28 Oct. 2020 | 13:36
28 Oct. 2020 | 13:36
Opinión / La Hora Política

Tierra, techo, trabajo y soberanía nacional

  •   |  
  • Frente al agravamiento de la crisis sanitaria, social y económica, las organizaciones sociales seguimos la pelea. La semana política desde la mirada de Ricardo Fierro.

    Seguimos luchando contra la pandemia en un escenario donde aumentan las necesidades básicas no resueltas de una gran parte del pueblo.

    En una semana, los contagios aumentaron 35%. Suman 488.007 casos, 10.129 fallecidos y 349.119 recuperados. El sistema sanitario está desbordado, empiezan a faltar camas en provincias y ciudades. Murieron más de 50 enfermeros, se contagiaron más de 21.000 por malas condiciones de seguridad. Tienen salarios que los obligan a dos o más empleos y largas jornadas por falta de personal. El ministro de Salud nacional Ginés mandó médicos a Salta, Jujuy, Mendoza y Santa Cruz tratando de evitar el colapso sanitario. En Río Negro no hay camas, mandan a los contagiados a sus casas. Santa Fe es una de las provincias con más brotes.

    Es extraordinario el esfuerzo y los sacrificios de los trabajadores de la salud, las organizaciones sociales y populares, peleando contra la pandemia, contra el hambre y el hacinamiento.

    El macrismo y otros impulsando la anticuarentena siguen su feroz campaña contra las medidas para enfrentar la pandemia, publicitadas por Clarín, La Nación y sus multimedios.

    Luchamos por una vivienda digna

    Los reaccionarios de todos los colores a través de grandes medios de comunicación hablan de los que hacen negocios con las tierras que se ocupan. Ocultan el aumento de las necesidades de millones, de tierra para vivir y para trabajar. Desataron una gran campaña poniendo como blanco a los movimientos sociales.

    El periodista Roberto García el 6/9 señaló que Cristina Kirchner dijo: “si siguen con las tomas de tierra se corta todo”, y que también dijo “con este gobierno no tendrán los beneficios que tuvieron con Macri y con la ministra Carolina Stanley”. No entendemos. Los movimientos sociales jugaron un gran papel para enfrentar al macrismo en las calles y derrotarlo en las elecciones.

    La concentración y extranjerización de las tierras por la oligarquía latifundista, expulsó de sus tierras y territorios a originarios, trabajadores rurales y campesinos, los verdaderos dueños de esas tierras.

    Durante los 4 años del gobierno macrista se profundizó la pobreza. Creció una enorme masa de trabajadores que no pueden pagar sus alquileres y tarifas, y buscan un lugar para vivir.

    Sectores de las clases dominantes alienta el odio y la mano dura para expulsar de los asentamientos a esas miles y miles de familias echadas a la calle. No miden con la misma vara a los grandes usurpadores como el inglés Lewis (amigo íntimo de Macri) que se apropió de miles de hectáreas comprándolas a precio vil con el Lago Escondido incluido. O Benetton, la familia Zorreguieta, Emiratos de Qatar, Roemmers, etc. Millones de hectáreas robadas a los pueblos originarios en medio de un genocidio y vendidas por monedas a estos terratenientes.

    Las tomas de tierra en San Calixto (Salta), y ahora en Alto Comedero (Jujuy), fueron brutalmente reprimidas por sus gobiernos provinciales. Repudiamos la represión y nos solidarizamos con todas las familias afectadas.

    Frente al drama de la vivienda y el trabajo está en curso el proyecto de ley de Techo, Tierra y Trabajo y el impuesto a las grandes fortunas.

    Alberto Fernández llegó con un compromiso con los pobres. El gobierno debe cumplir su compromiso. Y el pueblo debe seguir luchando en defensa de esos derechos.

    Luchas, reclamos y el impuesto a las grandes fortunas

    Los trabajadores de Mondelez conquistaron un nuevo triunfo con un bloqueo a los camiones de la empresa: frenar telegramas intimidatorios a trabajadores, hisopados en el turno mañana y una nueva reunión del comité de crisis. La planta sigue produciendo y ya llevan 176 contagiados.

    Triunfaron los petroleros de la empresa china Sinopec, que había despedido a 400 trabajadores. Los petroleros de Neuquén, Río Negro y La Pampa forzaron la negociación con la cámara empresaria, por los compañeros suspendidos y los salarios.

    En Córdoba el PTP-PCR junto a los movimientos sociales y organizaciones ambientalistas realizaron una movilización por la emergencia ambiental ante los incendios en más de 48.000 hectáreas.

    Ante la aparición de casos de COVID los trabajadores de la textil correntina Tipoití se plantaron y obligaron a la patronal a realizar los hisopados y seguir los protocolos en la empresa. También ante brotes de coronavirus siguen la lucha los obreros del ingenio San Isidro, en Salta.

    El 4/9 se realizó en Quilmes un acto multisectorial y conferencia de prensa reclamando la concreción del impuesto a las grandes fortunas. Lo impulsamos junto a numerosas organizaciones sociales, sindicales y políticas.

    En apoyo a la larga lucha de la algodonera Avellaneda (Santa Fe) contra Vicentín, reprimida por el gobierno provincial, se realizó un acto virtual junto a las organizaciones sociales, sindicales, políticas y diputados nacionales del Frente de Todos. El gobierno dio un paso atrás derogando la intervención de esa empresa vaciada.

    El PCR y su JCR, el PTP, la CCC y numerosas organizaciones sociales, gremiales y políticas de Río Negro acordaron una jornada provincial de lucha el 8/9, reclaman la urgente aprobación del impuesto a las grandes fortunas. Denuncian a la gobernadora por el colapso del sistema sanitario y reclaman la ayuda nacional. Y se solidarizan con los vecinos y comunidades originarias de El Bolsón y el Lago Mascardi.

    El 10/9 los trabajadores de la salud realizan una jornada de lucha reclamando apertura de paritarias y la implementación del impuesto a las grandes fortunas.

    Ante un nuevo femicidio en Moreno de Ludmila Pretti, las mujeres y sus movimientos siguen luchando y exigiendo la implementación de la emergencia en violencia contra las mujeres. Basta de femicidios.

    Seguimos exigiendo justicia y castigo a los culpables por la desaparición y muerte de Facundo Astudillo.

    Las garras de los buitres imperialistas

    Junto a la guerra comercial, se agravan los factores de guerra militar entre Estados Unidos y China. Más de 40 generales yanquis criticaron a Trump por las debilidades en el aparato bélico.

    Altos funcionarios chinos plantean que su país se prepara para una guerra contra Estados Unidos. En la ofensiva yanqui sobre Latinoamérica está la disputa por el petróleo venezolano y el dominio del Caribe.

    Sigue la disputa por la Argentina, con un primer round con los bonistas. Ahora se abrió la negociación con el FMI: una horca financiera para un país con una deuda impagable. El capital financiero yanqui penetró en bancos (Galicia, Macro, Santander, Supervielle) y grandes empresas (Mercado Libre, YPF, Edenor, Telecom, etc.). Incluso el grupo Clarín tiene empresas en el paraíso fiscal de Delaware (EEUU), asociadas a los bancos y fondos de inversión yanquis Goldman Sach y JP Morgan.

    El imperialismo chino aprovecha la difícil situación de la Argentina para avanzar en su penetración en nuestro país. En las reservas del Banco Central hay 130.000 millones de yuanes (la moneda china, equivalen a 18.300 millones de dólares). El Senado aprobó la incorporación de la Argentina al Banco Asiático y se negocia participar en la “ruta de la seda”. Sigue la negociación por la producción porcina que arrasaría la producción nacional. Hay monopolios chinos en el petróleo (Sinopec y parte de Pan American), frigoríficos, el litio, Cofco (la mayor cerealera), Veladero (oro y plata), la base militar en Neuquén, etc.

    Los buitres yanquis siguen su ofensiva en la región y tratan de ir cerrando el cerco sobre la Argentina, los chinos disputan con ellos tratando de avanzar, y cada uno clava sus garras adueñándose de las riquezas y la producción nacional.

    Abrir un camino

    En la situación en la que vivimos en el mundo y en América latina se profundiza la disputa interimperialista. En una Argentina en crisis donde operan todos los imperialismos se agudiza la disputa por la hegemonía en el bloque de las clases dominantes y se producen cambios políticos a gran velocidad.

    Tal como ocurrió en Misiones hace unos días, el lunes 7/9 hubo una protesta policial por aumento de salario y mejoras en las condiciones laborales que abarcó toda la provincia de Buenos Aires. La Policía Bonaerense le hizo una movilización al gobernador Kicillof frente a la Casa de Gobierno en La Plata, donde rompieron las rejas y amenazaron con entrar.

    Debemos estar atentos y preparar al Partido y a las masas para seguir actuando en los distintos escenarios que se pueden presentar.

    Seguimos la pelea contra la pandemia conformando y fortaleciendo los comités de emergencias en fábricas, zonas agrarias, lugares de trabajo, barrios, asentamientos y villas. Nos ponemos a la cabeza de la lucha y pugnamos por la organización de las masas para exigir a los gobiernos municipales, provinciales y el nacional que den respuesta a las necesidades básicas de millones en todo el país.

    Nosotros peleamos desde el Frente de Todos, con nuestras posiciones, para acumular fuerzas y crear las condiciones en las que el pueblo tome en sus manos dar vuelta el viento, acabando con la dependencia, el latifundio y el Estado podrido que sostiene esas lacras. Una revolución en la que sea el pueblo el que decide qué se produce, cómo se produce y cómo se distribuye lo que se produce.-

    (Con la colaboración de Jacinto Roldán)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales