19 Nov. 2017 | 14:48
19 Nov. 2017 | 14:48
Opinión / La Hora Política

Brotes de rebeldía contra el ajuste

  •   |  
  • El gobierno de Macri pretende imponer más flexibilización laboral, robo a los jubilados y tarifazos. Crece la bronca por en fábricas y gremios. Reuniones de delegados, CGT regionales, ATE, las CTA, la Corriente Federal, la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, reclaman unidad para la lucha. La semana política por Ricardo Fierro.

    El Encuentro de Delegados marcó el camino

    El plan de lucha que vienen realizando los obreros del Astillero Río Santiago en defensa de su fuente de trabajo y de la industria naval nacional, ha dado un paso extraordinario, con su iniciativa de realizar un encuentro regional de delegados.

    Ese Encuentro Regional de Delegados, tomado en sus manos por ATE Ensenada, se concretó el jueves 9, con 600 compañeros de 60 gremios de la CTA, la CGT y municipales, y la participación de la CCC.

    El Encuentro fijó posición sobre la cuestión fundamental que está en debate hoy en el país: “El objetivo central es la defensa del trabajo en la región ante la dura situación económica y los planes de reforma laboral gubernamentales”. Discutió y aprobó un programa de reclamos económicos, sociales y políticos, que es histórico. Aprobó una movilización a la Casa de Gobierno bonaerense y reclamó a las centrales de trabajadores un paro nacional. El Encuentro de Delegados marcó un camino.

    ¡No a la reforma laboral!

    Las comisiones internas de Acindar, Tenaris, laminados industriales, de Villa Constitución repudiaron la totalidad del proyecto de reforma laboral y están discutiendo las medidas a tomar.

    En Casilda se reunió la intersindical que integran Amsafé, la UOM, ATE, Municipales, la Carne, Luz y Fuerza, la Bancaria, Camioneros y Peajes. Convocaron a un plenario abierto de delegados contra la reforma laboral. Y se marcha a una a reunión con los gremios de Firmat.

    Las regionales de la CGT de Córdoba, Río Cuarto, Villa María, Bell Ville, San Francisco, Punilla y Cruz del Eje, la Mesa de Unidad Sindical Río Tercero y la CGT Regional Oeste (Merlo, Moreno y Marcos Paz) de Buenos Aires, con la consigna “hacia los 100 plenarios”, denunciaron que “la reforma laboral impulsada por el gobierno es una verdadera declaración de guerra contra los trabajadores”. Se volverán a reunir el 30 de noviembre. En el mismo sentido se pronunció la CGT de San Pedro y Baradero.

    ATE nacional convocó a una jornada nacional de lucha, contra las políticas de ajuste del gobierno, para los primeros días de diciembre, coordinando con las organizaciones sindicales y sociales. La Conadu (H) también comenzó a movilizarse. Las CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores propusieron a la CGT y al movimiento obrero: “coordinar un plan de acción contra la reforma laboral”.

    La Corriente Federal de Trabajadores que lidera el bancario Sergio Palazzo, denunció que la reforma laboral, previsional y tributaria de Macri: “es un ajuste permanente”. Pidió que se reanude el Comité Central Confederal de la CGT, para “definir reclamos, ratificar la vigencia de los derechos laborales y previsionales, proteger la producción nacional y el trabajo e impulsar un plan de lucha que nunca debió ser postergado”.

    En un acto de homenaje a Rucci, en la CGT, el dirigente camionero Pablo Moyano afirmó que “nos van a tener que cortar las manos para firmar esta ley de reforma para cagar a los trabajadores”.

    Pulseadas y presiones por el plan Macri

    La disputa, entre los de arriba, por estar entre los beneficiados por el plan, es feroz.

    El gobierno presiona, chantajea, amenaza y negocia, para imponer su plan. Es decir, el plan que le llevaron los jefes de monopolios imperialistas y grandes terratenientes en el Coloquio de IDEA, una semana antes de las elecciones. A los oligarcas le entregó el Ministerio de Agroindustria: puso al presidente de la Sociedad Rural, Etchevehere.

    El FMI le reclamó a Macri “acelerar las reformas”; presiona para el aumento de la edad de jubilación. Y para bajar el porcentaje de los salarios que se toma como base para las jubilaciones.

    Los usureros maltrataron a Macri en su reciente viaje a Estados Unidos: le pusieron de vocero al HSBC (un banco chino-inglés) que le reclamó “garantías de que las reformas no serán cambiadas por el próximo gobierno”. Lo premiaron con la misma condecoración que le dieron a Menem en los 90, por algo será…

    El plan de Macri es un robo a jubilaciones, pensiones y asignaciones por hijo de entre $120.000 y $140.000 millones. La Anses perderá el 20% de impuestos que le corresponden. Reducen las llamadas contribuciones patronales (que son parte del salario), es un robo a los trabajadores de $40.500 millones el año que viene, y ese robo aumenta hasta llegar en 5 años a $208.000 millones: un regalo a las patronales.

    ¿Cuánto le robarán los monopolios, los latifundistas y el Estado a los trabajadores por la pérdida de sus conquistas históricas? ¿Un billón de pesos?

    La disputa por arriba incluye al gobierno. El gobernador mendocino de Cambiemos, tuvo que salir a cruzarse con el proyecto de aumento de los impuestos al vino y el champagne, y otros se cruzaron por la cerveza.

    Un camino para la contraofensiva

    La ofensiva del gobierno, los monopolios imperialistas y la oligarquía terrateniente, contra los trabajadores, los campesinos y el pueblo sacude al país.

    El mismo día en que un Macri ganador y prepotente anunció su plan “de 20 años” en el CCK, la CCC, la CTEP y Barrios de Pie estuvieron en las calles, plantándose. Ahora los Cayetanos marchan a un plan de lucha que arranca con jornadas el 15 y el 22 de este mes.

    Ahora, mostraron el camino los trabajadores del Astillero Río Santiago (ARS), la reunión de los jóvenes de esa fábrica con las juventudes sindicales de los gremios de la zona, coronando con el histórico Encuentro Regional de Delegados.

    Otros sectores avanzaron con la reunión de CGT regionales en Córdoba, los pronunciamientos de gremios como ATE y Camioneros, las CTA, multisectoriales y coordinaciones gremiales.

    Desde abajo, el movimiento obrero comenzó a ponerse de pie, para su contraofensiva.

    La gran tarea de la hora, para los clasistas y los comunistas revolucionarios, es encabezar las luchas en cada gran empresa, para seguir el camino de los trabajadores del ARS, uniendo a los trabajadores de la zona con sus cuerpos de delegados, comisiones internas y direcciones combativas. Recoger el programa del Encuentro de La Plata, Berisso y Ensenada, y sumando sus reclamos. Decidir medidas de lucha y reclamando paro nacional activo y multisectorial.

    Y discutir ese camino en cada zona agraria, en las organizaciones de mujeres y la juventud, y demás sectores populares, para la confluencia multisectorial en la lucha.

    Macri quiere manejar el gobierno y también ponerle la cabeza de la oposición: el derrotado gobernador Schiaretti, un hombre que le debe muchos favores a Franco Macri y a la FIAT.

    Frente a la ofensiva macrista, el PTP y el PCR trabajan para impulsar un amplio frente político popular y nacional, que trabaje activamente para la unidad en la lucha contra el plan de ajuste, entrega y represión. Que recoja los reclamos de las emergencias y las necesidades del pueblo que están en las calles. Y que tenga como objetivo acumular fuerzas para una salida que acabe con la dependencia, el latifundio y el poder que lo sostiene. Para que los trabajadores, los campesinos, los originarios, las mujeres, los jóvenes y demás sectores populares, sean los dueños de un nuevo poder.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales