25 Sep. 2018 | 16:36
25 Sep. 2018 | 16:36
Para todos los gustos

“Hay que festejar la diversidad de la pizza”

  •   |  
  • Lo afirma Martín Auzmendi, uno de los creadores de la Muza5K, certamen que el 30 de septiembre posibilitará que 1500 “maratonistas” recorran la Avenida Corrientes en búsqueda del mejor sabor. Ante ANDigital, explica por qué estamos ante mucho más que una simple comida.

    A seguir este hilo.
    A seguir este hilo.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) Comienzo de parados, con moscato y fainá, surgió la idea de testear las pizzas porteñas y elegir la mejor. Así, con la cruzada de probar todas ellas, nació la Muza5K, a instancias de Franco Antolini, Joaquín Hidalgo y Martín Azumendi.

    “Llegamos un poco de casualidad a eso, empezamos entre amigos, siendo 25 personas recorriendo las pizzerías en la primera edición, y creció año a año porque la gente se sumó de una manera increíble. Ahí terminamos de entender la pasión que significa para la gente y la importancia de la pizza tradicional”, destaca el periodista Auzmendi, en diálogo con ANDigital.

    El domingo 30 de septiembre se “corre” la séptima edición de la maratón de las pizzerías porteñas, certamen que convocará a 1500 personas que comerán al corte en los locales seleccionados de Avenida Corrientes.

    Este año, la justa del sabor la disputarán “Pétalo” (Corrientes al 487); “La Génova” (872); “La Americana” (1383); Kentucky (1502); Pin Pun (3954); Santa María (6801) y la defensora del título (va por el tricampeonato) “El Imperio de la Pizza” (6895).

    “Va a ser una fiesta como todos los años, lo que queremos es que le dé más visibilidad al trabajo de los pizzeros, es fascinante y parte de nuestra cultura”, resalta y luego aclara por las ausencias: “es únicamente porque el recorrido es derecho por Corrientes. Lamentablemente quedan afuera La Mezzetta, varias La Boca, de zona sur, Banchero, Los Campeones, Burgio o El Fortín, por nombrar algunas, pero la idea es que recorriendo el eje Corrientes se reivindique a todas las pizzerías de Buenos Aires, como un símbolo”.

    No obstante, todas y cada una de ellos tienen lugar en Nuestra pizza. Una pasión redonda, libro de reciente edición donde Hidalgo y Auzmendi ponen de relieve el valor de la tradición pizzera en la Argentina.

    Para ello, se infiltraron en las pizzerías tradicionales y cuentan el día a día de maestros pizzeros, cortadores y cientos de personas que ponen sus manos en la masa. Un recorrido leudado con las historias del corte y molde para uno de los íconos de la gastronomía argentina.

    “En el libro damos cuenta de esas pizzerías de barrio, de esos fuertes localismos como El Cedrón de Mataderos; El Fortín para la zona de Villa Luro-Monte Castro; Burgio en Belgrano, algo ligado al arraigo local, a los clubes de fútbol y que trascendió fronteras”, resume el embajador de aperitivos.

    También pondera que el distrito porteño contemple todos los estilos: “hay pizza estilo Nueva York; la napolitana; a la piedra; por metro, que es influencia uruguaya. Hay que festejar la diversidad de la pizza en una ciudad cosmopolita como Buenos Aires”.

    “El pilar de todo esto es la porteña, la más tradicional, la que nos identifica. Masa más grande, mucho queso y no pueden faltar sus variantes con jamón y morrón; napolitana; calabresa; canchera y fugazzeta”, enumera.

    En cuanto a esta última, subraya su carácter porteño y no descarta –teniendo en cuenta las luminarias en la materia- establecer en breve la Ruta de la Fugazzeta, destacando además que luego de la muzza, es la variedad “termómetro” para establecer el nivel de una pizzería.

    Finalmente, en tiempos de miseria generalizada, rescata que este tipo de negocios cobije a quienes no pueden acceder a otra salida gastronómica. “Tenés de todo; gente con el mango justo que hace una pausa en la jornada laboral o en grupo numeroso”.

    “Ir a comer, que es la salida más deseada de los porteños, con amigos o familia, tiene en estos lugares un precio que es accesible, comparado con ir a un restaurante o a una parrilla. La pizza atraviesa todas las clases sociales, empezó en Buenos Aires, despierta pasiones en todo el país y los extranjeros lo toman como una parte de vivir su experiencia porteña”, cierra el co-autor de Nuestra pizza y Cócteles en el camino. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales