20 Aug. 2018 | 09:40
20 Aug. 2018 | 09:40
Salud

Diferentes opciones y nuevas tendencias en anticonceptivos

  •   |  
  • “En la Argentina la oferta en la materia es amplísima, pero la gente y muchos médicos no están al tanto de las últimas novedades”, planteó la doctora Marisa Labovsky, experta en endocrinología ginecológica de la Universidad Favaloro. Remarcó que “ya no hay dudas de que lo mejor para prevenir un embarazo son los métodos de larga duración”. En la nota, todas las variantes.

    Un 9 % de falla en el uso cotidiano.
    Un 9 % de falla en el uso cotidiano.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) “Se estima que en la actualidad la mitad de las mujeres que se embarazan no lo buscaron y, lo que es más llamativo, muchas de ellas se estaban cuidando con algún método anticonceptivo”.

    Con esta introducción, la doctora Marisa Labovsky, médica ginecóloga y especialista en endocrinología ginecológica de la Universidad Favaloro, dio inicio a un encuentro con periodistas mujeres en el que abordó el tema “Métodos anticonceptivos de hoy. Diferentes opciones y nuevas tendencias”.

    Allí, la experta explicó que más allá de la eficacia del método elegido –en general todos superan el 95 %–, lo que “falla” en esos casos suele ser el cumplimiento de las pautas necesarias para su efectividad.

    “Sin ir más lejos, y aunque son igualmente efectivas que el DIU, sabemos que las pastillas tienen lo que llamamos un 9 % de falla en el uso cotidiano, básicamente porque muchas veces una se olvida de tomarlas”, graficó.

    Aunque en la actualidad existen numerosas alternativas para prevenir embarazos que no requieren la toma de una píldora todos los días, “hay un gran desconocimiento entre las mujeres, pero también entre los médicos, que por falta de tiempo para hacer una buena consejería o por no estar actualizados, siguen recomendando las pastillas”, aseguró Labovsky.

    Y continuó: “no hay dudas de que hoy por hoy los métodos anticonceptivos de larga duración son los de elección, o el anillo, que es mensual. Esto está probado, porque hasta en los países más desarrollados el índice de embarazos no buscados es alto, incluso entre las que estaban usando anticonceptivos”.

    Los anticonceptivos de acción prolongada son aquellos que una vez colocados por el médico permanecen en el cuerpo por varios años cumpliendo la función de evitar la unión del óvulo con el espermatozoide, o bien anulando la ovulación.

    Estos son el Dispositivo Intrauterino (DIU) de cobre y el DIU hormonal (ambos se colocan en el útero); y el más novedoso implante subdérmico, una varilla flexible del tamaño de un fósforo, que se aplica debajo de la piel del antebrazo, desde donde libera la hormona progesterona. Tiene una eficacia en la prevención del embarazo del 99 % y se debe cambiar recién a los tres años.

    “No es un tema de disposición de métodos lo que hace que la anticoncepción vaya bien o no, tiene que ver con un montón de otros factores: barreras culturales, olvidos, ‘actos fallidos’… los métodos de larga duración evitan todo esto”, resaltó Labovsky.

    “En la Argentina, la canasta de anticonceptivos es amplísima y están a disposición. Lo que hay que trabajar es la consejería, el informar a las pacientes y ayudarlas a elegir lo que resulte más adecuado para cada una de ellas”, dijo.

    La especialista resaltó la necesidad de que los médicos se informen e informen más sobre los diferentes métodos anticonceptivos disponibles; y recordó los beneficios del implante: se coloca en el consultorio en un procedimiento que no duele y dura no más de 10 minutos; no se ve; no genera efectos adversos; puede ser usado por mujeres que no pueden usar estrógenos e incluso durante la lactancia; es reversible y lo pueden usar las fumadoras.

    “Al ser colocado por un médico en el consultorio, tiene una efectividad muy alta y no requiere ningún tipo de seguimiento. Se implanta y a los tres años simplemente hay que cambiarlo. En cambio, las usuarias del DIU deben cumplir controles médicos, y las pastillas son teóricamente muy efectivas pero clínicamente no es tan así porque dependen de que la mujer se acuerde de tomarla todos los días”, explicó Lebovsky.

    Finalmente, la experta aclaró que todos estos métodos son para evitar embarazos no deseados, pero que no evitan el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Por eso insistió en la necesidad de acompañar cualquiera de los métodos elegidos con un preservativo.

    Características y tipos de métodos disponibles

    Métodos hormonales

    ---) Anillo anticonceptivo: es un anillo delgado y flexible que una vez colocado en el interior de la vagina, libera estrógenos y progesterona. Estas hormonas evitan que los ovarios liberen óvulos y espesan el moco cervical, lo que evita que los espermatozoides puedan alcanzar los ovarios. Su efectividad en la prevención del embarazo es del 95 %.

    Su uso incrementa el riesgo de coágulos sanguíneos que pueden formarse después de dar a luz, por lo que las mujeres que han tenido una cesárea u otros factores de riesgo para coágulos sanguíneos (obesidad, historia de coágulos, tabaquismo o preeclampsia), deben esperar 6 semanas antes de usarlo.

    ---) Parche anticonceptivo: se puede colocar en la parte baja del abdomen, en los glúteos, en la parte exterior del brazo o en la región superior del torso. Libera estrógenos y progesterona que ingresa a la circulación sanguínea e impide la ovulación; espesa el moco cervical lo que impide que el espermatozoide llegue al óvulo.

    Su efectividad en la prevención del embarazo es del 95 %, pero puede disminuir su efectividad en mujeres de más de 90 kilos de peso. Su uso incrementa el riesgo de coágulos sanguíneos que pueden formarse después de dar a luz, por lo que las mujeres que han tenido una cesárea u otros factores de riesgo para coágulos sanguíneos (obesidad, historia de coágulos, tabaquismo o preeclampsia), deben esperar 6 semanas antes de usarlo.

    ---) Píldora oral combinada: contiene dos hormonas: estrógeno y progesterona. Evita que los ovarios liberen óvulos. Otro de los efectos de la píldora es un cambio en la superficie del útero y en el moco cervical, que evita que el esperma alcance al óvulo.

    Su uso está desaconsejado en mujeres mayores de 35 años que fuman o que tienen antecedentes de coágulos sanguíneos. Al interferir con la lactancia, su uso también está desaconsejado en mujeres que amamantan. Su efectividad en la prevención del embarazo es del 95 %, pero disminuye si la mujer tiene sobrepeso.

    ---) Píldora libre de estrógenos: es una píldora que sólo contiene progesterona, y por no contener estrógenos puede presentar menos efectos adversos. Resulta una alternativa que puede ser más segura para mujeres que fuman, que tienen sobrepeso o hipertensión, o que son mayores de 35 años; su uso no afecta la producción de leche materna. Su efectividad en la prevención del embarazo es del 95 %, pero disminuye si la mujer tiene sobrepeso. Su uso puede causar sangrado entre períodos menstruales, aumento de peso y dolor en las mamas.

    ---) Inyecciones de progesterona: deben ser aplicadas en los glúteos o en los brazos; evitan que los ovarios liberen óvulos y producen cambios en el cuello del útero que dificultan que los espermatozoides lleguen a los óvulos. No deben ser administradas por más de dos años seguidos, ya que pueden ocasionar una pérdida temporal de la densidad mineral ósea. Tienen una efectividad en la prevención del embarazo del 99 por ciento.

    Métodos de barrera

    ---) Preservativo masculino: es una delgada vaina de látex o poliuretano que se coloca en el pene en erección para evitar que el esperma ingrese al cuerpo de la mujer. Este método brinda protección contra las enfermedades de transmisión sexual. Su efectividad en la prevención del embarazo oscila entre el 84 y 89 %. Su uso puede causar reacciones alérgicas.

    ---) Preservativo femenino: es un dispositivo plástico flexible que se coloca dentro de la vagina de la mujer antes de tener sexo. No debe ser utilizado al mismo tiempo con un preservativo masculino. La efectividad de este método en la prevención del embarazo es del 80 %. Su uso puede causar irritación y reacciones alérgicas.

    ---) Diafragma: es un dispositivo de látex con forma de taza, de poca profundidad, cuyo objetivo es bloquear el paso de los espermatozoides al cuello del útero donde se encuentran los óvulos. Si es utilizado en combinación con un espermicida, su efectividad en la prevención del embarazo es del 85 %. Su uso puede causar irritación, reacciones alérgicas e infecciones urinarias.

    Anticonceptivos de acción prolongada

    ---) Implante subdérmico: es una varilla flexible del tamaño de un fósforo que se coloca debajo de la piel del antebrazo, desde donde libera progesterona: una hormona que produce cambios en la superficie del útero y en el moco cervical que evitan que los espermatozoides fecunden al óvulo. El implante tiene una efectividad en la prevención del embarazo de 99 por ciento.

    Como contiene sólo progesterona, puede ser utilizado por aquellas mujeres que no pueden o no deseen utilizar estrógenos; y puede ser utilizado a su vez durante la lactancia. Con el uso del implante en algunas mujeres el sangrado menstrual puede ocurrir en intervalos irregulares (puede ser leve, intenso o no presentar sangrado). La irregularidad del sangrado no influye en la eficacia del método anticonceptivo.

    ---) Dispositivo intrauterino (DIU) de cobre: es una pequeña T que es colocada por un médico dentro del útero, donde libera pequeñas cantidades de cobre que evitan que los espermatozoides alcancen y fertilicen al óvulo. Su efectividad en la prevención del embarazo es del 99 %. Su uso puede causar calambres y sangrado entre períodos menstruales.

    ---) Dispositivo intrauterino (DIU) hormonal: también es colocado por el médico dentro del útero, donde libera la hormona progesterona que evita que los ovarios liberen óvulos y espesa el moco cervical, lo que impide que los espermatozoides lleguen al óvulo. También interfiere con la capacidad de que un óvulo fertilizado se implante en el útero. Su efectividad en la prevención del embarazo es del 99 %. Su uso puede causar calambres, sangrado entre períodos menstruales y ausencia de sangrado.

    Métodos naturales

    ---) Abstinencia sexual: es el único método seguro para prevenir el embarazo y que ofrece protección contra enfermedades de transmisión sexual incluyendo el VIH.

    ---) El llamado método del ritmo, también conocido como planificación natural familiar, consiste en no tener relaciones sexuales o utilizar un método de barrera en los días del ciclo en que la mujer es más fértil. En las mujeres que tienen un ciclo menstrual regular, sólo 9 días de ese ciclo son fértiles. La efectividad de este método en la prevención del embarazo es del 75 por ciento.

    Métodos permanentes

    ---) Esterilización quirúrgica: consiste, en la mujer, en la ligadura de las trompas de Falopio, lo que impide la llegada de los óvulos al útero donde pueden ser fertilizados. En el varón, se realiza la llamada vasectomía que es una cirugía que impide la llegada de los espermatozoides al pene; así, en el eyaculado no se encontrarán espermatozoides.
    La efectividad en la prevención del embarazo de estos métodos es del 99 %. La esterilización quirúrgica pueda causar dolor, sangrados y complicaciones asociadas a la cirugía; en la mujer, además, pueda causar embarazos ectópicos.

    Anticoncepción de emergencia

    ---) “Píldora del día siguiente”: es un método que debe usarse cuando se han tenido relaciones sexuales sin protección; es decir, cuando no se ha utilizado ningún método anticonceptivo o éste ha sido utilizado de forma incorrecta o presentado falla.
    No debe ser utilizada como método regular de prevención del embarazo. Evita que los ovarios liberen óvulos y que los espermatozoides los fertilicen. Su efectividad en la prevención del embarazo es del 99 %. Puede causar vómitos, fatiga y molestias estomacales.

    * * *

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales