25 Oct. 2020 | 01:28
25 Oct. 2020 | 01:28
Opinión - La Hora Política

Basta de hambre y represión

  •   |  
  • La política del gobierno de Macri es hacerle pagar a los trabajadores, al campesinado y al pueblo la herencia kirchnerista profundizando el ajuste y la entrega. La semana política por Ricardo Fierro.

    Inflación y despidos

    Tras la apertura del cepo y la brusca devaluación y suba de las tasas de interés, la inflación heredada del kirchnerismo no ha cedido sino aumentado, lo que se agravó en febrero por las minidevaluaciones y el tarifazo eléctrico.

    Ante la demora del gobierno para restablecer la difusión de índices oficiales creíbles, diputados del Frente Renovador y del Interbloque Progresistas dieron a conocer el llamado Índice Congreso elaborado en base al promedio de diferentes consultoras. Según el mismo, la inflación aumentó un 4,8% en febrero y acumuló un incremento de 8,6% en el primer bimestre de 2016 (para ese bimestre en 2015, el Índice Congreso había arrojado una suba de 3,8%). Así, este Índice da que la inflación aumentó 33,9% en los últimos doce meses.

    Estos porcentajes son prácticamente coincidentes con el índice del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que informó para febrero un 4%, con un 8,3% acumulado en lo que va de 2016.

    El agravamiento de la situación social que implica semejante aumento de la inflación, se ve potenciado además por la recesión económica heredada del kirchnerismo, y profundizada por las devaluaciones y subas de las tasas de interés del macrismo. Todo esto resulta en nuevas suspensiones, retiros “voluntarios” o directamente despidos. En este último aspecto, tanto las organizaciones sindicales como consultoras privadas registran entre 100.000 y 120.000 despedidos para los dos primeros meses del año; en febrero la amplia mayoría fue en el sector privado.

    “En enero hubo 41.921 despidos, la mitad en el sector público (a nivel nacional, provincial y municipal) y la mitad en el privado. La construcción, gastronómicos, textiles e indumentaria, entre otros sectores, fueron los más perjudicados. En febrero, los despidos afectaron a 65.799 personas y aumentaron 72% con respecto al mismo mes de 2015. De ellos, 55.800 fueron en el sector privado, sobre todo en la construcción (85%) y en otras actividades, como autopartes, petróleo, comercio y minería” (datos de la consultora Tendencias Económicas, enLa Nación, 8/3/16).

    Usura e impunidad

    Tomando medidas a favor de los distintos sectores en disputa en el bloque dominante, el gobierno de Macri centra todos sus esfuerzos en conseguir que el Congreso dé luz verde a sus preacuerdos con los especuladores financieros en Nueva York: los acreedores por los viejos bonos (llamados buitre) y los grandes bancos imperialistas que esperan hacer el gran negocio con los nuevos bonos que emita el gobierno para pagarles a aquellos. No hay “plan B”, sostuvo el superministro Peña, sin atender al costo de esta nueva hipoteca del país y reflejando el pensamiento de un gobierno que apuesta todo al espejismo de “los capitales externos”, que supuestamente traerán “el desarrollo” ya sea de Estados Unidos, de Europa o de China. Un anticipo de lo costoso que resultará el propuesto “festival de endeudamiento” se vio en la tasa del 9,37% que tuvo que pagar la provincia de Buenos Aires para obtener US$1.250 millones: una tasa de interés anual que más que duplica la que consiguen los usureros imperialistas aún en los países con mayores dificultades económicas.

    El chantaje de la falta de “plan B” es la que también explica, de fondo, las gestiones del propio presidente Macri, (a través de su amigo presidente de Boca, Daniel Angelici), con los jueces federales, para que no avancen en las causas de corrupción. Estos juicios podrían interferir en la aprobación por el Congreso de la ley en debate, además que es imposible que esas causas –como la de los contratos de dólares a futuro, en la que está citada Cristina Fernández–, no involucren a las cerealeras y bancos imperialistas en los que se viene apoyando principalmente desde el comienzo de su gestión. Algo semejante a lo que ocurre con los subsidios a las operadoras petroleras imperialistas, y también en relación a la abrupta salida de Galuccio de YPF y al papelón de Laura Alonso, titular de la pomposamente llamada Oficina Anticorrupción, al desdecirse de sus anteriores posiciones para defender ahora la “confidencialidad” del pacto kirchnerista con la imperialista Chevron.

    “Bienvenido Mr. Obama”

    Es en la onda de la política entreguista de Macri, que la amplia comitiva que llegará con Barack Obama el 22 de marzo a Buenos Aires (de más de 850 personas) incluye unos 400 empresarios y jefes regionales de compañías estadounidenses diseminadas en América Latina. A la vez, en la reunión de Obama con Macri del 23 en la Casa Rosada participarían la secretaria de Comercio, Penny Pritzker; el secretario del Tesoro, Jack Lew, y el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, entre otros.

    Pero, tras ese barniz comercial y económico, lo que más importa al imperialismo yanqui son los acuerdos concretos que pueda lograr con la llamada “lucha contra el narcotráfico y el terrorismo internacional”. Entre ellas estaría un mayor acercamiento entre la DEA y la oficina antinarcóticos de aquí, la ampliación de cursos de capacitación a las fuerzas de seguridad y el trabajo conjunto en misiones de paz en zonas de conflicto en el mundo. Así, además de los empresarios, funcionarios y legisladores, Obama viene con un amplio servicio secreto de seguridad, técnicos en informática de la Casa Blanca, y con Susan Rice, la consejera de Seguridad Nacional que reporta directamente al presidente.

    Para tratar de evitar que la jornada del 24 de marzo esté teñida por el repudio a la presencia del imperialista Obama, en la agenda se ha previsto que éste vaya a Bariloche el 24. Pero no podrán impedir que en las manifestaciones de ese día, a 40 años del golpe de Estado genocida, se una a las reivindicaciones democráticas contra la impunidad de ayer y de hoy, la lucha antiimperialista con las consignas de ¡Fuera Obama de Argentina! ¡Fuera todos los imperialismos de América Latina!

    Luchas y represión

    El reforzamiento del ajuste y la entrega, con sus secuelas de mayor destrucción de la producción nacional, desocupación y hambreamiento de amplios sectores populares no puede sino generar mayor rebelión. En todo el país, aún de manera dispersa, se multiplican las luchas en las ciudades y en el campo, como lo venimos registrando en nuestras páginas. El macrismo y los gobiernos provinciales vienen reprimiendo crecientemente estas luchas y movilizaciones tratando de acallarlas, en la línea que inauguró con la represión a los trabajadores avícolas de Cresta Roja.

    Así, el gobierno macrista no sólo mantiene la ley antiterrorista y la política de criminalización de la protesta e infiltración y espionaje al movimiento popular del kirchnerismo, sino que la ha reforzado con el llamado “Protocolo de Actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Manifestaciones Públicas”. Protocolo que viene aplicando desde Jujuy a Tierra del Fuego mientras el narcotráfico sigue operando impunemente en todos los niveles de la sociedad, haciendo estragos sobre todo en las barriadas populares.

    Por todo esto este año, a 40 años del golpe de Estado de 1976, el PTP y el PCR y demás organizaciones políticas, sociales y populares que integramos el Encuentro Memoria Verdad y Justicia, planteamos como consigna principal junto al reclamo permanente por los 30.000 compañeros detenidos desaparecidos: ¡No al ajuste, el saqueo y la represión de Macri y los gobiernos provinciales!

    * * *

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales