29 Oct. 2020 | 13:43
29 Oct. 2020 | 13:43
Opinión / La Hora Política

Crece el protagonismo popular

  •   |  
  • El PCR y su JCR trabajan junto a la CCC, la FNC, Originarios en Lucha, los Cayetanos, el Movimiento ni un pibe menos por la droga, el movimiento de mujeres, y los que luchan contra los asesinatos y la violencia policial e institucional. Gana terreno en las redes sociales la lucha de los trabajadores de la cultura. Crece la protesta de las PyMEs y las economías regionales. La semana política por Ricardo Fierro.

    Trabajadores petroleros de Rincón de Los Sauces, Neuquén, marchan contra el ajuste de YPF.
    Trabajadores petroleros de Rincón de Los Sauces, Neuquén, marchan contra el ajuste de YPF.

    La pandemia

    El COVID-19 castiga fuerte. Hasta hoy con más de 14 millones de contagiados de 187 países. En China, España y otros países donde parecía que habían frenado el virus han estallado nuevos brotes.

    En la Argentina los contagiados testeados suman 130.774, 55.913 son los recuperados y 2.363 han fallecido, al 21 de julio. Crecen los brotes en el Chaco, Río Negro, Neuquén, Córdoba, Mendoza, Jujuy y otras provincias. Dijo el ministro de Salud Ginés: “Estamos en el pico de la pandemia”.

    Con los testeos en asentamientos, en villas y barrios populares; con la situación de los trabajadores en fábricas que trabajan, los campesinos empobrecidos en zonas agrarias; apareció descarnadamente el aumento de los casos de Covid-19. La emergencia sanitaria sigue siendo la principal emergencia a resolver.

    ¿Quién paga la crisis sanitaria, social y económica en el mundo?

    La crisis sanitaria se instaló en el centro de la política, además aceleró y agravó brutalmente la crisis social y económica. Se estima que el producto bruto mundial cayó un 30%.

    Los países imperialistas invierten billones de dólares para salvar a sus bancos y monopolios. Y refuerzan su opresión sobre nuestros países dependientes; de la mano de los Bolsonaro, los Macri, Duque, Cartes y sus socios, avanzan en sus objetivos: hay 40 países, como la Argentina, en los que saquearon las finanzas y ahora pretenden que les paguemos deudas fraudulentas, a costa de la vida de millones que fueron empujados al hambre y la pobreza.

    La crisis sanitaria, social y económica profundiza la disputa imperialista por la hegemonía mundial. Disputan principalmente Estados Unidos y China, Rusia con su poderío militar, y cada uno de ellos con sus aliados.

    Estados Unidos llevó sus portaviones atómicos al Océano Pacífico. China respondió amenazando con sus misiles, pelea por tener el control mundial de las comunicaciones con su nuevo sistema 5G, y del comercio mundial adueñándose de una red de puertos y transporte.

    El presidente de Estados Unidos, Trump, dio pasos en América del Sur, apoyando el golpe de Estado en Bolivia. Bloquea a Venezuela, en la que va por el petróleo y el dominio total del Caribe. Frente a esto China se ofrece como alternativa, escondiendo su carácter imperialista, adueñándose de nuestras riquezas por monedas y vendiéndonos caros sus productos. Inglaterra se posiciona en el Atlántico Sur, colonizando islas y aguas argentinas y se instala en nuestra Antártida.

    En el mundo crece la rebeldía y son millones los que enfrentan a los Trump, Xi Jinping, Bolsonaro y otros.

    La contradicción que plantean entre pandemia o economía encubre a quienes son los responsables de la expansión mundial de la pandemia, que hacen de la salud un negocio y del coronavirus una herramienta para el descarte, como denuncia el papa Francisco: el genocidio silencioso de una política que han empujado a las villas, asentamientos, y a sobrevivir en la calle a miles y miles.

    En Argentina se expresa la disputa imperialista

    América Latina y Argentina son parte de esa disputa. Macri se abrazó con Trump para el gran negocio de la timba financiera. Ahora trabaja para desestabilizar al gobierno, mientras negocia con Cartes, “el rey del narcotráfico” paraguayo. Sigue abierta la negociación de la deuda con los tenedores privados de bonos argentinos bajo legislación extranjera, por un lado, y por el otro, con los “préstamos” de China.

    Frente a esa política las luchas del pueblo fueron creciendo. Con la lucha en las calles y la conformación del Frente de Todos se logró derrotar al macrismo en las urnas en octubre del 2019.

    Desde el PCR y su JCR, junto a la CCC, la FNC, Originarios en Lucha, Ni un pibe menos por la droga, trabajamos para ese objetivo. Lo hicimos con los Cayetanos y luego en el Frente de Todos.

    El gobierno de Alberto Fernández ha tomado un conjunto de medidas favorables para el pueblo, pero que no alcanzan para paliar la situación que viven millones.

    ¡Qué la crisis sanitaria, social y económica la paguen los monopolios, los latifundistas y bancos que se llenaron los bolsillos con la política de Macri, a costa del sufrimiento del pueblo!

    En ese contexto, abrió un debate el acto presidencial del 9 de Julio, con figuras como Gabbi (Bolsa de Comercio) y Pelegrina (Sociedad Rural), entre otros. Así no se puede salir del pozo en el que nos hundieron estos tipos llenándose los bolsillos. No hay que olvidar que la oligarquía latifundista siempre se alió con el imperialismo que le compra la carne y/o los granos. De eso fueron ejemplo “la década infame”, los acuerdos de Videla con Rusia y las “relaciones carnales” de Menem con los yanquis.

    El protagonismo popular

    Seguimos la pelea por impulsar en todo el país la organización popular. Crecen las luchas obreras. Los trabajadores de Mondelez siguen mostrando un camino, con la defensa de su vida y su reclamo salarial, con asambleas y jornadas de lucha. También los trabajadores del Astillero Río Santiago. Sigue la lucha de los petroleros de Santa Cruz y es masivo el repudio a los despidos disfrazados de “retiros voluntarios”, repudiando el plan de YPF SA. Luchan los rurales en Río Negro. Pelean los camioneros contra la explotación de Mercado Libre.

    Crece la lucha de las mujeres contra la violencia que sufren y avanza la organización de promotoras contra esa violencia.

    Crece el movimiento de lucha contra la violencia policial e institucional, frente a los asesinatos y encarcelamientos policiales, que en no pocos casos están respaldados por las autoridades.

    Avanza la organización y lucha de los jóvenes como se ve en el Movimiento ni un pibe menos por la droga. Los trabajadores de la cultura popular ganan espacio en las redes aportando a la promoción cultural y al debate de masas.

    Abrir un camino

    Impulsamos la organización de las masas para que el pueblo pueda ser protagonista. No es fácil ni sencillo, es una batalla para que las masas no deleguen, y esa batalla sigue en curso. Miles de compañeros y principalmente compañeras están en la primera línea de la pelea contra el coronavirus.

    Es necesario tomar medidas sociales y económicas a favor del pueblo: aprobar ya el impuesto a las grandes fortunas, expropiar a Vicentin y suspender el pago de la deuda para investigarla, no pagando la que es fraudulenta.

    Debemos escuchar mucho a las masas. Discutimos y trabajamos para seguir acumulando fuerzas, profundizando el camino en la lucha por salud, educación, tierra, techo, trabajo y soberanía para todos los que habitan nuestro suelo.

    El desafío actual es que el PCR y su JCR sigamos llevando nuestra posición a las masas y avancemos en la disputa por su dirección política. Venimos avanzando en la campaña financiera con una gran participación de los nuevos afiliados.

    Trabajamos para que en la Argentina se pueda abrir un curso revolucionario que abra paso a una revolución de liberación nacional y social. Una revolución democrática, popular, agraria y antiimperialista. Ese es nuestro norte.-

    (Con la colaboración de Jacinto Roldán)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales