19 Feb. 2018 | 17:03
19 Feb. 2018 | 17:03
Opinión / La Hora Política

Macri sigue de remate

  •   |  
  • El gobierno nacional avanza con las medidas antipopulares a decretazo limpio y tratar de cubrir los chanchullos de su ministro de Trabajo, mientras el presidente sale de gira para seguir vendiendo nuestras riquezas. La semana política por Ricardo Fierro.

    Tablero revuelto

    El cimbronazo de las luchas de diciembre, de los trabajadores, los campesinos, las mujeres, los jóvenes y demás sectores populares, sacudió el escenario político, sindical y social y sigue provocando realineamientos.

    Los jerarcas colaboracionistas, quedaron aislados y salieron a apoyar el proyecto macrista de aprobar la reforma laboral “por etapas”. El modelo es el ministro Triaca, con una empleada en negro a la que insulta, no le aumenta el salario y le da un puesto en la intervención al SOMU.

    En Mar del Plata, los sectores de Moyano, Barrionuevo y la Corriente Federal, acordaron un documento por la derogación de la ley previsional, paritarias sin topes, rechazo a la reforma laboral y al decreto de Macri que permite el embargo de los salarios, entre otros ajustes, y resolvió “apoyar y acompañar activamente a las organizaciones que se declaren en conflicto”.

    Por otra parte, surgieron contradicciones entre el gobierno y gobernadores que pactaron la ley previsional y las leyes impositivas, lo que forzó a Macri a tratar de imponer por decreto la modificación de leyes que van desde al embargo de los sueldos hasta negociados con los fondos de los jubilados en la ANSES.

    Frente al macaneo macrista del 15% en la inflación del 2017, el gobierno avanza con los tarifazos que van del 60 al 120%, y más; mientras usa ese 15% como “techo” salarial en paritarias y rechaza las “cláusulas gatillo” que se venían firmando para cuando la carestía le gane la carrera a los salarios. Además, por un decretazo, Macri anuló la paritaria nacional docente, en una nueva provocación a los maestros.

    Macri y su gira de remate

    Cacheteado por el pueblo argentino, Macri inició una gira por Rusia (reunión con Putin y empresarios), Suiza (al Foro de Davos) y Francia (reunión con Macron y empresarios). Lo que él llama: “La inserción inteligente de la Argentina en el Mundo”, quiere decir: entregar las riquezas nacionales a los capitales imperialistas. Escoltan el remate los gobernadores Bordet (Entre Ríos) y Passalacqua (Misiones). Van por el remate de la tierra, las riquezas mineras, y el gas y el petróleo de Vaca Muerta.

    En junio del 2016, Macri cambió por decreto la ley de tierras, facilitando su entrega a grupos imperialistas. La ley dice que si el 25% de un lote es de propiedad de un extranjero, todo el lote es considerado extranjero. Ahora, por el decreto de Macri, solo cuando un capital foráneo sea propietario del 51% o más, se considera extranjero ese lote. Y alentó a las provincias a ampliar el tamaño de los lotes a extranjerizar.

    Ahora, Macri trabaja para “flexibilizar” la ley de glaciares, negociando con los gobiernos de Mendoza, San Juan y Catamarca, para habilitar 21 proyectos de megamineras imperialistas (y otros 23 que están en puerta), que van a contaminar los hielos andinos y patagónicos que abastecen los ríos y las napas que proveen de agua dulce al país. También avanza contra la ley de bosques con el mismo objetivo entreguista.

    El entreguismo es tan alevoso, que el gobierno va a firmar un acuerdo sobre seguridad digital con el presidente ruso Putin, cuando es público que los servicios rusos son hoy los más grandes piratas de Internet: pone al zorro a custodiar el gallinero.

    Un mafioso no puede limpiar a las mafias

    En otra muestra de lo que es el macrismo, Nicolás Massot, jefe del bloque de diputados del PRO, propuso “llamar a la reconciliación” del pueblo con los genocidas de la dictadura: un pichón de fascista. Lo hizo mientras el genocida Etchecolatz mostraba cómo es el relajo de la prisión domiciliaria a los genocidas: dijo no sentirse bien y se fue de ver a un médico.

    Macri hizo negocios con altos jefes de la dictadura genocida, pasó a “prisión domiciliaria” a tipos como Etchecolatz, e intentó aplicarles el 2x1 en camino a la amnistía. Nadie puede tomar en serio que quiere limpiar la corrupción sindical.

    El núcleo central de la corrupción sindical está en la asociación de los colaboracionistas con el gobierno de Macri (“gordos” e “independientes”), los monopolios y el Estado (hoy en lo fundamental en manos del macrismo y sus socios). Si hay un dirigente sindical que recibió una coima, hay también un empresario que la pagó, y un funcionario que también recibió lo suyo por hacer la vista gorda.

    El gobierno está usando algunos casos emblemáticos para chantajear a sectores que resisten a sus planes. Si se abriera en serio el “paquete” de la corrupción, las cárceles se poblarían con muchos de los altos funcionarios de este gobierno, tanto por sus funciones de ejecutivos de monopolios y dueños de latifundios, como por más de dos años de hacer la vista gorda. 

    No son estos empresarios que nos gobiernan los que van a “limpiar” a las organizaciones sindicales: esos son la base de la corrupción. Son los trabajadores, con sus cuerpos de delegados, sus comisiones internas y sus asambleas, con la democracia directa, los únicos que pueden limpiar a sus organizaciones y ya lo están haciendo en no pocos lugares. Esto es lo que Macri quiere liquidar: los cuerpos de delegados, las comisiones internas, las asambleas, para que reinen los colaboracionistas con su gobierno. No lo va a lograr.

    Un paro nacional activo y multisectorial

    Hay numerosas luchas en curso contra los despidos en fábricas y reparticiones estatales, cierres de fábricas y otros reclamos, como Fanazul y otras de Fabricaciones Militares, Molinos, Clorox, trabajadores municipales, provinciales y nacionales, etc. Los gremios docentes han repudiado la decisión del gobierno de liquidar la paritaria nacional. Y se van abriendo las negociaciones en las paritarias.

    La CCC marcha a un gran plenario nacional de desocupados y precarizados, en Salta, donde van a decidir su orientación y sus propuestas para la lucha. Vienen, junto con la CTEP y Barrios de Pie, de acompañar al Papa Francisco en su reciente viaje a Chile.

    Siguen en las provincias las luchas de los campesinos y originarios. También las luchas contra la violencia a las mujeres, en marcha hacia el paro y las movilizaciones del 8/3.

    Encabezar las luchas y trabajar para la unidad en un paro nacional activo y multisectorial, contra el ajuste, la entrega y la represión macrista, sigue siendo la gran tarea.

    En medio de esta situación, el gobierno trata de adelantar los tiempos electorales para dividir al pueblo. Negocia con gobernadores para unificar los comicios provinciales y nacionales en una misma fecha. Por el contrario, las provincias que no gobierna tienden a desdoblar las fechas. Hay que tener en cuenta estas cuestiones, para acelerar las conquistas de la personería electoral del PTP en todo el país.

    Al calor de las luchas, siguen realizándose numerosas actividades por los 50 años del PCR. Y en ellas se dan nuevos pasos en la campaña de afiliación, con muy buenos resultados ahí donde se ofrece al partido. Fortalecer al PCR es fundamental para profundizar la contraofensiva contra la ofensiva macrista. Con el objetivo de derrotar esa ofensiva y acumular fuerzas para acabar con la dependencia, el latifundio y el Estado podrido que sostiene esas lacras.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales