20 Oct. 2017 | 15:03
20 Oct. 2017 | 15:03
Nocivo para la industria local

Los riesgos de comprar juguetes “puerta a puerta”

  •   |  
  • Desde la Asociación Argentina de Empresas de Juguetes y Afines Imágenes advierte por imágenes engañosas; demoras y limitaciones en las entregas y los precios no siempre convenientes, entre otros puntos. Los detalles.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) Si bien con el nuevo régimen de compras en el exterior muchas personas aprovechan para comprar los regalos navideños por anticipado, se debe tener en cuenta que no siempre conviene utilizar esta modalidad: muchas jugueterías locales ofrecen plataformas de e-commerce para los que prefieren comprar en un click con la ventaja adicional de poder cambiar el producto y recibirlo en su casa en menor tiempo.

    Según Darío Mermelstein, presidente de Asociación Argentina de Empresas de Juguetes y Afines (AADEJA), “si bien la compra online al exterior puede permitir conseguir productos que no se comercializan en nuestro país, la experiencia de compra sigue siendo una prioridad y aún existen algunos factores que se deben tener en cuenta a la hora de comprar online en plataformas de otros países”.

    Desde AADEJA comparten algunas reflexiones que el consumidor debe considerar al comprar en estos portales:

    1. Imágenes engañosas: lo que muestran las fotos de los productos no siempre lo representan fielmente. Las dimensiones de los mismos pueden diferir (principalmente, pueden parecer más grandes de lo que son) y el retoque digital de la imagen inevitablemente dará un aspecto publicitario que difícilmente sea similar al producto final. Esto puede ser fuente de decepciones al momento de recibir el producto.

    2. Demoras en las entregas: en promedio los pedidos tardan varias semanas en llegar a destino. Si el comprador vive en el interior del país, este lapso podría incrementarse.

    3. Limitaciones en las entregas: según la actual regulación, el comprador aún debe presentar una declaración a través de la web de la AFIP, dejar constancia de su compra y pagar el impuesto indicado si aplicara.

    Otro de los factores que desalientan la compra es el peso de los envíos: si se trata de un producto que se envía por el correo oficial y pesa más de 2 kilos, el comprador debe retirarlo personalmente en la Aduana y hacer el trámite correspondiente. En el caso particular de los juguetes, muchos productos pueden verse afectados por esta restricción de pesaje.

    4. La “vivencia”: la compra presencial ofrece una experiencia que tiene que ver con las sensaciones y emociones que transmite el juguete en el momento de la compra, inclusive un niño en una juguetería puede tomar el producto directamente y esa posibilidad internet no la brinda.

    5. Precios no siempre convenientes: según lo que se cobre por los envíos, sumado a los impuestos, se llegará al precio final. A nivel local, con las promociones bancarias vigentes y la continuidad del Plan Ahora 12, nuestras jugueterías terminan ofreciendo precios muy similares a los de Amazon y EBay … con la ventaja de poder cambiar el producto si no era lo que el niño esperaba.

    Desde la entidad afirman que, si bien fue creciendo la cantidad de personas que encargan sus juguetes de navidad con tiempo y a través de estos medios, la gran mayoría sigue prefiriendo la compra presencial. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales