19 Oct. 2018 | 06:14
19 Oct. 2018 | 06:14
Entrevista

“Jodorowsky es una terapia constante”

  •   |  
  • Así lo afirma Victoria Maurette, una de las protagonistas de la obra basada en los textos del controvertido artista franco-chileno que se presenta semanalmente en el Teatro Regina. En diálogo con ANDigital, también se refiere a su prolífica actividad en cine de género terror y los recuerdos del suceso “Rebelde Way”, en los luminosos años sin redes sociales.

    Victoria Maurette, en “El juego que todos jugamos”.
    Victoria Maurette, en “El juego que todos jugamos”.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) La celebridad juvenil de comienzos de este siglo le dio paso a una actriz fetiche para el cine del género terror, con proyección internacional. Se trata de Victoria Maurette, quien además encara en la actualidad nuevos desafíos musicales, al tiempo que protagoniza una obra teatral basada en los textos de uno de los artistas vivos más perturbadores: Alejandro Jodorowsky.

    “Es una sorpresa constante y se repite cada vez que salimos al escenario. El recibimiento del público, las caras felices, las reacciones. Además, interactuamos durante la obra y cuando se prenden las luces lo podés mensurar. Es reconfortante que el espectador la pase bien”.

    En estos términos se refiere a El juego que todos jugamos, la pieza que cada sábado a las 23.30 sube al tablado del Regina (Avenida Santa Fe 1235) con dirección de Ernesto Medela.

    “Justo estaba leyendo Psicomagia cuando me llegó la propuesta de la obra, por lo que lo tomé como una señal”, revela.

    La puesta propone abrir el debate sobre diversos temas sociales, políticos y culturales con una mirada crítica, pero con toques de comedia. El elenco se completa con Casper Espósito, Juan Ignacio Cane, Emmanuel Degracia, Alexia Martinovich y Sofía Romano.

    Un autor controvertido y vigente, una obra que lleva veinticinco años, en el mundo pero que se presenta por primera vez en la Argentina.

    “Además, es una obra que me ayuda en la vida personal, cada vez encuentro algo diferente de lo que dice, lo observo y me miro a mi misma, me hace preguntar un montón de cosas. Eso es lo bueno, uno se va preguntándose un montón de cosas sobre su vida. Me moviliza y me ayuda mucho, Jodorowsky es una terapia constante, situación que se replica en los espectadores”, completa ante ANDigital.

    “El género me encontró”

    Pese a que su más reciente trabajo es un off-topic de lo que viene desarrollando, Victoria reconoce: “no lo podía creer, fue un honor y una responsabilidad enorme”. Es que en 27. El club de los malditos le tocó ponerle el cuerpo a una particular Janis Joplin.

    “Fue una interpretación, no era la idea imitar, Nicanor (Loreti, el director) quería que se sienta el aura de la persona, intenté acercarme lo más posible, empapándome de su historia y revisando una carrera artística admirable, pero en este caso fue una Janis peleadora”, exclama.

    El debut en grande en el séptimo arte fue a partir de una convocatoria del reconocido director Albert Pyun, en el spaghetti western Left for dead, íntegramente rodada en inglés y destinada al mercado norteamericano.

    Esa interpretación le valió el premio a mejor actriz en el Festival Buenos Aires Rojo Sangre y una sucesión de incursiones protagónicas en el género terror, tanto en Argentina como en el extranjero.

    “Siempre digo que el género me encontró. El mundo del actor es dispar, reina la incertidumbre a veces. Un día estás trabajando, otro día no. Después de muchos años de televisión, de repente sentía el vacío. Hablo inglés por haber vivido de chica en EE UU y caí de casualidad en el primer casting para la película de terror. En ese momento no era una moda ni mucho menos, aunque venían muchas producciones de afueray así se fue dando…”, reseña, para luego destacar: “fueron todas muy buenas oportunidades y por eso digo que me encontró y me abrió las puertas”.

    “Los actores más conocidos quizás no se animaban y ahora sí y está buenísimo ver caras conocidos en este tipo de proyectos. Me atrapó que todos son unos apasionados, se bancan hacer una película con dos pesos, son guerrilleros, me fascinó ese amor por lo que hacen”, sentencia.

    Abriendo el especto, Maurette apunta este año a lograr el imprescindible respaldo del INCAA para su primer proyecto cinematográfico como productora y actriz, en este caso con un drama romántico.

    También aguarda expectante en los próximos meses el lanzamiento de un disco grabado a instancias de Daniel Grinbank, con covers de los 60 en inglés, producido por Tweety González. “Y por otro lado empezando a componer para empezar un nuevo disco; el síndrome de la hoja en blanco siempre está, pero hay que ejercitarlo día a día, la constancia es la clave”, asevera.

    Finalmente, hizo alusión al reconocimiento de antiguos seguidores, al calor de la tempranera fama que le dio la serie Rebelde Way. “Después de tanto años que se acerquen y me digan que mi personaje les sirvió para combatir ciertos miedos o dificultades es muy fuerte o que la tira haya sido tan importante. Es un honor haber sido parte de un pedacito de la vida de esos espectadores”, cierra. (ANDigital)

    Videos

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales