04 Jul. 2020 | 22:17
04 Jul. 2020 | 22:17
Este sábado por la tarde

El reclamo de los médicos cobró fuerza y se hizo oír en todo el país

  •   |  
  • Fue una “caravana nacional” y usaron el hashtag #AhoraSomosUno. Las causas judiciales contra médicos en Córdoba y San Juan, el detonante. Pero esa no fue la única exigencia.

    CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) Este sábado por la tarde las calles tanto de las grandes como de las pequeñas y medianas ciudades del país se vieron inundadas por automóviles que integraron largas caravanas de protesta unificadas bajo un lema de reclamo de los médicos, todos cumpliendo con las medidas preventivas y de distanciamiento social estipuladas por protocolo.

    Con el hashtag #AhoraSomosUno, profesionales de la medicina de la Argentina se manifestaron en contra de la criminalización del acto médico y de la reducción salarial, y en pos de que haya equipo de protección personal (EPP) para todos los trabajadores del sector, al tiempo que sostuvieron que “la salud está tomada por el poder político”.

    “El personal de salud argentino es perseguido, bajo amenaza de perder el trabajo, mediante aprietes de toda naturaleza, agravados por el abuso que ya de por sí implican los regímenes de precarización laboral, fomentados y concretados por los administradores de salud, tanto estatales como privados”, sostuvieron en un documento que se difundió previamente, firmado por unas 40 agrupaciones del sector, nucleados en la Red Integrada de Médicos Argentina (REDIMA).

    Hubo dos hechos muy específicos que motorizaron la protesta nacional: por un lado, la denuncia a una reumatóloga en San Juan por “atentar contra la salud pública y accionar negligentemente”, promovida por la Gobernación de Sergio Uñac y, por el otro, la acusación a dos médicos en Córdoba por propagar el coronavirus en un geriátrico.

    En el primer caso, la mujer de 42 años se contagió al asistir a su hermano, un camionero enfermo de COVID-19 en Ciudad de Buenos Aires, desde donde lo trasladaron a esa provincia cuyana en un avión sanitario, y se convirtió en el cuarto caso sanjuanino. A ella, que trabaja en el Hospital Guillermo Rawson, se la acusa de vulnerar los protocolos ya que asistió a su familiar y luego atendió otros enfermos e incluso visitó a sus padres el fin de semana, sin tener en cuenta la cuarentena.

    Sin embargo, el caso del camionero es muy particular, ya que luego de haber dado negativo en tres test PCR, fue trasladado a San Juan y allí terminó dando positivo. El caso se agravó porque, tras haber sido advertida por la potencial gravedad de la situación, la médica habría tenido contacto con un colega que a la postre fue notificado como el quinto caso positivo de la provincia, y entonces su caso se enmarcó en la violación al artículo 203 del Código Penal.

    En el segundo caso, la Unidad Fiscal de Emergencia Sanitaria de Córdoba (UFES) acusó a los médicos Lucas Figueroa y Marcelo Santiago Lázaro de ser los responsables de la propagación del coronavirus en un geriátrico de Saldán, donde hubo 56 casos positivos y 11 muertes. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales