21 Sep. 2018 | 23:50
21 Sep. 2018 | 23:50
Opinión / La Hora Política

Macri: ¡Basta de hambre!

  •   |  
  • La política del gobierno de sometimiento al FMI agrava todos los males de los trabajadores y el pueblo, beneficiando a los grandes banqueros, terratenientes y exportadores. Hagamos activo el paro nacional. La semana política por Ricardo Fierro.

    Macri reafirmó el ajuste y la entrega abrazado al FMI

    El pueblo en las calles enfrenta esa política que llevó al país a la crisis social, financiera y económica, y ahora, también política.

    El auge de la lucha de masas en las calles contra el ajuste y la entrega pactados por Macri y el FMI, y el agravamiento de las crisis social, financiera y económica, detonaron una crisis política en el gobierno macrista.

    Hubo varios días de negociaciones y fuertes presiones, para un cambio de ministros que ampliara alianzas o al menos lavara la cara del gabinete. Pero el debilitamiento del gobierno, redujo los cambios a un rearmado con las mismas figuras, con un nuevo orden jerárquico en el que las decisiones importantes son tomadas por Macri.

    El forcejeo sobre el nuevo gabinete agravó las fisuras dentro de Cambiemos. Y las presiones para cambios de figuras mostraron las disputas entre sectores del bloque dominante; disputas que tienen atrás los intereses de los distintos imperialistas que disputan la hegemonía en la Argentina y en América Latina.

    Macri dijo: “Estamos en emergencia”, “Reaccionamos rápido y pedimos ayuda al FMI”. Y en su discurso ratificó a fondo su política, ahora con más retenciones y menos ministerios. Tiró la pelota a la herencia recibida y el empeoramiento de las condiciones internacionales, y redobló la apuesta llevando al FMI un nuevo y más duro acuerdo, lo que quedó claro cuando el ministro Dujovne reconoció el documento interno del gobierno que prevé, para este año, 42% de inflación y 2,5% de caída de la producción.

    Atrás quedaron las falsas promesas de “pobreza cero con trabajo de calidad”. Cínico, reconoció que crecen y seguirán creciendo la pobreza y la desocupación, y al pueblo le reclamó “sacrificio y dolor”.


    Las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas

    Macri va de nuevo a arrodillarse ante el FMI. Redobla la apuesta con más ajuste y más entrega, agrava la dependencia y el latifundio oligárquico.

    Los bolsones de comida llegan sin leche y sin harina a familias pobres de no pocos lugares del país. Cae el consumo por el brutal aumento de los precios de los alimentos y los remedios. Macri se toca el corazón y le pide a esas familias más “sufrimiento y dolor” ¡Qué infame!

    El gobierno gasta más en el pago de intereses de la brutal deuda que tomó, que en los salarios de los trabajadores estatales, y en lo que destina a obras públicas y a las universidades nacionales.

    El ajuste es a los trabajadores. La inflación programada del 42% es un hachazo a los salarios, frente a paritarias que apenas sobrepasaron el techo del 15%. También a jubilados y planes sociales. Los monopolios van a descargar los nuevos impuestos sobre los trabajadores, los campesinos y chacareros, y las Pymes. Vienen más tarifazos por la suba del dólar, y el traspaso del transporte con la quita del subsidio, castiga a las provincias.

    Los bancos, las cerealeras, las petroleras, las mineras y otros sectores imperialistas y de grandes terratenientes, están de fiesta.

    “Las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas”, decía el cantautor Atahualpa Yupanqui. El acuerdo de Macri con el FMI, y los acuerdos que cobran los imperialistas que manejan el Fondo, agravan la dependencia, y concentra y extranjeriza la tierra en manos de latifundistas.


    Encabezar, profundizar, coordinar las luchas y prepararse

    Las luchas en las calles enfrentan el ajuste y la entrega macrista.

    Las masas vienen enfrentando esta política en las calles. Avanzaron, fueron calando a los beneficiarios del ajuste y la entrega macrista.

    Casi un mes de lucha de los docentes universitarios encabezados por la combativa Conadu Histórica, junto al estudiantado y los no docentes, y acompañados por el pueblo, llevaron el jueves 30/8 a la impresionante movilización de 350.000 personas en la Plaza de Mayo, bajo la lluvia, con grandes marchas y actos en todo el país. El pueblo defiende la Universidad pública como un futuro para sus hijos, como dijo Luis Tiscornia, líder de la Conadu Histórica.

    Los trabajadores del Astillero Río Santiago siguen con su plan de lucha. Paros y marchas de los estatales frente a los despidos cada semana en más reparticiones. Sigue la lucha de los docentes bonaerenses.

    En todo el país brotan las luchas, son duras y prolongadas para abrirle la mano al gobierno. Ninguna se cierra, con avances y retrocesos, sigue la pelea.

    La CCC, la CTEP y Barrios de Pie ponen en marcha un nuevo plan de lucha, con jornadas el 6 y el 12/9. Las CTA han convocado un paro nacional de 36 horas, desde el 24/9. La CGT convocó a un paro nacional el 25/9, y un sector de sus gremios plantea adelantarlo frente al nuevo ajuste.

    Ante una situación cada vez más dura para el pueblo, la respuesta es más luchas, cada vez más firmes y prolongadas.


    En marcha, para sacar a la Argentina del Fondo

    La situación política es muy cambiante. El gobierno paga en política con su desgaste. El pueblo discute una salida, sin volver atrás.

    Nada asegura que se haya cerrado la crisis política del gobierno con los cambios cosméticos del gabinete. “Se incrementa el protagonismo de los sindicatos y los movimientos sociales, que canalizarán en los próximos meses una protesta popular cuyas dimensiones y consecuencias no pueden mensurarse. Que no se sorprenda (Macri): será la respuesta de la calle al ajuste económico y la licuación del poder político”. Se alarma el diario oligárquico La Nación (1/9).

    La protesta en las calles de diversos reagrupamientos, ha ido conformando un amplio espacio opositor con distintos colores políticos.

    Con la fuerte presencia de los Cayetanos, En marcha ha lanzado, junto a otras fuerzas sociales y políticas, una consulta popular para sacar a la Argentina del Fondo. Nació para acumular fuerzas para otra política, una política a favor del pueblo que defienda el trabajo, la industria y el comercio nacional. Dando pelea en la calle y en las elecciones. Abriendo un camino. Con la voluntad de conquistar otro gobierno, popular, nacional y democrático, parido por la rebeldía popular.

    El PTP avanza con plenarios y afiliaciones para completar sus personerías. El PCR acertó al señalar que el triunfo electoral de Macri en el 2017 no pavimentaba su camino a la reelección. Que la lucha en las calles le marcaba la cancha y se marchaba hacia grandes tormentas. Macri confesó que le estallaron todas las tormentas juntas. El pueblo y las fuerzas populares se preparan para esas tempestades.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales