18 Sep. 2019 | 16:53
18 Sep. 2019 | 16:53
El equilibrio del mundo

Punto de contacto entre Grande Pá, Ricky de Flema y el teatro

  •   |  
  • La actriz Julieta Fazzari protagoniza la nueva versión de “El Método Grönholm”, aclamada obra que llega este viernes a calle Corrientes. En diálogo con ANDigital, destaca que se trata de una “versión con una vuelta de rosca”. También rememora el encuentro con el referente punk que le dedicó una explícita canción a su personaje de Angie, una de las “chancles”.

    Ricky Espinosa y Julieta Fazzari.
    Ricky Espinosa y Julieta Fazzari.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) Estrena en la Ciudad de Buenos Aires una nueva versión de El Método Grönholm, laureada pieza del catalán Jordi Galceran. En esta ocasión, se trata de una adaptación de Walter Muni, protagonizada por Julieta Fazzari, Cristian Majolo, Juan Cruz Wenk y el propio Muni.

    Con dirección de Federico Jiménez y asistencia de dirección de Pedro Pelliza, la obra se presenta desde el 6 de septiembre en el CPC Multiescena (Avenida Corrientes 1764), los viernes a las 21 horas, con localidades a la venta en la boletería y a través de Plateanet.

    “Estamos muy contentos con el producto, con lo que estamos logrando, sale redondito. Venimos trabajando hace tres meses en esta obra alucinante, súper premiada que se hizo en 35 países e incluso aquí que fue un éxito”, destaca Fazzari en diálogo con ANDigital.

    De todos modos, destaca que se trata de “una versión distinta, con una vuelta de rosca muy interesante, el final cambia... Así que para el espectador que ya la vio, es como ver una obra nueva”.

    Cuatro candidatos al puesto ejecutivo de una multinacional se enfrentan en la entrevista final. Pero con la llamativa sorpresa de que aquí no hay un entrevistador, sino un abanico de situaciones no convencionales. Poco a poco estos candidatos al puesto se irán envolviendo en distintas pruebas donde comenzaran a descubrir realmente, quién es quién y cuáles son sus verdaderos valores...

    “Estamos muy conscientes de las dificultades del país y la idea es llenar el teatro, disfrutar de la cultura con una comedia de calidad, no exenta de las aristas dramáticas. Queremos que vaya el público, que compartan un momento en pareja, amigos o en familia. Que no tengan que elegir si van al teatro o a comer, que puedan hacer las dos cosas con la ayuda de entradas a un costo que es la mitad del precio del circuito comercial”, subraya la actriz.

    Histórica Chancle

    “Por una decisión personal hace mucho tiempo dejé la actuación. Tengo dos hijas chiquitas y otra actividad laboral que también disfruto. Me ofrecieron muchas cosas y recién esta me pareció tentadora”, indica una de las protagonistas del gran éxito televisivo de la primera mitad de los años 90: Grande, pá!

    Y añade: “me interesó el proyecto, la obra y luego de comenzar con los ensayos descubrí un grupo maravilloso de actores y de personas, que es lo que más vale, no alcanza con que un actor sea brillante, tiene que ser buena persona convivir en armonía. Me dio mucho placer desde el comienzo”.

    “Todo queda, Grande, pá! es parte de mi vida, de mi historia, de mi personalidad. No me hacía cargo en ese momento de la fama. Ayudó mi familia para tener los pies sobre la tierra. Hasta el día de hoy, mis compañeras son mi familia, nos juntamos a menudo, somos familia, literal”, completa en torno a su relación con el resto del elenco de la serie que rompió récords de rating.

    ¡Grande Angie!

    Un poeta particular fue Ricky Espinosa. Surgido en las entrañas del Conurbano sur, lideró la mítica banda de punk-rock Flema y le dedicó una canción a la hija del medio de don Arturo en la ficción.

    Consultada en torno a esa lírica visceral, muy alejada de cualquier pelmazo romántico, la propia Angie, reseña: “era muy chica en ese momento cuando Riky me escribió la canción. No conocía el género y me impactó por su lenguaje explícito, yo era chica, pero no me generó rechazo ni mucho menos”.

    “Después de un par de años me encontré a Ricky de casualidad en un bar irlandés del centro. Él se presentó, me preguntó si conocía la canción. Muy ubicado me dijo que en ningún momento me quiso faltar el respeto, si no que era la manera de expresar su admiración y me dijo que estaba completamente enamorado de mí. Me sentí muy halagada realmente. No todas tenemos el placer que le hayan dedicado una canción”, confiesa.

    Como un guiño al eterno rocker oriundo de Gerli, concede: “la poesía tiene que ver con quién la escribe, él hacía punk rock, no era Montaner. Y yo soy mucho más rockera que melosa...”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales