18 Sep. 2018 | 13:03
18 Sep. 2018 | 13:03
Opinión / La Hora Política

Vamos por la segunda Independencia

  •   |  
  • Un 9 de Julio con Macri rodeado de policías y haciendo un nuevo desprecio a los héroes de Malvinas. El pueblo se volcó a las calles en todo el país. La semana política por Ricardo Fierro.

    Marcha con motivo del 9 de Julio.
    Marcha con motivo del 9 de Julio.

    ¡Qué gobierno apátrida!

    No respetó la bandera ni la declaración de la independencia: el 9 de Julio. Despreció a los veteranos de Malvinas. Y se abraza con el FMI.

    Macri, rodeado de 2.500 policías y repudiado por el pueblo tucumano, les negó el desfile del 9 de Julio, en la Capital Federal, a nuestros héroes vivos de Malvinas y la honra a los héroes de aquella gloriosa independencia. ¡Qué apátrida!

    En todo el país hubo actos, hasta en el pueblo más pequeño. En Tucumán fue en repudio a Macri y el FMI. En el de Buenos Aires participaron el Movimiento Evita, Libres del Sur y el PTP, tres fuerzas que integran el frente En marcha, unidas en una misma columna.

    En muchos actos populares es tradición el desfile de estudiantes acompañados por los veteranos de Malvinas del lugar. El argumento de Macri para no hacerlo fue que “Ahorramos $10 millones”, mientras cada día su gobierno vuelca a la especulación 100 millones de dólares ($2.800 millones). Macri tampoco fue al acto del Día de la Bandera. Donde hay pueblo ya no se atreve a ir.

    ¿Qué independencia y qué bandera va a levantar este gobierno? Ya tenemos media docena de bases militares yanquis, como las de Neuquén y Misiones y otras de la CIA y la DEA; la base china en Neuquén y se prepara otra en San Juan. Además Macri se ofrece como cantinero de la base militar inglesa en Malvinas.

    Más sufrimientos del pueblo y más entrega

    La política macrista agrava el hambre y la pobreza, y llena los bolsillos de los usureros imperialistas y locales.

    Más pibes y más familias van a los comedores sociales. Lo poquito que les llega por algún plan social o alguna changa -que cada semana es más difícil conseguir- se lo sacan el gobierno y los monopolios con los tarifazos. Los pibes que se juntan y cobran $100 la cortada del pasto, cuando alguno consigue se lo dan al más necesitado.

    Volvió el trueque. En los pueblos y ciudades se está cortando la cadena de pagos. Los chacareros y las Pymes sufren los tarifazos, la suba de los insumos, la baja de las ventas, los impuestazos y los usureros que cobran más del 100% anual. Están ahorcando a las Pymes que son en las que trabajan 7 de cada 10 laburantes. Muchas pequeñas y medianas industrias cierran o se achican: más familias empujadas a la pobreza.

    Más de 15.000 millones de dólares (son 420.000 millones de pesos) gastó el gobierno (vía Banco Central) desde abril, para engordar los bolsillos de bancos imperialistas, los monopolios cerealeros, las megamineras, las petroleras, y sus socios locales como los Macri y los funcionarios del gobierno. El dólar igual se fue a las nubes y ni siquiera saben cuándo va parar de subir.

    Esos $420.000 millones podrían haber resuelto el hambre, crear puestos de trabajo y auxiliar a la pequeña y mediana producción industrial y agraria. Y esa plata hubiera ido al mercado interno creando empleo y más producción nacional.

    El tobogán y la frazada chica

    Va quedando claro quiénes son los castigados y quiénes los que se benefician con la política macrista. Y va perdiendo respaldo político para profundizar el ajuste que exige el FMI.

    Es Macri con su política el que provoca el brutal crecimiento de los sufrimientos del pueblo, la crisis financiera, la inflación galopante y la creciente recesión en la producción. Esa política (que llena los bolsillos de la usura imperialista y sus socios locales) se agrava enormemente con el pacto con el FMI.

    Desde aquellos pactos de la oligarquía con los ingleses en la década de 1930 (la llamada década infame), no se veía un gobierno electo tan entreguista y reaccionario. Como aquella oligarquía, Macri comenzó a volcar a las Fuerzas Armadas a la represión al pueblo, violando la Constitución. Y cumple el acuerdo con Inglaterra de liquidar lo que queda de defensa nacional.

    La Marcha Federal, las movilizaciones del movimiento de mujeres, el paro nacional activo y multisectorial, y el festejo popular en todo el país de este 9 de Julio, son muestras claras del crecimiento de la oposición a esa política de ajuste, entrega, represión y pacto con el FMI.

    El gobierno se desliza por un tobogán. Se pelean los de arriba, como se ve en el PRO y Cambiemos: están a los cachetazos. El país macrista tiene una frazada chica: los imperialistas, los monopolios, los bancos y los latifundistas. Aunque todos tiran para que el pueblo pague la crisis, cada uno tironea la frazada para su lado, para mantener su tajada en un país que se achica. Y se espantan con la masividad del pueblo en las calles que no acepta pagar la crisis.

    ¿Una nueva Argentina es posible?

    Sí. Derrotando la política macrista en las calles y en las urnas. Forjando una fuerza capaz de conquistar la nueva Argentina que nos merecemos.

    Para conquistar una nueva Argentina hay que dar vuelta la tortilla. Poner arriba las emergencias que vive el pueblo. Hambre: alimentos para todos los argentinos. Salud: ni una menos por los abortos clandestinos, ni un pibe menos por la droga, y remedios y atención pública para todos. Techo: ninguna familia durmiendo en la calle y tarifas al alcance de cada bolsillo. Educación pública y gratuita para todos. Tierra: un millón de terrenos, de quintas y de chacras para que vivan y trabajen los campesinos y originarios. Trabajo: reabriendo las pequeñas y medianas industrias cerradas, poniendo la tierra en manos de los que quieran trabajarla, rebaja impositiva y créditos de promoción a las Pymes y demás sectores productivos nacionales.

    Recuperar la soberanía nacional. Defensa del peso. Uso de todos los recursos para acabar con la emergencia social y productiva. Investigar y decomisar los fondos de los funcionarios y grupos enriquecidos con la especulación. Investigar la deuda externa pagando la legítima, y desconociendo la fraudulenta y usuraria. Nacionalizar el comercio exterior y la banca; también el petróleo y la minería, por no cumplir los contratos y el envenenamiento que provocan los monopolios imperialistas. Etc.

    Esta nueva Argentina es posible, derrotando la política macrista en las calles y en las urnas. Fortaleciendo En marcha, con raíces en cada localidad y provincia, y ampliándolo. Conquistando las personerías del PTP en todo el país. Y llevando a las masas la colecta en el 50 aniversario del PCR. Así nos preparamos para las tormentas sociales y políticas que se avecinan.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales