17 Dec. 2017 | 06:54
17 Dec. 2017 | 06:54
La Plata

Hospital público emplea novedosa técnica para pacientes con grave enfermedad cardíaca

  •   |  
  • Sirve para pacientes que no pueden someterse a un reemplazo valvular en una cirugía a corazón abierto. Es mínimamente invasiva y ya se empleó en tres casos con éxito.

    Parte del equipo multidisciplinario que realizó las intervenciones.
    Parte del equipo multidisciplinario que realizó las intervenciones.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Un equipo del Hospital provincial San Juan de Dios de La Plata comenzó a implementar una nueva técnica para resolver una severa enfermedad, que afecta a la válvula aórtica. Es empleada en pacientes que no pueden ser operados a corazón abierto porque corren riesgo de morir en la cirugía.

    Los especialistas del servicio de cardioangiología intervencionista y hemodinamia explicaron que esta alternativa terapéutica llamada TAVI (por sus siglas en inglés, Transcatheter Aortic Valve Implantation) es mínimamente invasiva y ya se empleó en tres pacientes que padecían estenosis valvular aórtica.

    La aorta es la principal arteria que lleva sangre fuera del corazón. La sangre fluye a través de la válvula aórtica. Cuando alguien padece estenosis aórtica, esa válvula no se abre del todo, por lo que disminuye peligrosamente el flujo sanguíneo y se produce una peligrosa falta de oxigenación y nutrición de los tejidos.

    El procedimiento TAVI reemplaza la válvula dañada por una prótesis y se la introduce por una incisión mínima en la ingle o debajo de la mama del paciente. Ahora, se lo incorporó a las prácticas complejas que se realizan en el Servicio de Hemodinamia del San Juan con el objetivo de ofrecer una alternativa terapéutica a pacientes con estenosis valvular aortica severa “inoperables”.

    La cirugía convencional a corazón abierto, un tratamiento que se realiza hace más de 50 años, consiste en el reemplazo de la válvula enferma por una válvula protésica, biológica o mecánica, siendo el tratamiento más probado y efectivo.

    No obstante el aval científico que tiene esa operación, 3 de cada 10 pacientes no pueden someterse a ella por presentar otras enfermedades asociadas, frecuentes en el adulto mayor, que incrementan el riesgo quirúrgico.

    El director del Hospital, Daniel Corsiglia, aclaró que los pacientes a los que se les implanta la válvula mediante esta técnica “son evaluados por un equipo multidisciplinario conformado por los servicios de Cardiología, Hemodinamia, Ecocardiografía, Cirugía Cardiovascular, diagnóstico por Imágenes, Anestesiología y Electrofisiología”.

    De esta forma, en conjunto, se evalúa la factibilidad de ofrecer este tratamiento mínimamente invasivo, para reducir los riesgos que se presentarían durante una intervención quirúrgica convencional. El Servicio de Cardioangiología Intervencionista y Hemodinamia ya puso en marcha un programa de implante valvular aórtico percutáneo y atendió tres casos que resultaron exitosos.

    “Es importante destacar el esfuerzo de los profesionales del hospital para que este procedimiento de alta complejidad llegue a la comunidad”, expresó Guillermo Sambeth, jefe de servicio de Hemodinamia.

    El Hospital San Juan de Dios una institución pública orientada centralmente a la atención de las patologías torácicas, cardiovasculares y las enfermedades infecciosas. A lo largo de su historia, se constituyó en el lugar de derivación última de pacientes a nivel provincial para la resolución de los casos de mayor complejidad clínica y quirúrgica, en virtud de la elevada capacitación de su equipo de salud.

    Cuenta con 134 camas de internación. En 2016, atendió en sus consultorios externos 121 mil consultas, unas 13.800 interconsultas y realizó alrededor de 1.300 intervenciones quirúrgicas. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales