19 Nov. 2019 | 05:02
19 Nov. 2019 | 05:02
Historia y presente

General Madariaga, el baluarte del Tuyú

  •   |  
  • Mucho más allá del reconocido turismo gaucho, cultural y de pesca, el distrito sorprende con su pujante ruta de sabores (kiwis, asado y cerveza artesanal como punta de lanza); un soguero que se consagró en La Rural y la auténtica Dama de Hierro bonaerense. Una sólida propuesta para romper la estacionalidad.

    Los Horcones.
    Los Horcones.

    GENERAL MADARIAGA-BUENOS AIRES (ANDigital) Tuyú es una voz de origen guaraní que significa barros blandos, terrenos pantanosos e inundables, cangrejales. Entre 1865 y 1965 fue el nombre de partido del actual General Madariaga e históricamente fue la denominación de la región que se extendía de norte a sur desde el Cabo San Antonio hasta las Sierras de Balcarce y desde la costa 200 kilómetros hacia el interior del territorio.

    En 1907, el hacendado Benjamín Zubiaurre presentó al Ministerio de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires la solicitud para trazar un pueblo junto a la estación “Divisadero” del Ferrocarril del Sud y ubicado en su campo “La Esperanza”. A finales de ese año, se realizaba el primer remate de solares, quintas y chacras, y se fundaba pueblo y colonia del Divisadero y por ley del 18 de agosto de 1910 pasan a denominarse General Juan Madariaga, en memoria del militar correntino que había participado en los movimientos de oposición contra Juan Manuel de Rosas y en la Guerra con el Paraguay.

    Muy cerca de dos reconocidos destinos balnearios, Pinamar y Villa Gesell, la localidad aporta su plus a apenas un rato de la playa, brindando un valor agregado y el decisivo factor de romper la estacionalidad para atraer visitantes.

    Pese a la “vedette” que significa el sabroso asado con cuero, preparado mayoritariamente al asador, el distrito fortifica su propuesta gastronómica y productiva con los “sabores del pago”.

    Se trata de empresas que “cumplen un rol fundamental para el desarrollo del partido ya que incorporan mano de obra, dinamizan la economía local y posicionan a Madariaga dentro de la región”, destacan desde el área productiva de la comuna en diálogo con ANDigital.

    La intención es que además los visitantes puedan conocer cada lugar, aprender el proceso de elaboración y saborear productos locales.

    En este marco se inscribe la cervecera Dillon, la única que elabora en la región de la mano de Mariano Costa. Desde su apertura en marzo de 2016, la firma no paró de crecer, inclusive superando el impacto de la reciente megadevaluación.

    A las originales cervezas rubia, negra, roja e ipa, le fueron sumando nuevas variedades, llegando a un total de 1200 litros diarios, con distribución en barriles en el Partido de la Costa, Dolores y Capital Federal.

    También hay que mencionar el caso de una preciada fruta. El paraje Macedo (a 30 kilómetros del casco urbano) recibió en 1987 las primeras plantas de kiwi de Nueva Zelanda.

    Debido a que el lugar goza de un microclima saludable adecuado para el cultivo, la producción fue creciendo y cada año (durante el segundo fin de semana de mayo), se realiza la Fiesta Regional del Kiwi.

    Y se suman la Aceitera Hórreos del Sudeste (con sabor natural, prensado en frío sin solventes); Heladería Maiolo, Ariztegui y Dannunzio; Miel Hoffer; Chacinados Bravo; Cerveza Señor Bandurria; y panaderías La Loma y Sarmiento, con especialidad en tortas negras y galleta de puño, respectivamente.

    La propuesta turística abarca también las lagunas Salada Grande y Los Horcones, ideales para los amantes del pejerrey; también para quienes disfrutan del contacto con la naturaleza, el avistaje de aves, deportes acuáticos y fotografía. No quedan afuera los museos Tuyú Mapu (paleontológico, arqueológico, etnográfico); el Laten K’Aike (minerales, piedras, monedas, billetes y colección de geología) y el Histórico del Tuyú (reflejando la historia lugareña en una auténtica casona centenaria, incluyendo la Sala Argentino Luna, el madaraguiense más famoso).

    En tanto, La Invernada, en el antiguo puesto de la Estancia Juancho Viejo de la Ruta 74, propone los fines de semana largo pasar un día de campo a minutos de la playa. El plan incluye cabalgatas, caminatas, sendero interpretativo de flora y fauna, relatos históricos, juegos tradicionales, comidas típicas, artesanos, productos típicos.

    Aquí mismo se realiza el concurso de asadores, un evento gastronómico de carácter cultural, social y turístico donde además de saborear la exquisita carne local, se puede disfrutar de música y danzas folklóricas, artesanía criollas y conocer la rica historia del lugar.

    Artesanos

    Plateros, sogueros, herreros, talabarteros, hilanderos, pintores, escultores y ceramistas dan rienda suelta a su arte y muchos de ellos lo comparten en la Escuela de Bellas Artes del Divisadero.

    De esta corriente, surgió Joaquín Labala, tandilense de cuna pero aquerenciado a Madariaga.

    Este soguero sintió que ganó “el Mundial”, según le confesó a ANDigital. Es que en la edición de este año de la tradicional exposición Rural realizada en el predio ferial de Palermo, logró en el Cuarto de las Sogas el premio al mejor cuchillo.

    Para la empuñadura campeona utilizó tejido alezna con distintas variaciones, en tanto que la vaina lucía una costura de 13 tientos chata con terminación cocida de borde y el botón tejido pluma. En este caso particular, utilizó cuero de potrillo y cuero vacuno, siempre preparado por sus manos.

    La Dama de Hierro

    En la “dictadura” de la modernidad, muchos oficios parecieran –lastimosamente- ir quedando de lado. Quien se planta, atizador en mano, es María Piazzo, una herrera que recogió el guante ante la necesidad y sostiene a fuerza de trabajo la metalúrgica familiar.

    “Trampas Piazzo”, reza la razón social, aunque los cazadores ya no acuden como antaño. Sí los servicios de esta laboriosa mujer son requeridos para servicios rurales, discos de arado, canastos y parrillas.

    ***
    General Madariaga está muy cerca de los balnearios de Pinamar (27 kilómetros) y Villa Gesell (46 kilómetros).

    En automóvil, desde Buenos Aires son 310 kilómetros por Autopista a La Plata y luego Ruta 2 hasta Dolores, continuar por Ruta 63 hasta Esquina de Crotto, tomar la Ruta 11 hasta General Conesa y Ruta 56 hasta Madariaga.

    En ómnibus, desde Retiro hay servicios todos los días (empresas Plusmar, El Águila) y desde La Plata vía PlataBus.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales