19 Jan. 2018 | 00:39
19 Jan. 2018 | 00:39
Teatro

“El amor pasó a ser un bien de consumo más”

  •   |  
  • Lo afirma Sabrina Mateos, quien le pone el cuerpo a “Trasbordada”, una obra que marca su viaje imaginario por el mundo de los fracasos amorosos, una y otra vez, con el lastre de los mandatos sociales en el lomo. Reestrena el miércoles 10 de enero en el Espacio Colette.

    Tic… tac, efímero
    Tic… tac, efímero

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) “Emprendiendo el largo viaje de toda mujer en la búsqueda de un amor para toda la vida, antes debí preguntarme qué era el amor”.

    Con este prolegómeno, Sabrina Mateos se embarcó en Trasbordada, un viaje basado en las decepciones del mundo amoroso para una chica del siglo XXI, plasmado en una obra próxima a reestrenarse en el tablado del Espacio Colette de Buenos Aires, con la dirección y puesta en escena a cargo de Federico Mini.

    “Empieza cuando soy una joven que recién sale recibida de la Facultad y se pregunta ‘¿Qué es lo que me falta?’. Entonces, sigo todos los mandatos sociales, familiares: que tengo que ser independiente, por otro lado tener un marido, hijos, una casa. Ser femenina, pero no superficial, inteligente… y un montón de cosas que deben afrontan las mujeres hoy en día”, enumera la actriz.

    En diálogo con ANDigital, la también autora del drama Intensah subraya que en su actual espectáculo “la maternidad es otra cuestión, ya que parece que no es aceptable que no quieras ser madre”.

    “Esta mujer emprende un viaje a través de un mundo inventado, y ahí voy contando todos los hombres que se fueron cruzando en mi vida y la historia con cada uno de ellos, hasta la actualidad”, prosigue y no oculta lo espinoso de ese camino: “me voy sintiendo frustrada, la situación de fondo es dramática, pese al tono de comedia”.

    Consultada por los nuevos hábitos al calor de las nuevas tecnologías en lo que a relaciones se refiere, no duda en aseverar que “el amor pasó a ser un bien de consumo más, con un fuerte papel de las redes sociales”.

    “Cuando éramos chicos te tenían que encarar face to face. Tocar la puerta, llamar por teléfono, que atiendan los padres, que corten. Había que desplegar los encantos, poner esfuerzo y era porque te interesaba la otra persona, con los riesgos que eso conlleva también”, reseña.

    Y contrasta: “hoy por hoy una persona de la otra está a un copy paste de distancia. Hay un muestrario de fotos, todo efímero, preocupados por la imagen, no nos conocemos, no empatizamos, todo en el marco de un mundo muy individualista”.

    En igual tono, la mentora de Trasbordada dijo haber intentado “una reflexión, más allá de que la gente se ría, una mirada del mundo actual en cuanto a las relaciones, no necesariamente amorosas, si no sociales. A veces está bueno parar la pelota y no dejarse guiar por los mandatos y el afuera sin cuestionarse nada ¿Quién dice que está mal estar solo? Se toma como algo te falta y ni hablar si no quiere ser madre. Está bueno detenerse y ver qué se quiere, vivir más en sintonía con el deseo”.

    “No hay peor soledad que la que se vive estando en compañía, yo estoy sola, no estoy en soledad, no es algo que padezca”, sentenció.

    Así, Sabrina recala en Ritualia, el país donde sale con el ritualero; en Imbecilandia, con el de las pocas luces, Ratatouille, con el ávaro y algunos otros –potencias y subdesarrollados- donde el sueño y las expectativas se derrumban indefectiblemente…

    * * *
    Trasbordada

    Miércoles de enero y febrero a las 21 horas

    Espacio Colette – Paseo La Plaza, Avenida Corriente 1660

    Con Sabrina Mateos, Federico Mini, Ada García y Ariel Cuño

    Entradas por Plateanet a $ 200.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales