18 Oct. 2019 | 01:26
18 Oct. 2019 | 01:26
Cine

“Porno para principiantes”, con Martín Piroyanski y Nicolás Furtado

  •   |  
  • La película de Carlos Ameglio estrena el 3 de octubre. El realizador formó parte del grupo de realizadores que dio origen al primer movimiento cinematográfico en el Uruguay.

    Víctor y Aníbal
    Víctor y Aníbal

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El jueves 3 de octubre llega a los cines de nuestros país Porno para principiantes, una película de Carlos Ameglio, protagonizada por Martín Piroyanski y Nicolás Furtado.

    Montevideo 1985. Víctor (Piroyanski) es un aficionado al cine que está vendiendo su cámara para poder casarse cuando un mafioso local lo fuerza a dirigir una versión porno de La Novia de Frankenstein.

    Su amigo Aníbal (Furtado), un empleado de videoclub obsesionado con la pornografía lo acompañará en la misión.

    Todo se complica cuando Víctor se enamora de su protagonista, Ashley Cummings (Carolina Mânica), una estrella del porno internacional.

    El elenco se completa con Daniel Aráoz, Roberto Suárez, Nuria Fló y Karina Hernández.

    El realizador, reseña: “pertenezco a una generación a la cual querer ser cineasta era como querer ser astronauta. En 1985, la dictadura llega a su fin en Uruguay y genera, cinematográficamente hablando, una camada de marcianos. Creativamente todo era posible pero productivamente nada había cambiado. Existía un pequeño grupo de gente interesada en hacer películas que tenían la necesidad de ir contra el statu quo del momento e intentar una identidad propia”.

    “Contaban con una cultura cinéfila importante, en parte debido a la Cinemateca y en parte a la influencia de los videoclubes pero con cero infraestructura para filmar. De ahí que esta etapa se caracterizó por una enorme cantidad de material experimental, donde la bizarra mezcla de géneros era moneda corriente, en video y sin dinero alguno y con aires de intelectualidad casi ridículos”, prosigue Ameglio.

    Y destaca que “Porno para principiantes pertenece a ese extraño pero maravilloso momento ya que trata del sueño de hacer una película como sea, en un lugar y un tiempo donde eso es prácticamente una utopía”.

    “Y así como La Novia de Frankenstein (James Whale, 1935) fue un caso insólito en su especie, un absoluto engendro cinematográfico, donde convivieron el humor y el terror en extraña armonía, nuestra historia es también una mezcla de dos de los más disímiles ejemplos de cine: el de autor y el porno”, enfatiza.

    Finalmente, el director pone de relieve que “la película expresa estos conceptos a través de un continuo conflicto de fuerzas entre dos seres antagónicos, y la lucha interna a la que Víctor, el protagonista, es sometido. No estamos ante una desenfadada mirada interior al mundo del porno, ni ante una historia de ascenso y caída, ni ante una historia sobre la tolerancia, la creación, el cine, la identidad, la fantasías y los sueños perdidos; estamos ante todo eso a la vez”.

    Vale mencionar que Carlos Ameglio comenzó su carrera filmando cortos. Más tarde formó parte del grupo de cineastas que dio origen al primer movimiento cinematográfico en Uruguay. A los 21 años fundó su primera productora y a partir de ese momento comenzó a trabajar para el mercado internacional. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales