13 Nov. 2019 | 17:54
13 Nov. 2019 | 17:54
Opinión / La Hora Política

Con Todos derrotamos a Macri

  •   |  
  • Primeras reflexiones sobre las elecciones del 27 de octubre. La semana política por Ricardo Fierro.

    Una clara derrota del macrismo

    La derrota electoral de Macri fue clara: su frente, Juntos por el Cambio, tuvo 10.470.607 (40,37%) votos, frente a los 12.473.709 (48,10%) que votaron por el Frente de Todos con la fórmula Alberto Fernández y Cristina Fernández de Vice. Se sumó la derrota de Vidal en la provincia de Buenos Aires, con el 38,39% de los votos, frente a 52,28% a favor de Kicillof y Magario del Frente de Todos. Habrá que ver el escrutinio definitivo.

    De los 24 distritos electorales (23 provincias y la CABA), Juntos por el Cambio ganó en 5 (CABA, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, San Luis y Entre Ríos). El Frente de Todos ganó en 19 provincias. Además, el Frente de Todos en Buenos Aires recuperó Quilmes, Berisso, Pilar y Morón, y gobernará en 71 municipios. Juntos por el Cambio, con el corte de boleta a gobernador y a presidente, mantuvo 61 intendencias, entre ellas La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca, Lanús, Tres de Febrero, San Miguel, San Isidro y Vicente López.

    Macri y Juntos por el Cambio en medio de una crisis política por el resultado de las PASO, lanzaron su campaña del “sí se puede”. Así, atrincheraron a los sectores anti K y antiperonistas, sumaron a Pichetto como vice y los apoyó Schiaretti en Córdoba. La elección se polarizó. El macrismo atrajo a sectores que no habían votado en las PASO, o votaron en blanco o nulo. Con lo que lograron aumentar su fuerza en el Congreso en 9 diputados, sumando 119 en total.

    Así, en relación a las PASO, el Frente de Todos sumó 267.771 votos, mientras que Juntos por el Cambio aumentó 2.348.918 sufragios. Con lo que la diferencia, en las PASO, a favor de Alberto Fernández de 16,56%, se redujo a 7,73% en los comicios del domingo pasado. Esto le permitió a Macri, por ahora, reunificar a su fuerza y quedar colocado como cabeza de la oposición.

    Los medios que apoyaron a Macri trabajan para tapar la clara derrota con la idea de un supuesto “equilibrio”. También, reducen el Frente de Todos al “kirchnerismo”, ocultando la amplitud de las 16 fuerzas políticas que la integran, el PTP es una de ellas, y las numerosas fuerzas sociales, sindicales y de otros sectores populares que lo conformaron, y el hecho de que se unió casi todo el peronismo social, sindical y político. Lo que Macri no se imaginó es que el peronismo se unificara y se aliara con fuerzas progresistas y de la izquierda.

    La Argentina en el escenario latinoamericano

    Las elecciones en la Argentina no son ajenas a la disputa imperialista por América Latina y el mundo. Se va empantanando la ofensiva yanqui para recuperar posiciones en Latinoamérica, a la que considera su “patio trasero”, y del Brexit del imperialismo inglés, jerarquizando estratégicamente los acuerdos con Estados Unidos y el Atlántico Sur.

    Ese empantanamiento se va dando, en primer lugar, por la lucha de los pueblos de la región: Puerto Rico, Haití, Ecuador, Chile y la Argentina. También crece la lucha contra Bolsonaro en Brasil y el movimiento de masas en Uruguay. Los estallidos sacuden a la región, castigando a los gobiernos del ajuste, la entrega y la represión. Esas luchas, el triunfo de Evo Morales en Bolivia, y ahora la derrota de Macri y la victoria del Frente de Todos, fortalecen la lucha de los pueblos de toda la región.

    Al mismo tiempo, se agudiza la disputa imperialista en la región. Disputa que es válido aprovechar, sin embellecer a ningún imperialismo. En ese sentido, la extraordinaria lucha del pueblo chileno, junto al triunfo de Evo Morales y el de Alberto Fernández, pusieron en crisis al “grupo de Lima”, que tenía a Macri como un puntal para la política yanqui e inglesa en la región.

    El triunfo de los pueblos ecuatorianos y la combativa lucha del pueblo chileno, muestran el camino de lo que puede pasar en la Argentina, si Macri decide embarrar la cancha en el tiempo que le queda hasta finalizar su mandato, el 10/12.

    En todo el país se festejó el triunfo

    El pueblo en las calles, el gran protagonista de la derrota de Macri, festejó con alegría y fuerza su triunfo en todo el país. Millones con sus votos y muchísimos con su militancia.

    Una multitud impresionante no acababa de llegar a Corrientes y Dorrego, donde funcionaba el búnker del Frente de Todos. Llegaban fiscales que habían estado todo el día en las escuelas, cuántos más que pelearon el voto casa por casa, barrio por barrio, escuela por escuela, quinta por quinta y fábrica por fábrica. Los jóvenes daban calor con sus cantos y sus saltos. Las flameadoras se multiplicaban, entre las que se destacaban las del PCR, la JCR, el PTP y la CCC. Cuando las pantallas que recogían las imágenes de la TV mostraron a Macri reconociendo su derrota, los abucheos y la chiflatina se convirtieron en un solo grito: ¡Alberto presidente! Y cantando la marcha peronista.

    Otro tanto ocurría en muchísimas ciudades y pueblos de todo el país.

    El Frente de Todos recibió felicitaciones de Evo Morales, Lula, Maduro, López Obrador y Raúl Castro. También recibió el repudio de Bolsonaro.

    Las pantallas repetían la consigna: Gracias a Todos. También lo reconocieron los oradores electos: el gobernador de Buenos Aires Axel Kicillof, la vicepresidenta Cristina Kirchner, y cerrando el acto, el presidente Alberto Fernández.

    El pueblo en las calles fue desnudando el infierno macrista. Se abrió un debate político de masas que fue reclamando la unidad para derrotar ese infierno macrista. El PCR, el PTP, la CCC y demás organizaciones, también los Cayetanos y En marcha, trabajamos para esa unidad que reclamaba el pueblo. La decisión de Cristina Kirchner creó mejores condiciones para ampliar la unidad, asumiendo que solos no podían derrotar a Macri. Así se pudo construir la única fuerza en condiciones de derrotar a Macri: el Frente de Todos: el peronismo, fuerzas populares, progresistas y la nueva izquierda social y política, los Cayetanos y En marcha.

    Crece la incertidumbre

    Se abrió un período muy complejo en la Argentina. Hay un presidente en funciones y otro electo. Esto en medio de la brutal crisis social, económica y financiera que provocó el macrismo. Desde las PASO se perdieron 22.800 millones de dólares de las reservas.

    Esto, en una América Latina en disputa entre diversos imperialismos, donde los pueblos se hacen sentir con sus luchas.

    La lucha en las calles, la derrota del macrismo en las urnas, y el triunfo del Frente de Todos, abre una disputa entre los de arriba y los de abajo, y también, entre distintos sectores de los de arriba: los amigos y los castigados por el macrismo. Los beneficiados por Macri no quieren ceder y los castigados por Macri quieren avanzar. Los cambios en el poder nunca han sido pacíficos en la Argentina. Y las peleas de los de arriba crean condiciones para acumular fuerzas y avanzar por un camino nacional, popular y democrático.

    ¿Cómo se va a garantizar que no se roben lo que todavía queda, y se pueda usar para pagar la deuda interna: acabando con el hambre y demás sufrimientos del pueblo, y reactivar la producción nacional? ¿Qué van a hacer Macri y sus amigos para no ir presos por los brutales negociados que han hecho en la timba financiera? ¿Qué va a pasar con los combustibles y las tarifas, las cerealeras y los pules, las megamineras que se han llenado los bolsillos?

    Las 6 semanas que quedan del mandato de Macri van a ser clave. No hay que bajar la guardia, hay que levantarla y estar atentos a cada decisión que tome el gobierno actual. No abandonar las calles es un desafío.

    Semanas tormentosas

    En el 2015 y el 2017 Macri se llenaba la boca con la pobreza cero y el trabajo de calidad, abriendo las puertas a los capitales extranjeros que iban a venir para desarrollar y modernizar a la Argentina. Decían que había macrismo por “20 años” para barrer con “los desastres” que había hecho “el populismo”, según ellos, desde el Perón de 1946 hasta el 2015.

    No fue fácil plantarse y desenmascararlo. Desde el PCR y la JCR, el PTP, la CCC y demás organizaciones en que participamos, junto a los Cayetanos, encabezamos las luchas contra el infierno macrista, y seguimos en las calles antes, durante y después de las elecciones. Y trabajamos para construir el Frente de Todos, la única fuerza capaz de derrotar a Macri y su política: lo reclamaba el pueblo, y cumplimos con ese mandato.

    Acumulamos fuerzas en la lucha social y política. También en la lucha parlamentaria. El PCR y el PTP saludan con orgullo que la compañera Verónica Caliva fue electa por el pueblo salteño diputada nacional. En el Chaco, Rodolfo Schwartz diputado provincial, y los concejales Daniel Benítez de Pampa del Indio y Simón Álvarez de La Leonesa. También concejales, Selva Morales en Santa Elena (Entre Ríos), Andrés Risi en Malargüe (Mendoza), Guillermo Avalos en Rincón de los Sauces (Neuquén), Manuela Bonis en Casilda y Víctor Secreto en Villa Constitución (Santa Fe), y la consejera escolar María González en Moreno (Buenos Aires).

    El PCR, el PTP, la CCC y las organizaciones en las que participan trabajan para que el pueblo sea el protagonista de las luchas en las calles y en las urnas. Y fortalecemos al PCR acumulando fuerzas para acabar con la dependencia, el latifundio oligárquico y el Estado podrido que los sostiene.

    Vamos a semanas tormentosas. Fortalecemos al PCR afiliando a cientos de nuevos compañeros de lucha, integrándolos al funcionamiento colectivo, y a la lucha para abrir el camino a la liberación nacional y social.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales