13 Jul. 2020 | 07:11
13 Jul. 2020 | 07:11
Opinión / La Hora Política

La rebeldía está en las calles

  •   |  
  • Millones de mujeres en Argentina y el mundo hicieron oír sus reclamos por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. El 8 y el 9 de marzo hubo masivos actos, marchas y paros planteando que “la deuda es con nosotras”, y que frente a la tierra arrasada que nos dejó el macrismo, las mujeres siguen luchando para cambiar la realidad

    El protagonismo de las mujeres

    En el 4° paro del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, millones de mujeres en las calles de muchísimos países enfrentaron la doble opresión contra la que se rebelan. Millones protagonizaron multitudinarias marchas en el mundo y América Latina, y masivas y combativas movilizaciones y actos en toda la Argentina. Una impresionante multitud desbordó la plaza del Congreso.

    Millones denunciaron en las redes sociales, y en las calles con sus carteles, la violencia que sufren, los femicidios de cada día y los abusos. Reclamaron el derecho a decidir sobre sus cuerpos y no morir en los abortos clandestinos. Denunciaron el hambre de sus hijos, la desocupación, la desigualdad en el trabajo, y reclamaron la paridad de género en las organizaciones sociales, gremiales y políticas.

    En la Argentina, la larga lucha de las mujeres llegó a esta jornada de paro y lucha, con la conquista de que el gobierno presentará al Congreso el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, y el Plan de los 1.000 Días, de atención y cuidado integral de la vida y la salud de la mujer embarazada y sus hijos o hijas en los primeros años de vida. También el lanzamiento de un programa de educación sexual integral y prevención del embarazo no deseado. Y el cumplimiento efectivo de la Ley Micaela.

    Esta conquista es fruto del movimiento de mujeres arrancada en las calles, con el acompañamiento popular, y los 34 Encuentros Nacionales de Mujeres que denunciaron su doble opresión y desenmascararon la mentira macrista.

    Hay que seguir segmentando

    El gobierno de Alberto Fernández sacó enseñanzas de la rebelión agraria y federal que derrotó a la circular 125 del gobierno K, que subía las retenciones golpeando por igual a todos los sectores del campo. El campo es “overo”: hay obreros rurales, campesinos pobres, medios y ricos, chacareros, burguesía agraria, terratenientes locales y grandes, pules y cerealeras. Están las economías regionales y la zona pampeana. El gobierno K no quiso segmentar, diferenciando a los sectores populares de los sectores oligárquicos. Cortó ancho y perdió.

    La decisión de Alberto Fernández de segmentar es un primer paso importante, económico y político, con medidas para paliar la crisis de las economías regionales, y diferenciar al campesinado, también a sectores originarios y chacareros, que son los más golpeados por la concentración y extranjerización de la tierra.

    El paro de comercialización de cuatro días comenzó a dividir aguas. Los sectores oligárquicos, grandes terratenientes y pules y las cerealeras, alentados por el macrismo, no pudieron arrastrar a sectores populares, que en gran medida vienen de haber votado al macrismo. La dirección macrista de FAA quedó herida por la oposición de numerosas seccionales.

    El feriazo y el verdurazo en las puertas de la Sociedad Rural, entre otros hechos, plantaron bandera. El primer paso en la segmentación comenzó a dividir aguas. Es insuficiente, pero rompió el juego macrista, y abrió un camino que es necesario profundizar. Hay un millón de obreros rurales de los cuales el 73 % trabaja en negro. Hay una masa de productores y sus hijos que necesitan tierras. La propuesta del PCR de un millón de nuevas chacras sigue siendo una propuesta válida.

    El coronavirus y la caída del petróleo

    La economía mundial venía con síntomas de estar en camino a una nueva crisis. La epidemia de Coronavirus golpeó a China, cayeron las exportaciones y agrava el desaceleramiento de la producción. La epidemia se expandió a Italia, Corea del Sur, Estados Unidos, y paso a paso va llegando a más y más países, con sus consecuencias económicas.

    El fracaso de las negociaciones de la OPEP (Arabia Saudita y otros) y Rusia (y otros), provocó una caída del precio del barril de petróleo a 33 dólares. Fue la peor caída en 30 años. Provocó pánico en los sectores financieros, con un lunes negro en el que se desplomaron las acciones en las bolsas de valores.

    El bajón de los precios del petróleo y el gas golpea a Estados Unidos, que logró el autoabastecimiento de gas y aspira al de petróleo shale, que requiere una tecnología más cara que la del petróleo convencional de Arabia Saudita o Rusia, dos países que podrían derrumbar más el precio del barril, hasta los 20 dólares.

    La Argentina está sintiendo las consecuencias económicas del Coronavirus y del bajón del petróleo. La soja cayó 8%, las exportaciones de carne a China cayeron 32,8     %, se derrumbaron las acciones de las empresas argentinas en Wall Street (18% las de YPF). De seguir esta situación, o agravarse, es muy difícil que haya inversiones en Vaca Muerta, las petroleras van a presionar al gobierno reclamando subsidios y se dificultan las negociaciones por la deuda.

    El 12F y el 9M marcan el camino

    En el mundo se agravan los síntomas de una nueva crisis, en medio de una situación muy cambiante. Se agrava la disputa entre las potencias imperialistas en todo el mundo, como se ve en América Latina y también en la Argentina.

    La Argentina dependiente y latifundista está debilitada por la brutal crisis social, la deuda impagable y una recesión que se arrastra en la industria. Frente a esta situación se rebelan trabajadores, campesinos, originarios, mujeres, jóvenes y demás sectores populares. Protagonismo y rebeldía en las calles que creó las condiciones para la unidad en el Frente de Todos que derrotó a Macri.

    Fue un error, después de las PASO de agosto de 2019, lo de “Macri ya fue”: le dio aire a Macri en su pelea por encabezar la oposición gorila. Se le volvió a dar aire al macrismo que preparaba el paro agrario contra el gobierno. El PCR dio batalla a esa posición equivocada. Qué importante sigue siendo no abandonar las calles, peleando con razón, con ventaja y sin sobrepasarse: jornadas el 12F porque la deuda es con el pueblo; el 9M con el paro y la movilización de mujeres; los verdurazos y frutazos; y el rechazo de seccionales de FAA al paro oligárquico. Marcan un camino.

    Lo principal de nuestra política pasa por jerarquizar al PCR, con más círculos de lectores, más afiliaciones y más integración a la vida política del Partido. Encabezando las luchas, escuchando a las masas y pugnando por dirigirlas, para que sigan siendo protagonistas de la lucha social, económica y política. Así podremos avanzar en las organizaciones de masas en las que participamos, defender y ampliar a los Cayetanos, y unir fuerzas con iniciativas políticas que fortalezcan al Frente de Todos y confronten con Macri y sus socios en el poder que siguen detentando.

    Mientras, seguimos recordando a nuestro querido Otto Vargas con los actos en cada zona y provincia, y preparando el gran acto nacional.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales