17 Nov. 2018 | 02:10
17 Nov. 2018 | 02:10
Opinión / La Hora Política

Un gran triunfo político de la marea verde

  •   |  
  • Avanzan las luchas de los sectores populares, nacionales y democráticos en todo el país. Macri sigue maniobrando para imponer su política proimperialista. A pesar de la derrota en la votación, la marea verde golpeó al macrismo y sacudió el escenario político. La semana política por Ricardo Fierro.

    La marea verde sacudió al país

    La gigantesca movilización de mujeres conquistó un gran triunfo político: plantó bandera frente a la hipocresía del macrismo, que con Micheti y Pinedo a la cabeza maniobró en el Senado para que se impusiera el No.

    La marea verde removió aguas profundas imponiendo en la agenda política sus sufrimientos. Lo hizo en medio de grandes luchas contra un gobierno que le abrió las puertas al FMI, profundizando el ajuste, la entrega de la soberanía y la represión.

    El martes 7, con los Cayetanos a la cabeza, los más pobres de las ciudades acompañados por los más pobres del campo, se movilizaron en la mayoría de las provincias. En Buenos Aires se realizó una masiva marcha desde Liniers que culminó en un gran acto en Plaza de Mayo. Los apoyaron la CGT, la CTA, y numerosas organizaciones sociales y políticas. Fracasaron los intentos macristas de dividirlos.

    El miércoles 8, una gigantesca marea de pañuelos verdes inundó el país, soportando la lluvia y el frío en la vigila; rodeó el Congreso por la aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, hartas de las muertes que provocan los abortos clandestinos, sobre todo en las más pobres. Una marea que se fue gestando en los 32 Encuentros Nacionales de Mujeres, las plazas de los 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, los 25 de Noviembre contra la violencia que sufren, y en los Ni Una Menos contra los femicidios. Fue apoyada por movilizaciones en decenas de países.

    Esa marea se fortaleció en las charlas de barrios y familias donde muchas, a favor o en contra del aborto, se atrevieron a hablar de sus abortos clandestinos; y miles de jóvenes se sumaron al reclamo por educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal, seguro y gratuito para no morir.

    Grandes luchas recorren la Argentina como los trabajadores del Astillero Río Santiago, portuarios, docentes, estatales, campesinos y originarios, jóvenes y tantos otros sectores populares.


    Dos caminos frente a la crisis y la corrupción

    Plata hay, y mucha. Con Macri y su acuerdo con el FMI, la crisis la paga el pueblo. Hay que hacérsela pagar a los que la juntaron y la juntan con pala.

    El jefe de Gabinete, Peña, declaró: “Hay que evitar una gran crisis económica” ¿En qué país vive? El pueblo ya sufre la crisis: inflación galopante, el dólar sube sin parar, tarifazos, hambre, pobreza, cierran Pymes y comercios, crecen las suspensiones y despidos, la industria en recesión, se paralizan las obras públicas. La deuda estatal es impagable: al cierre de este hoy vencen más de $500.000 millones de las Lebacs, cayó el valor de otros bonos de deuda y el lunes 13 llegó la delegación del FMI a controlar el cumplimiento de los acuerdos con Macri.

    Hay dos caminos. Uno es el de Macri y su acuerdo con el FMI: más ajuste y más entrega, a cambio de endeudarse más para pagar la deuda con los bancos y fondos buitres y no buitres, descargando la crisis sobre el pueblo. El otro camino es romper el acuerdo con el FMI, investigar todos los negociados con los que se engordó la deuda pública, suspendiendo el pago hasta comprobar cuál es la deuda legítima y cuál es la fraudulenta, usuraria y odiosa. Y destinar los fondos del Estado para resolver la emergencia social y reactivar la producción, con centro en el mercado interno parando las importaciones que matan a la industria nacional.

    En ese contexto Macri monta un circo con los cuadernos y la corrupción del gobierno anterior para confundir al pueblo y ocultar su propia corrupción y los resultados que causa su política en el pueblo argentino. Hay que ir a fondo contra toda la corrupción. La que destapan los “cuadernos Gloria”, la del Lava Jato y Odebrecht, y la corrupción macrista del blanqueo, la fuga de capitales a los paraísos fiscales, la timba financiera de bancos, cerealeras, megamineras, el robo de las beneficiadas por los tarifazos, la compra de barcos a Francia e Israel al doble del precio al que puede fabricarlos el ARS. Y decomisar todos los bienes mal habidos.

    Macri: Débil con los de arriba, duro con el pueblo

    Las aguas profundas revueltas por las grandes luchas y la marea verde removieron el escenario político transversalmente.

    En medio de innumerables luchas, de la Marcha Federal, el paro nacional, la movilización de los pobres del campo, la marcha de los Cayetanos de Liniers a Plaza de Mayo y la marea verde de las mujeres, se agravó la fragilidad del gobierno macrista, y va dejando en evidencia la crisis social y económica a la que nos llevó su política. Un gobierno dócil ante el FMI, sujeto al chantaje imperialista y a los cimbronazos de la creciente disputa de la Argentina por esas potencias imperialistas. Un gobierno reaccionario y autoritario, dispuesto a multiplicar las fuerzas represivas sumando a las Fuerzas Armadas.

    Las aguas profundas revueltas por la marea popular han removido el escenario político transversalmente. El No del Senado a la ley de IVE agravó las grietas en las cúpulas del PRO, la UCR y la Coalición Cívica que aportaron la mayor cantidad de votos para ese rechazo.

    Quedó atrás la soberbia de Macri cuando anunció su plan de 20 años. Las luchas crecieron sin pausa, junto con la bronca contra el hambre y el ajuste macrista. El “yo no lo voté para que hiciera esto”, se multiplicó con el masivo rechazo al pacto macrista con el FMI.

    Las aguas profundas removidas por la lucha popular confrontan con el macrismo.

    Tener en claro que es necesario dirigir el golpe principal a la política de ajuste, entrega y represión de Macri, que esa es la línea divisoria, permite seguir el debate entre las masas con aquellos que desde concepciones religiosas, culturales, ideológicas dan la espalda a la lucha contra la clandestinidad del aborto.


    En Marcha con una gran campaña contra Macri y su pacto con el FMI

    Derrotar a la política de hambre, entrega y represión macrista, para conquistar otra política al servicio de los trabajadores y el pueblo, de la producción y el comercio nacional, y para esa política es necesario otro gobierno, popular, nacional y democrático.

    La Mesa Nacional de En Marcha hizo un amplio debate sobre la situación política el 11/8. Las fuerzas que componen este nuevo frente han estado a la cabeza de las grandes luchas populares. Se analizó la fuerza de esas luchas y la diversidad de escenarios abiertos. Se valoró el exitoso encuentro en la Universidad de San Martín, fue un gran paso para recoger los reclamos populares y los grandes debates que hay hoy en las masas, para avanzar en su programa. Analizó la crisis social y económica que sacude al país con la política macrista de descargarla sobre el pueblo. Se abordó la corrupción con la que funciona la política antes y ahora. Y se acordó realizar una gran campaña de masas contra el acuerdo de Macri con el FMI, instalando su presencia, y abierta a la participación de otras fuerzas.

    El PTP, integrante de En Marcha, une la lucha por sus personerías a la campaña contra el acuerdo hambreador y entreguista de Macri con el FMI. El PCR será motor de esa campaña, encabezando las luchas, preparándose y trabajando para preparar a los trabajadores, los campesinos, los originarios, las mujeres y los jóvenes para derrotar a la política macrista, y para conquistar otra política, con otro gobierno, popular, nacional y democrático.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales