15 Aug. 2018 | 05:34
15 Aug. 2018 | 05:34
Opinión / La Hora Política

De la Marcha Federal al paro nacional

  •   |  
  • Se remueven aguas profundas en la sociedad argentina. Y el pueblo, en las calles, enfrenta el ajuste, la entrega y la represión macrista. La semana política por Ricardo Fierro.

    La Marcha Federal le puso pimienta a la política nacional

    La Marcha Federal por pan, tierra, techo y trabajo, golpeó duro al gobierno, sacudió el tablero social y político. La unidad para la lucha hizo la fuerza y boceta una esperanza.

    Los llamados Cayetanos, la CCC, la CTEP y Barrios de Pie, se pusieron al hombro el reclamo que viene desde abajo, de pararle la mano a la política macrista. En esta histórica marcha federal confluyeron Camioneros, seccionales de la UOM, gremios de la Corriente Federal, los obreros en lucha del Astillero Río Santiago y Mondelez. También los mayores del MIJP-CCC, que ganaron un fallo judicial contra la retroactividad de la ley-robo y van a reclamar ante la Corte Suprema. Tuvieron el apoyo de la CGT y numerosas regionales, y de las CTA en todo el país.

    Fue otro paso más en la unidad obrero-campesina, jugaron un gran papel la FNC y otras organizaciones que se unen en la Coordinadora Nacional Agraria por la tierra. Fue destacada la participación de originarios en lucha y otras organizaciones hermanas. Hubo gran participación del movimiento de mujeres, y también de estudiantes de distintas federaciones. Tuvo la solidaridad de Pastoral Social y muchos sacerdotes, y la presencia de grandes referentes nacionales de la lucha por los Derechos Humanos como Nora Cortiñas y Pérez Esquivel, entre otros.

    La apoyaron organizaciones de las Pymes. Con la presencia y/o el apoyo de diputados, senadores, intendentes y dirigentes políticos.

    La histórica Marcha Federal se hizo sentir pese a los intentos divisionistas de Macri y otros oportunistas. Hubo actos y marchas en todo el país: fue una enorme demostración popular de rechazo a esta política de hambre, ajuste, entrega y represión. Y puso sobre el tapete la necesidad de un paro nacional activo y multisectorial.

    El aborto, Macri y el FMI

    El acuerdo de Macri y el FMI es para pagar la deuda con los bancos imperialistas. La condición es un brutal ajuste y más entrega.

    Macri creyó que podía usar el debate sobre el aborto para tapar sus medidas contra el pueblo. Fracasó. El movimiento de mujeres salió a las calles con movilizaciones gigantescas como la reciente del 3J, dispuesto a acabar con la muerte de miles de pibas pobres en los abortos clandestinos y de imponer el derecho a decidir sobre su cuerpo: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito para no morir.

    La lucha del movimiento de mujeres va unida a la lucha del pueblo contra la política macrista.

    El acuerdo con el FMI por 50.000 millones de dólares llega hasta fin del 2019. Las cuotas se harán efectivas solo con el cumplimiento del ajuste. En ese tiempo vencen 55.000 millones de dólares de deuda con bancos imperialistas: el FMI “presta” para pagar la deuda con esos bancos chupasangre.

    El ministro de Hacienda y el jefe del Banco Central dijeron que la inflación ya no preocupa. Calculan que será del 27% (o más) a fin de año. Usan la inflación para recortar salarios, jubilaciones y planes sociales. El decreto de Macri de 5% de aumento a los trabajadores privados le pone un nuevo techo a los salarios.

    Macri vetó la ley contra el tarifazo. Y el acuerdo con el FMI viene con un ajuste en las tarifas de $70.000 millones. Otra condición del FMI es el ajuste a las provincias, con el recorte de las obras públicas y otras medidas.

    ¿De qué color es la camiseta de Macri?

    El gobierno humilla a la Nación “honrando” a los colonialistas asesinos de nuestros veteranos, pretende usar al ejército para reprimir al pueblo.

    Es terrible la humillación nacional del jefe de Gabinete, Marcos Peña, en Inglaterra, “honrando” a los militares piratas responsables de la muerte de cientos de argentinos para imponernos una nueva dominación colonial en Malvinas y el Atlántico Sur. Peña y su jefe Macri son verdaderos traidores a la patria. No es raro en Peña, hombre del riñón de la familia de oligarcas terratenientes en cuyas estancias se fusilaron a los obreros de la Patagonia Rebelde. Y le han sumado, a esas estancias, la cadena de supermercados la Anónima, con la que imponen precios al pueblo patagónico del doble o el triple de lo que valen en el resto del país.

    Macri deberá tomar nota de la declaración de la Confederación de Combatientes de la República Argentina: “No podemos seguir soportando que tiñan de eufemismos la constante entrega de soberanía que significa cooperar con quienes quieren arrebatarnos lo que legítimamente le pertenece al pueblo argentino y latinoamericano”.

    Se remueven aguas profundas

    Se profundiza la lucha popular contra el macrismo. Irrumpió En Marcha, que tiene sus raíces y como protagonistas principales a los más pobres.

    El plan macrista de profundizar el ajuste, la entrega y represión, de la mano del FMI remueve aguas profundas en la política nacional. El brutal pacto del gobierno con el FMI, es la razón por la que Macri empuja violar la constitución y usar a las fuerzas armadas para la represión al pueblo.

    Ese plan choca con las profundas reservas democráticas del pueblo, forjadas al calor de la lucha contra el golpe de Estado y la dictadura; reservas que aplastaron el intento de De la Rúa de imponer el Estado de Sitio y el intento de Macri y la Corte Suprema de liberar a los genocidas con el 2×1. Choca, también, con las profundas reservas patrióticas, que vienen de la lucha por la Independencia, y se expresaron en la defensa de Malvinas frente al agresor pirata.

    Enfrenta a un pueblo que no abandona las calles, que en el 2001 volteó al gobierno de turno, impuso el no pago de la deuda fraudulenta y conquistó millones de planes sociales.

    La Marcha Federal, mostró la vocación combativa y unitaria de un pueblo que profundiza la lucha contra el macrismo. En este marco irrumpe una fuerza política nueva En Marcha, que tiene sus raíces y como protagonistas principales a los más pobres. Son hechos que abren paso a una nueva esperanza.

    Vienen grandes desafíos y grandes tormentas: impulsar y concretar el paro nacional activo y multisectorial contra el ajuste y la entrega. Encabezando las luchas y acumulando fuerzas podemos imponer el programa que el pueblo viene expresando en las calles. El objetivo es conquistar una nueva argentina que exige un gobierno nacional, popular y democrático.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales