21 Jul. 2019 | 08:05
21 Jul. 2019 | 08:05
Entrevista

La Colina de la vida

  •   |  
  • De viajar de Salta a Buenos Aires por una semana y que se convierta en un lustro. De tocar en el subte a grabar en Abbey Road. Felicitas Colina parió “Feroza”, una declaración de principios. Lo presenta en una puesta multidisciplinaria este domingo en el Club Atlético Fernández Fierro.

    Feli Colina.
    Feli Colina.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El domingo 7 de julio es la fecha señalada desde hace rato en la agenda de Feli Colina. Es que en el Club Atlético Fernández Fierro de Buenos Aires presenta Feroza, su disco grabado en Abbey Road, el mítico estudio británico.

    “Esto me tiene contenta, trabajando, muy feliz. Un poquito ansiosa sí. La presentación va un poco más allá de la música, con una puesta muy linda, vestuario, otras disciplinas como recitado, baile, performances, invitados… Todo el disco será tocado, también canciones del disco anterior y otras que no grabamos”, adelanta la cantautora salteña en diálogo con ANDigital.

    Feroza es el reflejo de un momento reflexivo e intenso; un relato personal a través del cual la artista pretende reconocer algunas cargas sociales autoimpuestas e impuestas por otros. Y sobre la experiencia de grabar en el emblemático sitio de Londres, la reconoce como “un sueño” del que tal vez “caiga más adelante”.

    “En ese momento lo disfruté, lo viví, lo sentí, pero estaba tan en el plan de querer grabar que estaba muy metida con eso y no tanto con el lugar. Pero que acompañó y sumó, seguro”, añade en torno a esa experiencia tras adjudicarse la quinta edición del certamen Camino a Abbey Road.

    “No fue una presión extra, pensé que me iba a poner más nerviosa. Fue como un parto, necesidad de sacar lo que tenía sin importar dónde”, refuerza Feli, para luego reconocer que unos pocos días antes de la salida de Feroza le “agarró una fobia autobiocotera”. Y se explaya: “me parecía todo mal, todo raro, ahora que se escucha todo electrónico y lo orgánico es de peor calidad…. Luego sí, me re-enamoré, me lleva a todos los lugares que quería llegar. Me parece precioso, lo amo”.

    Consultada por su arribo a Buenos Aires, resalta: “vine al cumpleaños de una amiga, por una semana. Y van cinco años. Se ve que no estaba muy atada a la carrera de Derecho en Salta. Aquí seguí un poco más estudiando, trabajando en un estudio, pero cuando empecé a tocar todo me llevó para este lado y me di cuenta que es lo que me hacía feliz”.

    Es que desde ese 2014, por necesidad artística (y económica), empezó a tocar en los vagones del subte, donde fue adquiriendo un notable reconocimiento. Sin que se cofunda con ninguna pieza de campaña proselitista ni ofensas a la investidura presidencial, en 2015 saca su primer álbum pop llamado Amores Gatos.

    Con una adolescencia “colmadísima de rock”, sustentada en la triada Cerati-Spinetta-Charly; también Fito Páez, Sumo, los Redondos y bandas clásicas internacionales como Led Zeppelin o Nirvana, al hablar del “costado folklore”, es categórica: “más que costado era un centro. Una cuestión en mí, en la manera de escribir, de hablar. Siempre está y no reniego de eso, al contrario, me encanta y espero que cada vez se pueda plasmar más. Es todo muy intuitivo. Incluso en el disco se encuentran tintes folklóricos constantemente y además de cinco integrantes, somos tres salteños”.

    Antes de la posibilidad de grabar en Abbey Road, había sido  convocada por Gonzalo Aloras para formar parte de su banda estable, al tiempo que Mateo Sujatovich la incorporó en coros en su banda Conociendo Rusia.

    Todo es mientras armaba su banda con Diego Mema (Salvapantallas) en guitarra, Manuel Figuerero (Salvapantallas) en batería y Baltazar Oliver (La Femme, el Zar, agua Florida) en teclados generando un intenso lazo de producción sonora y amistad.

    Loba feroza

    “Es un momento de gusto, de placer, es difícil que coincidan las ganas de hacer las cosas con las cosas que te toca hacer. A veces da ansiedad por lo próximo y esta es de las pocas veces, casi que en la vida, que es hacer lo que me toca ahora: gozar este disco”, resume en torno a la placa producida por Juanchi Baleirón, a quien ponderó por su “grandeza de ver qué hacemos nosotros y meterse cuando lo necesitemos, dando el espacio para que todos se desplieguen. Nos abrió el camino”.

    No tengo mucho más para decir que no haya dicho antes. Espero que lo escuchen, lo disfruten y los acompañe. Que lo compartan, que les dé una pausa, un amigo, lo que sea. Posta que este disco tiene mi alma, esta echo artesanalmente, es el fruto del amor y la entrega de mucha gente. Gracias me queda chico. Bienvenida Ferozita.

    Publicada por Feli Colina en Viernes, 14 de junio de 2019

    Por último, resalta que la experiencia de tocar en el subte le sirvió para aprender a ponerse en espacios donde no se la espera. “Exige llegar, llamar la atención, que sea fuerte, conmover desde un lugar más humano. Tocar y cantar mucho, fue una gran herramienta y creo que Buenos Aires en menos hostil de lo que pensamos. Fue genial, placentero y casi que fue mi universidad”, sentencia.

    ***
    Feli Colina presenta “Feroza”

    Domingo 7 de julio a las 21 horas en el CAFF, calle Sánchez de Bustamente 772

    Entradas a la venta por sistema Tickethoy.-

    Videos

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales