24 Jul. 2017 | 21:46
24 Jul. 2017 | 21:46
Bitácoras bonaerenses

Piezas, movimientos y correlación de fuerzas en la interna del peronismo

  •   |  
  • El pankirchnerismo y el randazzismo analizan las fichas con las que cuentan a la espera de definiciones. ¿Cristina juega o no? La búsqueda de la lista de unidad enfrenta a las PASO donde se dirimirán las candidaturas.

    Los caminos del peronismo preanuncian que este 2017 una nueva PASO será la que defina las candidaturas para los comicios legislativos. A poco más de un mes y medio para el cierre de listas (el 24 de junio) las piezas sobre el tablero se van aclarando, aunque el final no está del todo dicho. Son dos sectores que amasan la nueva pulseada interna del peronismo, los que se referencian en Cristina Fernández de Kirchner y los que se enfilan en el desafiante Florencio Randazzo. En los últimos días, nuevamente se plasmaron distintas cumbres, donde cada sector sacaba números de qué intendentes y legisladores decían “presente”. El martes, en un local del barrio porteño de San Telmo, el pankirchnerismo congregó a más de treinta alcaldes del por ahora FpV-PJ, legisladores nacionales y provinciales, como a la plana mayor de La Cámpora. El miércoles, el chivilcoyano, su flamante jefe de campaña, Alberto Fernández, y los tres Esmeralda que le responden mantuvieron una reunión con ocho jefes comunales del Interior. Tertulias de cara al armado político final.

    Sobre ese plano y ante una eventual PASO es válido repasar cómo se configura por ahora la correlación de fuerzas sobre estos dos espacios internos. Del lado del pankirchnerismo el peso lo tiene el territorio y la fuerza de los intendentes del Conurbano. Verónica Magario (La Matanza), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) Patricio Mussi (Berazategui), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Mario Secco (Ensenada), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Fernando Gray (Esteban Echeverría) y otros más son los motores de las cumbres y cenas donde participaron Máximo Kirchner, La Cámpora y Cristina, como la última en San Telmo con otros alcaldes. El análisis no es muy difícil, en esa tropa se concentra la gran mayoría de distritos del Conurbano que son gobernados por peronistas, donde se sabe, están la mayor cantidad de votos. A ese poder territorial, se le puede sumar -aunque sigue siendo una incógnita- Cristina que sigue siendo la dirigente con mayor cantidad de intención de voto en el territorio bonaerense y Daniel Scioli que -más allá de sus problemas de alcoba y amorío-, posee su propio porcentaje de intención de voto. Del otro lado, Randazzo no cuenta con un poder territorial de importancia, sus tres escuderos Gabriel Katopodis (San Martín), Juan Zabaleta (Hurlingham) -los dos del Conurbano- más Eduardo “Bali” Bucca de Bolívar no representan ni por asomo ese poder territorial que concentran los otros intendentes. En cuanto a los jefes comunales del Interior: ellos saben que sus distritos no son de peso y escuchan ofertas, por ahora, no tienen reparos en mostrarse en cumbres de ambos sectores. La correlación de fuerzas.

    Pero el análisis sobre el tablero político y las coyunturas que surgen demuestran las contrariedades que tiene cada sector. El pankirchnerismo tiene un gran dilema, si Cristina no es candidata, Scioli rechazado por muchos en esa tropa y envuelto en escándalos amorosos, no existe un candidato de reconocimiento importante que pueda encabezar la lista de senadores nacionales. Con Magario casi autoexcluida de la contienda, queda la ficha de Isaurralde, el dirigente más reconocido y que ya fue candidato en 2013. Pero el lomense ¿se animará a enfrentar a Randazzo en una PASO? ¿Podrá ganarle con el apoyo territorial y con una eventual bendición de CFK? Las opciones para este espacio son pocas y es por eso que ante la insistencia de “Florencio” de dirimir las candidaturas “sí o sí” en una primaria genera ciertos temores. Con esa premisa, es que en la cumbre de San Telmo se decidió que una comitiva compuesta por los alcaldes Julio Pereyra (Florencio Varela) y Alberto Descalzo (Ituzaingó) y el titular del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, fuera a ver a Randazzo para intentar gestar las bases para una “lista de unidad”. Por ahora el cónclave no sucedió, ya que el chivilcoyano, en voz de los variados voceros que posee mandó a decir que “ni aunque le den la lista completa evitaría las PASO”. En este dilema, el encuentro del martes también definió crear una comitiva para ir a preguntarle a Cristina si va a ser candidata o no. Es que los alcaldes del Conurbano, esos que gobiernan el territorio que le quedó al peronismo tras el “Huracán Vidal” del 2015, se muestran preocupados por el escenario de indefiniciones, como también por los fantasmas de otra “interna sangrienta” que termine devorándose al propio peronismo como las de la Gobernación en las elecciones pasadas. Sobre ese plano, también prefieren evitar una PASO para no generar focos de conflictos, desgaste y gastos económicos. Incógnitas, dilemas en el sendero electoral.

    Randazzo también tiene sus dilemas, aunque en sus gestos y voces de emisarios se presente envalentonado, irreductible y rebelde. Si Cristina no es candidata y con un Scioli debilitado, su nombre es el que más peso tiene sobre el tablero electoral del peronismo. Sin embargo, no cuenta con la base de intendentes del Conurbano que tiene el pankirchnerismo y por ahora no tiene cerrado el acuerdo con los del Interior. Su jugada descansa en su nombre y un gran porcentaje de legisladores nacionales y provinciales que lo apoyan, pero que no tienen poder territorial. Pero el exministro de Cristina, cuenta con el guiño de la CGT y varios sindicatos, como así del Movimiento Evita. Su apuesta fuerte, es aglutinar a figuras fuertes del peronismo/kirchnerismo como fue la incorporación de Alberto Fernández y los acercamientos cada vez más frecuentes que tiene con Felipe Solá. Dos nombres de peso que pueden arrastrar más huestes del Frente Renovador hacia el proto randazzismo. Por las dudas, también desliza líneas con caras viejas de la política como con el alcalde de Ezeiza, Alejandro Granados, viejo barón del Conurbano que hasta hace pocas semanas coqueteaba con Vidal y el PRO. Sin embargo, los manuales políticos todavía sostienen que el poder territorial del intendente es necesario para cualquier elección, ese punto, hasta Cambiemos lo tiene presente. Las fichas del chivilcoyano.

    Cristina y Randazzo hablan, discuten, se dicen las cosas de frente. Hoy las señales indican que las PASO serán las que diriman la interna. Una lista de unidad parece lejos en este 2017. La posibilidad de una primaria, pedida por los multi voceros de Randazzo, fue tomada desde el otro lado y el propio Máximo Kirchner habló: “Me parece bien que hagan una campaña, que haya PASO y que todos compitan, que la gente en el cuarto oscuro elija la herramienta más segura a sus intereses y no que sufran defecciones como hemos sufrido desde 2015 en adelante, cuando Cristina dejó la Casa Rosada”. Randazzo va a jugar por adentro, es casi imposible que rompa y vaya por afuera. Según relatan los que lo conocen, su intención no es “renegar del kirchnerismo”, aunque su propósito parece ser terminar o superarlo. Desde su mesa más cercana explican que “El Flaco” quiere ir las PASO porque “un proceso de reconstrucción implica una depuración” y “hay que dejar el pasado atrás”. En las cumbres que tiene en el NH y el Palacio Raggio (ambos lugares porteños), cuentan que Randazzo habla de “dar una pelea hacia adelante” y manda a decir que se “acompañará la unidad, pero después de las PASO”. Desde el randazzismo aseguran que buscan “expresar a otro peronismo más amplio y abarcativo del que hasta ahora venimos expresando”. Obviamente Randazzo y todos los dirigentes saben que al querer una PASO de manera irrenunciable ponen toda la carne en el asador y está la posibilidad de perder. Pero el 2017 no es otra cosa que la previa del 2019, donde el peronismo/kirchnerismo quiere volver a la Casa Rosada y a la Gobernación bonaerense. El objetivo de “Florencio” es ese, posicionarse para el 2019 y más allá de una derrota, gestar su camino para las presidenciales. Como dijo algún analista político, “en las PASO se dirimen las candidaturas, no la interna”.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales