetivos presentados por Prat-Gay muestran que Macri y su ministro “se olvidaron” de esa promesa electoral. Sigue creciendo la ola de despidos en todos los niveles del Estado y en empresas privadas; eso sí, “prometen” que nos vamos a ir para arriba con el arreglo con los “buitres” y los préstamos de bancos como el de los patrones de Prat-Gay (JP Morgan), de su segundo, Caputo (el Deutsche Bank), el Banco Central chino, y demás usureros imperialistas.

    Pelea feroz por arriba

    Por arriba hay “una lucha por el poder que adquiere, por momentos, formas insólitas y despiadadas. [Macri se] topa dramáticamente con un Estado inorgánico y corrompido, con amplias zonas capturadas por mafias de todo tipo. (…) La conexión del delito, las fuerzas de seguridad y la dirigencia política y sindical, (…) la Argentina mafiosa, es una derivación funesta de la Argentina corrupta” (La Nación, 18/1).

    El ministro de Seguridad de Santa Fe declaró que “la Argentina es ahora el principal puerto de embarque de drogas hacia Europa”, (La Nación, 17/1). Ahora se sabe que la fuga de General Alvear se conocía desde un mes antes. Durante esa fuga se enfrentaron a balazos la Gendarmería con las policías de Buenos Aires y de Santa Fe. Parte de la herencia del gobierno K es ese aparato “de seguridad” corrompido por mafias y narcotráfico, funcional a la represión al pueblo. Los Kirchner aumentaron esas fuerzas en 50.000 hombres, llevándolas a 200.000. Ahora, el gobierno de Macri, después del papelón de la triple fuga, convoca a retirados de esas fuerzas para reforzar el aparato “de seguridad”, y le dio la cabeza de la Bonaerense a la DEA yanqui. Agrandan lo que es parte de la enfermedad.

    La cúpula kirchnerista sufre la pérdida de “las cajas” del Estado. Alicia Kirchner tuvo que mendigarle a Macri plata, y 250 gendarmes para reprimir la protesta obrera. Crece la rebelión de intendentes bonaerenses, y de gobernadores, a las órdenes de Cristina, apretados por la necesidad de fondos. Además, la reactivación de las causas Nisman y AMIA, con los archivos del Estado en manos del nuevo gobierno, amenazan con “destapes” que golpeen al kirchnerismo. La disputa por el control del aparato “de seguridad” es parte de la feroz pelea por el poder entre fracciones del bloque dominante.

    Despidos, inflación… y tarifazo

    El gobierno de Macri, gobiernos provinciales y municipales, y patronales, encuentran una resistencia creciente a los despidos, como las numerosas luchas de municipales y estatales, petroleros, metalúrgicos, de la construcción, campesinos, jubilados, mujeres, vecinos con cortes de energía o contra tarifazos. A los trabajadores de Sol les quieren hacer pagar los negociados del gobierno K con la patronal. No van presos la patronal de Sol (argentina-española) y de AA, que se llenaron los bolsillos con esa estafa, ni les decomisan sus bienes, le quieren hacer pagar los platos rotos a los trabajadores.

    Comenzó la paritaria docente, no va a ser fácil, porque va a plantar un primer mojón en la lucha por salarios de acuerdo a una canasta familiar que hoy ronda los $23.000.

    En las centrales de trabajadores, Moyano reclamó un 30%, y Micheli un 33 al 35%. No hay acuerdo en el “cuentito” de negociar por “la inflación futura” o “productividad”, como quiere el gobierno (razón por la que el Indec oculta los datos de inflación de diciembre, enero y febrero. En cada paritaria se está jugando el salario del conjunto de los trabajadores, por lo que hay que partir de que hoy todos somos docentes.

    Represión a los trabajadores de Cresta Roja, los municipales bonaerenses y de otros lugares, encarcelamiento de Milagros Salas por promover la protesta popular, “protocolo” de Macri y su ministra Bullrich, legislación represiva del nuevo gobierno de Jujuy: son hechos que muestran que el gobierno de Macri trabaja para hacer pasar su ajuste y su entrega con represión. Torcerle el brazo a esa política represiva es tarea de todo el movimiento obrero, campesino y popular.

    Que paguen los que se llenaron los bolsillos

    “Nosotros tenemos que golpear a la política de Macri, atendiendo a la disputa con el kirchnerismo. Eso va a ser un problema que se nos va a plantear en todas las luchas. Los compañeros que organizan estas luchas tienen que tener presente en lo inmediato esto.

    “El gran tema central que está planteado, es encabezar las luchas por las urgencias y necesidades de los trabajadores, los campesinos, la juventud, las mujeres y demás sectores populares, desarrollando un gran movimiento de lucha, con multisectoriales, que frene ese ajuste y cree las condiciones para torcerle el brazo.

    “Hay una salida popular frente a la profundización del ajuste y la entrega que descarga la herencia del gobierno kirchnerista sobre las espaldas del pueblo. Este es el gran debate político que es necesario llevar a las amplias masas. Para avanzar hacia esa salida proponemos 10 puntos para la unidad multisectorial en la lucha, plataforma que hay que integrar con los reclamos propios de cada provincia, localidad y sector del pueblo. Y para llevar adelante ese debate político urge multiplicar las fuerzas del PTP y el PCR, y marchar a plenarios regionales del Frente Popular preparando su segundo Congreso Nacional, fortaleciendo su fuerza y su vitalidad en el seno de las masas populares” (Informe del CC Del PCR).-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales