18 Sep. 2020 | 03:23
18 Sep. 2020 | 03:23
¿Sobreprecios y laberinto burocrático?

La lucha de una joven contra la fibrosis quística y los desmanejos en el IOMA

  •   |  
  • La madre de la paciente señala que la demora de los proveedores y los estancados trámites provocaron que su hija de 23 años tuviera que pasar por una evitable internación de una semana en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Hoy la joven está sin su medicación.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Jazmín Ayelén Samec Ruiz, de 23 años de edad, vive con su familia en General Madariaga y tiene fibrosis quística en su páncreas, con mucovicidosis. Se trata de una enfermedad genética producida por la inflamación de los bronquios alojados en los pulmones –que también repercute en su sistema digestivo–, y aquellas personas que padecen esta problemática poseen inconvenientes para respirar con normalidad.

    En declaraciones a ANDigital, la madre de la paciente, Cecilia Ruiz, relató que la joven “necesita aparatología y medicación que no se encuentra en el país. Para tratarse es necesario un nebulizador especial (llamado PARI), junto con pipetas y cables, también especiales”.

    Tras ello, Cecilia hizo hincapié en una probable maniobra de sobreprecios: “IOMA pagó $ 198 mil de cobertura por el aparato, que en realidad cuesta $ 60 mil. Cuando les consulté a qué se debía la diferencia de dinero, dijeron que buscaron un proveedor para pagarle en cuotas. Realmente fue ilógico”, subrayó.

    Cabe señalar que la autorización para cada insumo tarde entre 6 y 7 meses en ser aprobada, para luego poder adquirirlo, y siempre se da con las cantidades que la obra social considera convenientes, las que generalmente no coinciden con las cantidades necesarias para cada tratamiento.

    Debido a este proceso burocrático, Jazmín estuvo un mes y medio sin sus pastillas, y días atrás debió ser internada por un cuadro de hemoptisis (lesión en las vías respiratorias), en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Actualmente no posee las píldoras para su tratamiento. En este escenario, su familia solicita renovar la medicación en forma urgente.

    Todo está centralizado en la central del IOMA en La Plata –de la calle 46, entre 12 y 13–, desde donde aguardan que los trámites cobren mayor celeridad: “En el medio está la salud de mi hija, que no puede esperar”, concluyó Cecilia. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales