20 Jul. 2017 | 21:35
20 Jul. 2017 | 21:35
Opinión / La Hora Política

Derrotar el filtro de las PASO

  •   |  
  • El gobierno de Cambiemos levanta los fantasmas del pasado para polarizar las elecciones a su favor.

    Jóvenes del Movimiento Nacional #NiUnPibeMenosPorLaDroga en la jornada del último viernes en Capital Federal.
    Jóvenes del Movimiento Nacional #NiUnPibeMenosPorLaDroga en la jornada del último viernes en Capital Federal.

    Con Macri crece el hambre

    Está en pleno curso la campaña electoral hacia el filtro de las PASO heredadas del kirchnerismo, que el gobierno macrista mantiene con el mismo objetivo original: eliminar de la contienda a las fuerzas o agrupamientos populares, para después obligar a “elegir” entre las opciones que queden para octubre.

    Pero más allá de las intenciones del gobierno, la abrupta alza del dólar de las últimas semanas y sus potenciales efectos en la inflación dominaron el escenario. Lo que fue acentuado por el propio gobierno al aumentar la nafta un 7,2% y un 6% el gasoil.

    El gobierno del PRO y sus socios de Cambiemos trata por todos los medios de sacar del debate público las crecientes penurias económicas que por su política afrontan la mayoría de los argentinos. Hasta ha comenzado a hablar de la inseguridad y del narcotráfico, pero sobre todo trata de mantener la polarización con “el pasado” como si no hubiera otro futuro que el que ellos representan.

    Un “futuro” que condena a seis de cada diez chicas y chicos de hasta 17 años a una situación de pobreza estructural, como reveló un reciente informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia que realiza la Universidad Católica Argentina (UCA). Un “futuro” que es continuidad de un presente donde campean los cierres de fábricas, las suspensiones y los despidos como los producidos en Pepsico, Pepsi Trelew, supermercados Disco, en los grupos 23 y Crónica en prensa, sólo por nombrar los de los últimos días. Un presente en el que se siente con crudeza el enorme robo a los asalariados que se hace con la inflación y el “impuesto a las ganancias”.

    Buscan reponer el pasado

    La semana pasada, el fiscal Carlos Stornelli, de múltiples lazos con el macrismo, solicitó el desafuero para Julio de Vido. Es por el destino desconocido de $400 millones dispuestos por el entonces ministro de Planificación para reconstruir el tren turístico del Yacimiento Carbonífero de Río Turbio (YCRT). Una obra que, como otras, jamás se concretó.

    La novedad repondría en la escena el pasado kirchnerista. El propio Macri se ocupó inmediatamente de echarle nafta a ese fuego. Abogó por discutir los fueros de De Vido para terminar con la impunidad. El caso De Vido le permitía convertir a la campaña en una disputa sólo de dos. Macri contra Cristina. Y viceversa. Pero no tuvo en cuenta otros actores que apuntan a quebrar esa promovida polarización. Los precandidatos del frente electoral 1País, encabezados por los diputados Sergio Massa y Margarita Stolbizer, anunciaron la renuncia a sus fueros, provocando una grieta entre los dirigentes de Cambiemos.

    Por su parte Cristina Fernández, sin emitir opinión sobre el caso De Vido, se ocupaba de frenar una protesta gremial anunciada para seis días antes de las elecciones primarias, que podía resultar un duro golpe para el Gobierno. Luego de una reunión con Sergio Palazzo (Bancarios), Horacio Ghillini (Docentes privados) y Héctor Amichetti (Gráficos), quienes habían llamado a una “Marcha por el trabajo y la justicia social” el 7 de agosto en la Iglesia de San Cayetano, la precandidata del Frente Ciudadano difundió por las redes sociales un comunicado en el que relata su encuentro con los gremialistas. Allí escribió: "Sé que lxs trabajadorxs (¡sic!) tienen más que sobradas razones para reclamar, pero también sé que en lugar de llamar a una movilización el 7 de agosto, lo que debemos hacer es convocar a una gran votación el 13 de agosto".

    Se ve que la ex Presidenta, en el mismo juego de Macri de convertir la campaña electoral en una disputa solo entre dos, también busca dividir a los que están en la lucha contra la política macrista, a la que dice oponerse, contraponiendo esa lucha a las elecciones.

    Macri, en su reciente paso por la Cumbre del G20, nos dejó otra de sus notables muestras de cipayismo, justamente el 9 de Julio. Desde la Fragata Libertad, en Hamburgo, Alemania, volvió sobre su idea de la “independencia” “es que nuestro futuro depende de nosotros… y que entendamos que aislados no llegamos a ningún lado”, dijo Mauricio al día siguiente de cumplir su papel de gerente de las clases dominantes, firmando al pie de lo que dictaban los jefes de las principales potencias imperialistas en la Cumbre.

    Apostar al futuro

    Es cierto que la campaña electoral tiñe toda la política hasta las PASO, y así es probable que ocurra hasta octubre, pero lo peor que puede pasarle a los sectores populares, patrióticos y democráticos es abandonar sus reclamos y que la unidad en la lucha por esos reclamos sea relegada o excluida de la contienda electoral. Por el contrario, es imprescindible que esos reclamos y esa lucha sean parte de la campaña electoral, para que la misma golpee centralmente a quien es hoy el principal responsable de la política de hambre, entrega y represión: el gobierno de Macri.

    Un ejemplo de ello nos lo vienen dando los compañeros de la Corriente Clasista y Combativa y otras organizaciones sociales que, aun integrando frentes electorales diferentes, siguen ganando las calles en unidad de acción por sus reclamos, programando movilizaciones como la propuesta para el próximo 20 de julio. También los jóvenes del Movimiento Nacional #NiUnPibeMenosPorLaDroga que junto a la CCC y otras organizaciones sociales vienen realizando jornadas en todo el país. Lo que se volvió a repetir la semana pasada, cuando más de 1.500 jóvenes se movilizaron por las calles de la Ciudad de Buenos Aires con la consigna “Educación, deporte, cultura y trabajo para los jóvenes”. Derechos fundamentales para darle pelea al problema del consumo de drogas, que crece a la par del ajuste que viene llevando el gobierno de Macri hace más de un año y medio.

    Por eso es fundamental que desde el PTP y el PCR continuemos impulsando la unidad en la lucha social y política por torcerle el brazo a la política macrista. Participamos activamente en los diferentes frentes electorales que se han logrado constituir en las distintas provincias, para lograr que los mismos superen las trabas de las PASO y estar así en mejores condiciones para las elecciones de octubre, ayudando a que avancen las fuerzas populares, patrióticas y democráticas en las mismas. Solo así se podrá derrotar a la polarización que quieren imponernos con el actual sistema electoral, sin volver atrás: para avanzar en el camino de la revolución necesaria para acabar para siempre con el poder oligárquico imperialista, basado en el latifundio y la dependencia.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales