19 Jun. 2018 | 01:55
19 Jun. 2018 | 01:55
Entrevista

“Un espectáculo te tiene que joder algo”

  •   |  
  • La declaración de principios es de Irene Bianchi, crítica y actriz. Los viernes de junio protagoniza ‘La voz humana’, un clásico de Jean Cocteau que abreva en un drama imperecedero: el desamor. De la línea ligada a “me dejó por WhatsApp”. En diálogo con ANDigital, habla de sus sensaciones desde los dos lados de la escena y de la progresiva apertura del siempre conservador público platense.

    Foto: Gabriel Ade.
    Foto: Gabriel Ade.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) A sala llena, el pasado viernes estrenó en el Teatro Estudio de La Plata uno de los unipersonales más reconocidos de la escena internacional: La voz humana, de Jean Cocteau, con traducción de Pablo Rey; versión y dirección de Gastón Marioni y la actuación de Irene Bianchi.

    “Hay que sacarse la primera función de encima, esa incertidumbre de que todo marche bien, ver la reacción del público. Disfruto más el resto de las presentaciones y claro que en bambalinas pienso ‘¡Qué estoy haciendo acá!’, pero eso pasa enseguida, es el vértigo propio de los segundos previos, las ganas irrefrenables de rajar, pero una se queda”, confiesa la protagonista en diálogo con ANDigital

    Se trata de una pieza que se introduce en el alma de una mujer que desespera por una decepción amorosa, llegando al límite. Una mujer sola y abandonada, espera el llamado del hombre que la abandonó. Mientras tanto, se viste de ansiedad, desolación y angustia...

    “Cuando la ensayaba realmente pensaba si el texto tenía vigencia, por este vértigo de las comunicaciones de hoy en día, pero oportunamente una chica que no conocía se desahogó conmigo y me dijo algo que me dio la certeza: ‘mi novio me dejó por WhatsApp’. Entonces, esto es totalmente actual, es mucho peor que la llamada lo de la mensajería, porque no hay ni tonos de voz”, reseña la actriz y periodista.

    En la obra, al concretarse el llamado, aparece la voz del otro lado. Él le genera cambios de actitud por los distintos argumentos que desarrolla: desde el engaño hasta la palabra más amable…

    Justamente sobre la vitalidad de la temática abordada, la intérprete resalta que “desde los griegos para acá todos los temas se han tocado y estos temas son clásicos, tienen que ver con los sentimientos humanos, siempre nos va a pasar que vamos a tener o hemos tenido una relación que nos hizo infelices e igual nos aferramos como una tabla de salvación”.

    “Esta mujer, que no tiene nombre, son ella y él, no es casual, sabe que la relación se termina pero intenta el último manotazo de ahogada en esa última llamada. Es transitar una historia de una mujer desesperada y que seguramente toca algo en el espectador”, añade Irene.

    En concreto, puntualiza que a lo largo de los 50 minutos de La voz humana, “hay traición, manipulación, una relación que fue honesta hasta que un momento hay un quiebre”.

    “Estoy muy contenta, sufro y me divierto. Hemos hecho con Gastón Marioni una apuesta minimalista y nos acompaña la música de Edith Piaf, muy amiga de Cocteau, e incluso cuenta la leyenda que esta obra se la escribió a ella…”, contextualiza la comunicadora que deja su sello los domingos en El Día a través de su clásico enfoque After Office y los sábados en el Buenos Aires Times que acompaña al diario Perfil.

    En suma, un monólogo con la cadencia y musicalidad de la mayor tragedia posible: saberse despreciado por el ser que se ama.

    Un exhorto a romper el conservadurismo platense

    En su rol de crítica de espectáculos –lamentablemente ya no cuenta con su espacio en el centenario matutino de la ciudad de La Plata aunque sí despunta el vicio en su propia web-, Irene incentiva a “consumir el arte local”, dado que “hay miles de cosas para hacer todos los fines de semana”.

    “Sea en el Teatro Estudio, con programación más allá de esta obra, números del off porteño (por caso, de Timbre 4 y del Picadero); la Sala Discépolo; la 420, el Coliseo Podestá y en muchos barrios. No hay excusas para no consumir teatro en La Plata, con producciones esmeradas”, enumera.

    En torno a qua la cercanía con Capital Federal funcione como lastre para evitar el impulso local, destaca que “La Plata tiene vida y actividad propia. Es cada vez más pujante, aunque cuesta arrimar al público convencional, sobre todo a la escena independiente”.

    “Es un llamado a dejar de consumir un poco al actor consagrado, de la tele y animarse a formarnos como espectadores”, expone Bianchi, al tiempo que pone de relieve que en paralelo “es importante que los teatros sean cómodos, agradables, que tengan buenas instalaciones, parece una estupidez pero no lo es. Que las salas sean acogedoras para pasar un buen rato”.

    “Hay evolución, sobre todo en la calidad de los espectáculos infantiles. A pesar de las malarias, los argentinos tenemos resiliencia y seguimos refugiándonos, con ese espíritu del Teatro Abierto, apostar al arte, sacar la cabeza de la oscuridad”, enfatiza la periodista con casi 30 años de oficio en la prensa especializada.

    Dice en igual tenor que “es un mecanismo muy saludable que tenemos. Siempre se mantuvo como lugar de expresión, de protesta, sutil o no tanto. Es un bastión, los milicos no se daban cuenta de cosas que se decían en un escenario y ese es un saludable mecanismo de resistencia que nunca ha desfallecido. Sea a la gorra, con cooperativas, viviendo de otra cosa, no se abandona el sueño de hablar arriba de un escenario, lo que da mucha esperanza”.

    Y desde el costado del espectador, reivindica “el ritual, la ceremonia compartida. El espectador tiene que salir modificado, enfurecerse, deleitarse o que te plantee un cuestionamiento, interrogantes. Un espectáculo te tiene que joder algo, mover algo adentro. Y eso me parece que lo tiene la cosa en vivo. Realmente en cada función la química es distinta, el actor está diferente, eso no tiene comparación con una serie”.

    ***
    La voz humana

    Viernes 15, 22 y 29 de junio, a las 21.30 horas.

    Entradas a la venta en la boletería del teatro (calle 3 Nº 386) de lunes a viernes de 16 a 20 y sábados de 9 a 13.

    Reservas sólo a través de Alternativa Teatral.- 

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales