23 Sep. 2019 | 10:14
23 Sep. 2019 | 10:14
Salud & Nutrición

La dieta, enferma: Un llamado a “ir por lo natural”

  •   |  
  • “Hay que cambiar la cabeza y entender qué hace el alimento en nuestro cuerpo, cuál es su función, aprender a elegir”, aconseja la nutricionista Andrea Purita. “Todos los días de nuestra vida, los que podemos, comemos, por eso hay que hacerse amigos de la comida, no enfrentarla”, arengó.

    Que la cocina recobre el protagonismo perdido.
    Que la cocina recobre el protagonismo perdido.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) La nutricionista Andrea Purita objetó la proliferación de artículos “alternativos” en las góndolas, teniendo en cuenta el engaño que supone a los fines de lealtad comercial y lo gravoso que puede resultar para la salud, al tiempo que subrayó la importancia de apelar a los productos naturales.

    “Debemos aprender sí o sí a leer las etiquetas, no es lo mismo un ‘alimento a base de’, que que la leche con su correspondiente proteína y nutrientes. Un queso rallado bueno sabemos que tiene el calcio, la proteína láctea, pero cuando es a base de almidón o sémola, no ingresás el nutriente a tu organismo”, ejemplificó.

    En torno a la determinante razón económica de la inclinación a estos productos sustitutos, admitió: “uno sale 19 y otro 58 pesos, lógico, pero lo que menos comés es queso rallado”, por eso hay que “ir por lo más natural que uno pueda”.

    “Si no podés comprar el queso, evitar el supuesto reemplazo. Tenemos que optar por una pasta con rica salsa natural de tomate o salsa blanca. Teniendo en cuenta que el bolsillo no da, hay que aprender a elegir, educarse en la lectura de etiquetas. Entender qué es la grasa, qué es el sodio, si tiene azúcar y qué tipo, esos datos hay que saber interpretarlos”, explicó la dietista.

    También alertó por la falsa ilusión de lo “light”. “Que diga diet, bajas calorías o light, puede implicar que baje los principios nutritivos. Es simplemente que está reducido en calorías respecto al mismo producto regular. Tampoco asegura que esté libre de azúcar, situación que se ve en algunas mermeladas de primera marca inclusive”.

    Haciendo foco en que falta educación alimentaria y por ello los profesionales de la nutrición deben enseñar, la autora del libro Ni prohibido ni permitido, instó a aprovechar la “variedad de verduras de estación” y además “hay que hacerse las ganas y el tiempo de cocinar, venciendo al facilismo del pre-preparado, lo súper industrializado con cero nutrientes, todo artificial”.

    “Andá por lo natural y después si querés comer un alfajor, hacélo. Es preferible lo saludable todos los días y un gusto”, ejemplificó Purita.

    En igual tono, convocó a “hacer algo real de la alimentación”, pues “la dieta enferma, es aburrimiento”.

    “Hay que cambiar la cabeza y entender qué hace el alimento en nuestro cuerpo, cuál es su función. Aprender a elegir. La emoción va muchas veces de la mano de la comida, todos los días de nuestra vida, los que podemos, comemos, por eso hay que hacerse amigos de la comida, no enfrentarla”, arengó.

    Finalmente, insistió con la “tortura” del concepto dieta. “Trato de sacar esa palabra de la cabeza de la gente. No me gusta que quienes tienen sobrepeso y obesidad vivan luchando; es un trabajo. Nuestro rol no es darles un papelito, va más allá, ir a fondo con el problema, entender qué pasa y sacarlo de raíz para que cuando baje de peso no vuelva a engordar, pero desde el entendimiento”.

    “La cocina es muy importante. No hay resultado, ni para descender de peso, ni cuidar la salud, ni alimentarte bien, si no te ocupás de la cocina. El alimento bien utilizado previene y cura enfermedades; mal utilizado, enferma”, sentencia la profesional. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales