11 Dec. 2017 | 23:48
11 Dec. 2017 | 23:48
Opinión / La Hora Política

Todos contra el hambre

  •   |  
  • En la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, marchamos desde San Cayetano a Plaza de Mayo, con la CCC, CTEP, Barrios de Pie y organizaciones sociales y juveniles, contra la política macrista de hambre, desocupación, entrega y represión. El lunes 7 de agosto nos movilizamos en todo el país. La semana política por Ricardo Fierro.

    Postal de la cabecera de la marcha de agosto de 2016, de San Cayetano a Plaza de Mayo.
    Postal de la cabecera de la marcha de agosto de 2016, de San Cayetano a Plaza de Mayo.

    De eso no se habla

    Mauricio Macri Blanco Villegas no ocultó el orgullo que sentía al hablar a sus amigos oligarcas terratenientes de la Sociedad Rural y jefes de las cerealeras y otros monopolios imperialistas. A todos les había regalado la trepada del dólar. Ellos compraron a los chacareros y acapararon antes de la suba, sabiendo que venía el regalo.

    Ese aumento del dólar lo va a pagar todo el pueblo con la suba de los precios y las tarifas. Esa es la política de Macri: agravar la dependencia y el latifundio oligárquico a costa del hambre y la pobreza del pueblo.

    Macri se juega a “ganar” las elecciones para imponer las reformas laboral, previsional e impositiva que le asegure a los monopolios imperialistas y terratenientes, asociados a los grandes grupos económicos como el de Macri, las máximas ganancias y rentas.

    De eso no habla ninguno de los candidatos promocionados por el sistema. No hablan de la reforma agraria y la reforma urbana para que la tierra sea para trabajar y vivir. Tampoco de nacionalizar la exportación de granos. Ni de romper los contratos con las petroleras y energéticas que provocaron la crisis, a las que Macri engorda con los tarifazos.

    Los candidatos que sí hablan de esas cuestiones de fondo, como los del PTP y de los frentes que integra, son ninguneados.

    Plan reaccionario y represivo

    La dependencia, el latifundio y el Estado oligárquico imperialista y mafioso que sostiene esas lacras, son la traba que hay que barrer revolucionariamente para resolver, a fondo, pan, trabajo, techo, salud, educación, tierra, la emergencia de las mujeres y los jóvenes, el control mafioso del territorio, y un desarrollo armónico de la economía nacional.

    El macrismo apuesta a fortalecerse para profundizar esas lacras. No oculta sus planes.

    Reforma laboral, como en Brasil, recortando salarios, liquidando los convenios colectivos por rama, y libertad para despidos y cierres de fábricas. Flexibilizar y precarizar el trabajo.

    Reforma previsional. El FMI y la OCDE, centrales imperialistas de la usura y el comercio, exigen la suba de la edad para jubilarse entre 3 y 5 años. Y el gobierno prepara un plan para liquidar el monotributo y sumarlo a los autónomos, aumentándolo enormemente. Y van a seguir precarizando el PAMI.

    Reforma tributaria. Ya trascendió que quieren reemplazar el impuesto a los ingresos brutos por un aumento del IVA (que todos pagamos al comprar algo), hoy del 21 al 23%, llevándolo al 25%. En vez de segmentar los impuestos para beneficiar a campesinos y chacareros, van a avanzar con la reducción de las retenciones que engorde los bolsillos de los terratenientes y cerealeras.

    Precarización de la salud y la educación públicas. Hospitales básicos y escuelas de oficios para ciudadanos “de segunda”. Y salud y educación privada para los de “primera”.

    Obras públicas por empresas imperialistas para abaratar la exportación de productos primarios y la importación de productos industriales. Entrega de los recursos nacionales al capital imperialista. En los dos casos, con amigos del gobierno asociados en esos negocios.

    Como ese plan no cierra sin represión, Macri va a terminar de liquidar la Defensa Nacional, sumando a las Fuerzas Armadas a la represión.

    ¿Cómo avanzar, sin retroceder?

    Macri y sus ministros acumulan más de 40 causas por corrupción y se disfrazan de “héroes anticorrupción” destapando los delitos del gobierno anterior. Macri quiere sacar al pueblo de las calles, como intentó reprimiendo brutalmente a los trabajadores de PepsiCO, y trata de imponer la impunidad de los genocidas, como lo hizo con el 2 x 1.

    Cristina Kirchner pretende ser la jefa de la oposición a este gobierno, y frena las luchas. Hay 18 provincias con inundaciones brutales: ¿los inundados tienen que esperar al 2019, que vuelva ella? Si ella no hizo nada frente a las inundaciones durante su gobierno. ¿Los que comen una vez al día tienen que esperar? Si ella dejó un país con muchos que malcomían así. Esperar, dar tregua, es un camino de derrota.

    ¿Cómo se conquistó la Ley de Emergencia Social? En las calles, con la unidad de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, peleando la unidad para la lucha con el movimiento obrero y popular.

    ¿Cómo se derrotó el 2 x 1? Saliendo masivamente a las calles, en todo el país, forzando la derrota de Macri y los macristas de la Corte Suprema y obligando al Congreso a sacar una ley en 48 horas.

    El 7 todos de San Cayetano a Plaza de Mayo

    El gobierno está subejecutando la Emergencia Social y pretende congelarla después de las elecciones. Se niega a declarar la emergencia alimentaria, en un país que produce alimentos para 400 millones de personas, son millones los que apenas comen una vez al día.

    Se endurece el Plan de lucha que se decidió en el Congreso de Delegados de la CCC, la CTEP, Barrios de Pie y demás organizaciones sociales y juveniles. Arrancó con las ollas del 20, siguió con la jornada del 27/7, y se trabaja activamente, en todo el país, para las marchas, el 7 de agosto, y en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, desde San Cayetano, en Liniers, al acto en la Plaza de Mayo.

    La lucha para que en cada mesa haya leche, pan, carne y dignidad, es de todo el pueblo. El esfuerzo de movilización de los trabajadores desocupados, precarizados y jubilados es un ejemplo y muestra el camino.

    Tienen razón los delegados que en el plenario de la CGT les reclamaron a los dirigentes un plan de lucha con paro nacional ya. Darle tiempo al gobierno a que avance con los planes de ajuste y sus reformas antiobreras es un camino de derrota.

    Un voto para fortalecer la lucha y abrir el camino a la Patria Nueva

    El gobierno usa todo el aparato del Estado para imponerse en las elecciones. Ya empezaron a saltar mugres, como las de Santiago del Estero, con 3.000 cambios de domicilio truchos. Usan las PASO como filtro para las fuerzas populares.

    Los partidos del sistema gastan fortunas en sus campañas, y los multimedios del sistema son funcionales a esas campañas.

    El PTP y los frentes en los que participa, y el PCR, con el esfuerzo enorme de miles de luchadores, pelean voto por voto para romper las trampas y el ninguneo.

    Pelean cada voto para fortalecer la lucha obrera, campesina, originaria, de las mujeres y los jóvenes, y los demás sectores populares.

    Pelean cada voto para que en las fábricas y en cada lugar de trabajo, en los barrios con sus trabajadores precarizados, desocupados y jubilados, se discuta y se reclame un plan de lucha con un paro nacional activo y multisectorial que le tuerza el brazo al ajuste, la entrega y la represión macrista.

    Pelean cada voto para fortalecer una fuerza popular, patriótica y democrática, en todo el país, que antes y después de las elecciones, trabaje para la acumulación de fuerzas necesaria para derrotar a esta política de dependencia y latifundio oligárquico, y barrer con el Estado oligárquico imperialista y mafioso que oprime al pueblo y la nación. Para construir un nuevo Estado y una Patria Nueva, en manos de los trabajadores, los campesinos, los originarios, las mujeres, la juventud y demás sectores populares.

    Nada es imposible si muchos de deciden a conquistarlo.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales