24 Sep. 2017 | 12:35
24 Sep. 2017 | 12:35
Opinión / La Hora Política

Lucha y voto para abrir un camino popular

  •   |  
  • Pararle la mano al ajuste de Macri y no volver atrás. La semana política desde la mirada de Ricardo Fierro.

    Postal de la marcha al Consejo Federal del Trabajo.
    Postal de la marcha al Consejo Federal del Trabajo.

    Hambre para unos, negocios para otros

    Semana dura para el hambre. En los alimentos que consume el pueblo, el 44% del precio es por impuestos nacionales, provinciales y municipales. Si se los sacaran, millones de familias que comen una vez por día, podrían comer dos veces. Subió el dólar y, con las importaciones, sube todo lo que viene de afuera. La nafta aumentó un 7,2% y el gasoil un 6%; en el mundo cayó el petróleo de 52 dólares a 48, pero las petroleras que manejan el mercado, igual aumentaron los combustibles.

    Fue una semana dura para los trabajadores. Cerraron varias empresas; en PepsiCo volvieron a cortar la ruta. Macri se opuso a subir el salario mínimo a $15.000, lo que aliviaría algo la miseria de muchos trabajadores y jubilados y pensionados. A $8.860 lo puso: los sigue castigando porque no son “votos de Cambiemos”.

    Comprobadas las coimas de Odebrecht en el soterramiento del Sarmiento, una obra faraónica heredada de Cristina K, Macri acomodó las cosas para seguirla con empresas de su familia y sus socios. Traspasaron la sucursal de Odebrecht a la italiana Ghella. Iecsa, del grupo Macri, socia de Odebrecht, la traspasaron a Mindlin, un socio de Macri. Ghella es accionista de Iecsa. Después fusionaron Iecsa y Ghella: formaron ODS. Resumen: un negocio de los grupos Kirchner y Macri, ahora es del grupo Macri y sus socios italianos.

    Cambalache de candidatos y piratas

    Después de las presentaciones de las PASO, en las que Macri y Cristina pusieron sus candidatos a dedo, se conocieron declaraciones de figuras de las listas, que no ocultan su calaña.

    La candidata del PRO, Paula Urroz, presentó un proyecto para eliminar la obligatoriedad de las vacunas ¡Para bajar el presupuesto quieren dejar de vacunar a los niños! Y la candidata que encabeza la lista de Cristina, Fernanda Vallejos, dijo que Boudou (el del negociado con Ciccone) es “un perseguido político como Perón, Evita e Irigoyen”. Menem, condenado a 7 años de prisión y 14 años de inhabilitación para cargos públicos, es candidato a senador por La Rioja.

    En medio de ese cambalache de candidatos del sistema, se supo que el teniente Benjamín Wood, de la marina real inglesa, se embarcó en la fragata Libertad, buque escuela de la Marina Argentina, y desembarcó después de navegar 24.000 kilómetros. Es la primera vez que un marino militar inglés navega en la Fragata: una muestra de cómo se arrodilla el gobierno argentino ante la corona pirata inglesa.

    La unidad para la lucha

    Cuando el gobierno bonaerense creía que había quebrado a la huelga de los docentes, un nuevo paro, con Macri y Vidal ya en plena campaña electoral, le demostró lo contrario y debieron presentar una nueva propuesta. La lucha de los bancarios, la de portuarios santafesinos, entre otras paritarias, golpean los topes salariales que pretenden imponer las patronales y el gobierno.

    El martes 27 se realizó una gran movilización de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie y otras fuerzas, al Ministerio de Trabajo, cuando se realizaba la reunión del Consejo del Salario, para decidir el aumento del salario mínimo. Los triunviros sociales impulsan, como mínimo, subirlo a $15.000, y aumentar en consecuencia, el salario social complementario. Macri impuso por decreto ese mínimo de pobreza de $8.860, en acuerdo con las patronales. La CCC, la CTEP y Barrios de Pie, se movilizan nuevamente el 13 de julio con sus reclamos.

    La lucha por un salario mínimo y un salario social complementario dignos, las paritarias abiertas, los proyectos de liquidación de conquistas de los trabajadores, los reclamos de los jubilados y pensionados, los cierres de fábricas, despidos y suspensiones, y el paquete antiobrero que Macri prepara para después de las elecciones, exige dar pasos en la unidad para la lucha hacia un paro nacional activo, que incluya los reclamos de los campesinos, y la emergencia de las economías regionales, los inundados, las mujeres y los jóvenes.

    La gran jornada nacional del movimiento Ni un pibe menos por la droga es un hecho de enorme importancia, en un terreno duro, que muestra la firmeza con que crece la rebeldía juvenil contra el intento de esclavizarlos y negarles su futuro.

    Un camino

    Con un gran esfuerzo de miles de luchadores se han conquistado personerías del PTP, se han acordado frentes y listas de candidatos. Es un triunfo político de las fuerzas populares, progresistas y antiimperialistas.

    Todo el aparato publicitario del sistema trabaja para achicar el escenario político electoral a la polaridad de Macri y Vidal, que no son candidatos, y Cristina, que armó una fuerza en el Conurbano Bonaerense gracias a los intendentes urgidos por mantener su mayoría en los Consejos Deliberantes.

    Al chantaje político de la polaridad, se suma el condicionamiento proscriptivo de la legislación electoral y el ninguneo en los medios de comunicación de las fuerzas populares. Todo para llegar a octubre, como si fuera una preelección presidencial, con Macri y Cristina como opciones. Como si estas elecciones fueran para definir quiénes van a ser los presidenciables del 2019.

    No será fácil romper esa trampa. Pero tampoco es imposible. Con Macri, una gran parte come una vez por día y otra parte igualmente grande no llega a fin de mes. Y no quieren volver atrás.

    Estas elecciones de legisladores nacionales, provinciales y municipales, no cambiarán nada de fondo. Lo que cambiará es el escenario político. Es una pelea social y política para resolver a favor de quién cambia el escenario.

    Macri necesita un triunfo rotundo para hacer su ajuste y profundizar la entrega y la represión que le reclaman los terratenientes y los monopolios de adentro y de afuera. Una amplia mayoría del pueblo necesita pararle la mano a Macri. Cristina quiere zafar de los juicios por su corrupción, y volver en el 2019. Una amplia mayoría popular quiere castigar la corrupción y no volver atrás.

    Es falso que haya una “avenida del medio”. Hay un gobierno que ajusta, entrega y reprime y ha perdido gran parte de los votos prestados con los que llegó. Hay un sector, cada vez más achicado, que quiere volver al pasado. Y hay un enorme sector que quiere pararle la mano a Macri, sin volver al pasado, y busca un camino.

    Un camino que se base en el principal capital que tiene el pueblo argentino que es su trabajo, en la ciudad y el campo, sus mujeres y sus jóvenes, la riqueza de su diversidad nacional, las conquistas de su salud y educación públicas, y su desarrollo científico, tecnológico y cultural. En una geografía con grandes recursos naturales. Y en un país en donde todavía es posible aplastar al narcotráfico, la trata y demás mafias.

    Un país que tiene sus raíces en su única revolución triunfante, la de Mayo de 1810 y la Guerra de la Independencia, que acabó con la colonia y dejó una enseñanza: Ni amo viejo ni amo nuevo, ningún amo. Esa revolución que quedó inconclusa. Una oligarquía castrada se adueñó del poder y sometió el país, y en nuevas condiciones lo sigue sometiendo, a una nueva dependencia y a la lacra del latifundio. El camino que nos enseñaron es acabar con ese Estado oligárquico-imperialista y atreverse a construir uno nuevo, de los trabajadores, los campesinos y el pueblo.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales