14 Dec. 2019 | 16:39
14 Dec. 2019 | 16:39
Opinión / La Hora Política

Unidad para salir del infierno macrista

  •   |  
  • El Comité Central del PCR tomó decisiones sobre la posición electoral: participamos del frente patriótico en las 24 provincias, apoyando la candidatura presidencial de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Participamos en la mesa sindical. Impulsamos la candidatura de Juan Carlos Alderete a diputado nacional por Buenos Aires. La semana política por Ricardo Fierro.

    Reciente movilización social por el 50 aniversario del Cordobazo.
    Reciente movilización social por el 50 aniversario del Cordobazo.

    Podemos torcerle el brazo

    Se va abriendo paso la posibilidad de derrotar a Macri.

    Varios hechos produjeron un cambio profundo en el escenario gremial, social, político y electoral. El parazo del 29 de mayo dio un contundente golpe a la política macrista, al igual que las masivas movilizaciones del movimiento de mujeres. Se están dando pasos en la construcción de un gran frente para derrotar a Macri. El lanzamiento de la fórmula Alberto Fernández presidente y Cristina Fernández de Kirchner vicepresidenta, creó condiciones para ampliar ese frente.

    Ese cambio se reafirma con nuevas derrotas aplastantes del macrismo en las elecciones de San Juan y Misiones: suma 10 fracasos seguidos. En Misiones, además, se avanzó en la construcción de una fuerza para la lucha.

    “Esto no se aguanta más”, se escuchaba y se escucha, expresando la bronca y el malhumor crecientes en el pueblo, y la búsqueda de una salida a sus sufrimientos. Se abre paso la posibilidad de derrotar a Macri en las calles y las elecciones.

    En difíciles condiciones, el movimiento obrero protagonizó un extraordinario paro nacional de los trabajadores ocupados, desocupados y precarizados, y mayores. El campesinado, particularmente los más pobres y los originarios, trazaron los objetivos de sus luchas en un masivo Foro Agrario. Las mujeres, con grandes movilizaciones en todo el país el 24 y 28 de mayo, y el 3 de junio, llevaron sus reclamos a la calle y al Congreso: contra la violencia que sufren y los femicidios, y por su derecho a educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Los jóvenes se organizan y movilizan en ese gran movimiento de Ni Un Pibe Menos Por La Droga y contra el gatillo fácil de Macri y Bullrich.

    Desde el PCR y la JCR, el PTP, la CCC y las organizaciones de masas en las que participamos, con “infinita confianza en las infinitas energías de la clase obrera y el pueblo”, como nos enseñaron los maestros del marxismo, nos pusimos al hombro y encabezamos la lucha por un gran frente para derrotar a Macri en las calles y las elecciones.

    Macri es un enemigo peligroso

    Lo apoyan poderosos grupos de burguesía intermediaria, latifundistas y potencias imperialistas, en disputa con otros sectores poderosos.

    No hay que subestimar a Macri. Es un enemigo muy peligroso. Tiene el apoyo de los poderosos grupos de latifundistas y burguesía intermediaria que manejan los agronegocios, las megamineras, los bancos, etc. Lo apoyan el imperialismo yanqui, el inglés y el FMI, entre otros. También el presidente de Brasil, Bolsonaro.

    Esas fuerzas imperialistas convierten a las elecciones en la Argentina en un campo de batalla que es parte de su disputa por América Latina. Disputan con los imperialismos ruso y chino, y gran parte de los europeos, entre otros. Esa disputa se expresa, en muchos casos, a través de sus “socios” y sus operadores argentinos.

    La disputa de las potencias imperialistas por el dominio de la Argentina puede ser aprovechada por el pueblo, para aislar y derrotar al macrismo. Sin crear ilusiones que hay algún imperialismo bueno, como hizo Macri cuando decía que “la lluvia de inversiones extranjeras” nos iba a dar “pobreza cero con trabajo de calidad”. Y el resultado fue este infierno.

    Por otra parte, hay que diferenciar los colores. Una cosa son los grupos de oligarcas terratenientes y de burguesía intermediaria, como los Macri, subordinados a los imperialistas. Y otra cosa son los sectores agrarios, de la industria y el comercio, de burguesía nacional, muy golpeados por la política macrista, que también necesitan acabar con esta política de sometimiento nacional; sectores que vienen resistiendo, sobre todo en las provincias y deben ser parte de la unidad patriótica necesaria para derrotar a Macri.

    No abandonar las calles

    Avanza la confluencia en las luchas del movimiento obrero.

    El gobierno macrista viene recibiendo un duro castigo por la lucha popular contra su política de hambre, ajuste, entrega y represión. La masiva lucha en las calles ha sido fundamental para desnudar esa política, frenar sus ofensivas y lograr conquistas. Encabezar las luchas, uniendo fuerzas para garantizar su masividad y continuidad, es el camino que crea condiciones para derrotar a Macri.

    El paro nacional en el que confluyeron el Frente Sindical para el Modelo Nacional, las CTA, los Cayetanos y otras fuerzas; y el paro del 29 de mayo, impulsado por la CGT y las mismas fuerzas del paro anterior, mostraron los cambios que se están produciendo en el movimiento obrero.

    Desde el Frente Sindical, Moyano y Palazzo señalaron la posibilidad de otro paro nacional. Además, Moyano planteó la formación de una Mesa Sindical que adhiera al frente patriótico.

    En la CGT, Daer, que apoyaba la candidatura de Lavagna, ahora saludó la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

    Los Cayetanos siguen avanzando con su plan de lucha, enfrentando a la política de hambre y desocupación, y dando un carácter activo a los paros con sus cortes y ollas populares, en los que confluyen con empresas y sindicatos en lucha.

    Los cambios que se están dando crean mejores condiciones para la continuidad de las luchas, y para aportar lo fundamental del movimiento obrero, ocupados, desocupados y precarizados, y mayores, al gran frente para derrotar a Macri en las calles y en las elecciones. Además, abren la posibilidad de un nuevo paro nacional activo y multisectorial.

    Un gobierno de emergencia

    Que paguen la crisis social y económica los monopolios, latifundistas y bancos que se llenaron los bolsillos con el macrismo.

    Macri ya acordó con el FMI su plan, si gana las elecciones. Está decidido a ejecutar en un mes lo que no pudo hacer en los 4 años de gobierno: la reforma laboral, el aumento de la edad para jubilarse y medidas contra los mayores, achicar las indemnizaciones por despidos, entre otras medidas de ajuste contra los trabajadores y el pueblo. El objetivo de ese ajuste salvaje es que hacerle pagar al pueblo el endeudamiento y la crisis que produjo su política.

    Si Macri es derrotado en las calles y las elecciones, aprovechará hasta el último día para dejar el país en las peores condiciones. El gobierno que asuma el 10 de diciembre, si Macri pierde, será un gobierno de emergencia. En esa situación, se abrirá una dura lucha para destinar todos los recursos a mejorar las condiciones de vida y de trabajo del pueblo, y recuperar la producción nacional. ¿De dónde saldrá la plata? Tiene que salir de los bolsillos que se llenaron los monopolios y oligarcas durante el macrismo.

    Una derrota del macrismo fortalecerá la lucha obrera, campesina, originaria, de las mujeres, los jóvenes, los intelectuales, los trabajadores de la cultura, los profesionales, los sectores del comercio y la producción nacional.

    Frente patriótico, F-F y Alderete diputado

    Para triunfar: una batalla de masas con el pueblo como protagonista.

    Trabajamos para la unidad en la lucha en fábricas y demás lugares de trabajo, en el campesinado, los originarios, las mujeres y los jóvenes. Integramos y defendimos a los Cayetanos. Constituimos En marcha junto al Movimiento Evita y Somos. Confluimos con Red por Argentina. Estuvimos y apoyamos la decisión del Congreso del Partido Justicialista de conformar un gran frente patriótico para derrotar a Macri. Y somos parte de los 18 partidos, junto al PJ y Unidad Ciudadana, que unidos estamos pariendo ese gran frente, esa gran herramienta política para derrotar a Macri en las urnas.

    El Frente Patriótico está creciendo con la adhesión de organizaciones gremiales, sociales y políticas. La mayoría de los gobernadores peronistas saludaron la fórmula de Alberto Fernández presidente y Cristina Fernández de Kirchner vice, acaba de hacerlo Alberto Rodríguez Saá, de San Luis. Y hay conversaciones con Massa.

    Tenemos diferencias con Alberto Fernández y Cristina Kirchner, pero coincidimos en el objetivo principal que reclama el pueblo: acabar con el infierno de Macri. Y es la fórmula que hoy tiene las mayores posibilidades de lograr la derrota del macrismo. Por esas razones la apoyamos, integrando el frente en todo el país.

    Hacemos campaña electoral casa por casa, escuchando, discutiendo y ganando voto por voto. También en las redes, en los medios, con actos, etc. Lo hacemos para que el gran protagonista de la batalla para derrotar a Macri sea el pueblo.

    Llevamos a la discusión de las masas nuestro programa, partiendo de las emergencias del pueblo y proponiendo las medidas que garanticen disponer todos los recursos para mejorar las condiciones de vida y de trabajo, y la producción y el comercio nacionales. En el 2001, suspender el pago de la deuda fue lo que permitió salir de la crisis social y económica. Pero el Congreso no la investigó, pese a que se demostró que la mayor parte de esa deuda es ilegítima, usuraria y odiosa (inconstitucional).

    Impulsamos la candidatura de Juan Carlos Alderete a diputado nacional por Buenos Aires, para lo que marchamos a su lanzamiento en todo el país, junto a los candidatos de cada lugar, para que lleve la voz del pueblo al Congreso.

    Llegar a las grandes masas populares

    Con nuestro programa y nuestros candidatos nos prepararnos para una dura batalla.

    Derrotar a Macri en la calle y en las elecciones fortalecerá al pueblo para la lucha por sus emergencias y avanzar en el camino liberador.

    Para la lucha de hoy, para las elecciones y lo que venga después, el PCR y la JCR, y el PTP, trabajan para que el movimiento obrero es ponga en el centro de las decisiones políticas, desde sus cuerpos de delegados, comisiones internas y sindicatos. Defendemos y buscamos ampliar a los Cayetanos, que han sido un puntal en la lucha, y la unidad de las fuerzas que constituimos En marcha, que encabezó la lucha contra el FMI y el G20. La campaña electoral abre la posibilidad de llegar a las grandes masas para que conozcan al Partido, su programa y sus candidatos.

    La batalla contra el macrismo y las poderosas fuerzas que representa no será fácil ni rápida. Debemos prepararnos, y preparar al pueblo, para responder y derrotar las maniobras de todo tipo que el enemigo va a usar para embarrar la cancha.

    Y en la calle y en las elecciones, acumulamos fuerzas para abrir el camino que nos lleve a acabar con la dependencia, el latifundio y el Estado oligárquico, imperialista y podrido que es la base de sustentación de los Macri. Para que la esperanza que está abriendo la posibilidad de derrotar al macrismo se concrete, y avance para conquistar la patria nueva.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales