11 Dec. 2017 | 14:21
11 Dec. 2017 | 14:21
Opinión / La Hora Política

¿Qué está en juego en las elecciones?

  •   |  
  • Macri quiere fortalecerse para ir a fondo con el ajuste, la entrega y la represión. CFK quiere volver al pasado y zafar de los juicios. El PTP se presenta en 15 provincias para romper la trampa de las PASO y avanzar con un programa en camino liberador. La semana política por Ricardo Fierro.

    Plenario del PTP santafesino. En primera fila, Carlos del Frade, Mercedes Meier y diputados del Frente Social y Popular.
    Plenario del PTP santafesino. En primera fila, Carlos del Frade, Mercedes Meier y diputados del Frente Social y Popular.

    Ganar para más ajuste, entrega y represión

    Mauricio Macri gobierna, y sus socios, amigos y testaferros hoy son hegemónicos en el bloque dominante. Su gobierno de ricos para ricos es el principal responsable del hambre en los barrios populares donde se come una vez al día, de crear 1.500.000 nuevos pobres. Del aumento de la desocupación al 9.2%, y en los jóvenes de 14 a 29 años, en los varones llegó al 17,2% y en las mujeres al 20,1%. En medio de la emergencia que sufren las mujeres, le sacó $700.000 al Consejo Nacional de la Mujer y se los dio ¡a la Policía! La policía macrista, como la del intendente Molinas de Quilmes, que pretendió impedir la ronda de las históricas Madres.

    Es el principal responsable del agravamiento de la recesión en la industria y la profundización de la crisis en las economías regionales y los cordones verdes de las grandes ciudades. De endeudar el país, ahora con créditos a 100 años, a intereses usurarios del 7,9% en dólares. De liquidar la industria nacional con las importaciones y acuerdos con China y otros países imperialistas.

    Macri prometió una “lluvia” de dólares que no llegó. Desde Wall Street, el centro de la usura mundial de Occidente, el banco Morgan Stanley mantuvo la calificación de la Argentina como “mercado de frontera”, argumentado que no hay seguridad de que Macri pueda profundizar las políticas que le reclaman. Lo reciben bien, lo palmean, y le exigen que vaya a fondo en el ajuste y la entrega: para eso necesita Macri ganar las elecciones.

    Necesita un triunfo rotundo, en Buenos Aires y en el conjunto del país. Lo necesita porque se van a profundizar las luchas en las calles. Y aunque gane no va a tener mayoría en el Congreso.

    Para fortalecerse para hacer pasar su plan de ajuste y entrega, el centro de su campaña es polarizar con Cristina K, dividir a la oposición e impedir que surja una oposición popular, antiimperialista y antioligárquica.

    Ganar para volver al pasado

    Cristina Kirchner reapareció, hizo un acto importante en Arsenal (Avellaneda) y encabezará la lista a senadores de Unidad Ciudadana, por fuera del Partido Justicialista en la provincia de Buenos Aires. Armó a dedo las listas de diputados nacionales y legisladores provinciales, y les hizo firmar la renuncia en blanco para asegurarse la disciplina. Reservó las listas de concejales a los intendentes del Conurbano Bonaerense que garantizaron el acto, y para que le garanticen los votos a su frente.

    La ex presidenta no hizo la menor autocrítica por la inflación, la pobreza, la recesión y la corrupción de su gobierno. Se considera la jefa de la oposición al macrismo. Aspira a consolidar esa jefatura en las elecciones, y asegurarse los fueros que la protejan de los juicios por la brutal corrupción de su gobierno. Ya está procesada en dos causas, y está a filo de sumar otro procesamiento por el caso del fiscal Nisman.

    La conciliación con Macri de una parte considerable de la dirección política y sindical del peronismo, allanó el camino a la vuelta de Cristina y a la fractura del PJ. Y le facilitó el juego a Macri de llegar a las elecciones con el peronismo bonaerense repartido en tres listas, y polarizar con Cristina. Los dos, Macri y Cristina, quieren recuperar los votos prestados que tuvieron en el 2015, aplicando aquello de que los enemigos de mi enemigo son mis amigos.

    No hay tregua

    Enfrentando la política de hambre, ajuste, entrega y represión del gobierno de Macri, con el enorme esfuerzo de miles de luchadores populares, se encabezaron grandes luchas y se fortaleció el clasismo en el seno de los trabajadores. También, crecieron las organizaciones del campesinado pobre, los pueblos originarios y los sectores golpeados por la crisis de las economías regionales y las inundaciones. Se masificaron los movimientos de mujeres y brotaron las luchas del estudiantado y la juventud.

    Trabajadores de los 21 puertos santafesinos pararon una semana por salarios. Pelean los trabajadores de Pepsico contra el cierre. Sigue la lucha de estatales, docentes, bancarios y otros gremios en las paritarias. El 27 se movilizan al Ministerio de Trabajo la CCC, la CTEP, Barrios de Pie y otras organizaciones, a reclamar ante el Consejo del Salario mínimo, vital y móvil, un aumento del salario social complementario.

    Se preparan jornadas nacionales. El 8 de septiembre, Día del Agricultor con concentración en Plaza de Mayo. El 9 y 10 de septiembre, en Rosario, el Encuentro de Naciones y Pueblos Originarios. El 8 de octubre, gran acto por el 50 aniversario del Che. El 14, 15 y 16 de octubre, en el Chaco, el Encuentro Nacional de Mujeres.

    Macri no pudo sacar al pueblo de las calles. Y su política ha creado situaciones explosivas que estallan y se van a multiplicar.

    Romper la trampa de las PASO

    También ha sido un enorme esfuerzo de miles de luchadores populares conquistar personerías del PTP y el Partido FP, fortalecer al PCR, impulsar la unidad para la lucha, y al mismo tiempo, construir frentes políticos y listas de candidatos, en las difíciles condiciones de una legislación proscriptiva y antidemocrática. Son un ejemplo las listas elegidas por asambleas de trabajadores, barrios o comunidades.

    El PTP y el PCR se han unido en esto con otros sectores de la izquierda, sectores que son o vienen del peronismo, el radicalismo, el socialismo, el ARI, el GEN, católicos y de otros credos, ambientalistas, etc.

    Los candidatos de los frentes en los que participamos no son levantamanos ni oportunistas, sino voceros de las urgencias, las necesidades y la lucha popular. Como lo hicieron los diputados Carlos del Frade y Mercedes Meier en Santa Fe, al igual que los electos concejales.

    Participamos en las PASO, en 15 provincias, y en las elecciones de octubre para denunciar y romper sistema de proscripción y chantaje de las PASO y la doble vuelta. Para llegar a millones denunciando, a fondo, las políticas del hambre, ajuste, entrega y represión de Macri, que profundizan la dependencia, el latifundio y el Estado que los sostiene. Para avanzar con un programa y un camino liberador, para acabar con esas lacras y conquistar pan, trabajo, tierra, educación, salud, libertad y la segunda y definitiva independencia, con un poder en manos de los trabajadores, los campesinos y el pueblo.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales