26 Oct. 2020 | 12:35
26 Oct. 2020 | 12:35
Salud

El día a día de la dermatitis atópica: Picazón, estrés y trastornos del sueño

  •   |  
  • Se realizó la encuesta más grande que se haya hecho en Argentina a personas con esta enfermedad. El relevamiento de ADAR y AEPSO arrojó precisiones respecto de la calidad de vida, el diagnóstico, la satisfacción ante el tratamiento y el contexto actual de quienes la padecen.

    Afección inflamatoria y crónica.
    Afección inflamatoria y crónica.

    CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) En el marco del Día Mundial de la Dermatitis Atópica (DA), que se conmemora cada 14 de septiembre, la Asociación de Dermatitis Atópica Argentina (ADAR) y la Asociación Civil para el Enfermo de Psoriasis (AEPSO) presentaron los resultados de la encuesta más grande que jamás se haya realizado en pacientes con esta enfermedad en nuestro país (participaron 1650 de todo el territorio nacional) y los hallazgos son reveladores respecto de cómo es vivir día a día con esta enfermedad y cuál es la situación de los pacientes en el contexto actual de aislamiento.

    La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria y crónica de la piel, caracterizada por brotes frecuentes, picazón intensa, irritación, dolor, enrojecimiento, costras e infecciones.

    Usualmente cuesta entender lo que es vivir con dermatitis atópica y se la subestima. Por eso, en un pasaje de la encuesta, se les solicitó a los participantes que asignaran un puntaje del 1 al 10 a la intensidad de su picazón, el promedio de intensidad reportado fue 7.8 y el 65 % la calificó como alta (8; 9 ó 10). Y, sobre la base de una escala similar, reportaron una frecuencia promedio de picazón de 6.8.

    “Es una constante en el sistema de salud y en la sociedad no entender el impacto que tienen las enfermedades que se ven en la piel, como con la DA, la psoriasis, el vitíligo y la hidradenitis supurativa, entre otras. Siempre son subestimadas. Imaginen lo que es vivir con ese nivel de picazón en la escuela, en el colectivo, en el trabajo, en el cine, en un cumpleaños o al intentar dormir de noche”, subrayó Silvia Fernández Barrio, presidente de AEPSO.

    Por otra parte, el 86 % de los encuestados sostuvo que la DA afecta diariamente su calidad de vida y expresaron sentir frustración, enojo, alteración del ánimo, estrés, trastornos del sueño, modificaciones en su rutina y dolor.

    Además, el 96 % manifestó haber sufrido sangrado y supuración y el 6 % requirió internación con un promedio de 2,2 veces. Entre los pacientes que estuvieron internados se observa una alta proporción de lesiones en la piel tales como descamación, piel agrietada, sangrado y supuración.

    “Para nosotros, los resultados de esta investigación son sumamente relevantes, ya que nos permiten dimensionar realmente el alcance de la problemática de las personas que viven con dermatitis atópica y conocer más acerca de lo que experimenta cada paciente. Con esta información, seguiremos trabajando día a día para ayudarlos a transitar cada vez mejor su enfermedad”, afirmó Mariana Palacios, presidente de ADAR.

    La piel atópica pasa a ser una barrera social, que ocasiona burlas y hostigamiento y persiste el mito de que es contagiosa, lo que da lugar a discriminación y daña la autoestima. El paciente siente vergüenza, pero cuando el brote cede, afloran la ansiedad y la angustia por no saber cuándo la enfermedad volverá.

    “Las personas con enfermedades en la piel sabemos lo que es sentirnos mirados y no ser plenamente libres de hacer lo que nos guste y vestirnos como queramos, sin tener que estar pensando siempre en nuestra enfermedad o en la mirada del otro”, detalló Fernández Barrio.

    “La dermatitis atópica nos hace elegir a qué lugar ir de vacaciones, que tipo de vestimenta seleccionar, sí salimos o no, nos inhibe a la hora de establecer una relación de pareja, de sostener un trabajo o de realizar determinadas actividades. Es decir, nos afecta en lo laboral, escolar, social, vincular y económico”, reflexionó Laura Resnichenco, licenciada en Psicología e integrante de ADAR, quien además es paciente con dermatitis atópica y madre de un niño con la misma patología.

    E insistió: “desde ADAR sostenemos que el abordaje y tratamiento del paciente debe ser de manera integral”.

    La odisea del diagnóstico

    La dificultad de lograr ponerle nombre a lo que uno tiene se da en muchas enfermedades, pero ésta en particular es muy visible y no parece presentar demasiados desafíos para su identificación.

    Sin embargo, de acuerdo a los datos del relevamiento, en promedio los pacientes debieron visitar más de tres médicos hasta ser diagnosticados y fue llamativa la diferencia en el acceso al diagnóstico entre pacientes del Área Metropolitana de Buenos Aires y el resto del país, habiendo provincias en las que 6 de cada 10 diagnósticos demoraron de 2 a 5 años.

    Como datos positivos, la encuesta reflejó que más de uno de cada dos pacientes recibió el diagnóstico dentro de los primeros 12 meses desde el síntoma inicial. Casi la mitad de quienes obtuvieron el diagnóstico en menos de 6 meses corresponde a menores de 5 años y el 55,5 % de los que tardaron en diagnosticarse entre 6 y 12 meses fueron niños de hasta 11 años.

    A partir de los 18, se observa una creciente dificultad para arribar al diagnóstico, con demoras de hasta 10 años en el rango de entre los 24 y 60 años.

    Tratar de estar mejor

    Para el manejo de enfermedades crónicas, la relación médico-paciente cumple un rol preponderante en la contención y la confianza. Casi la mitad de los encuestados (47,5 %) considera muy buena la relación con su médico, pero un preocupante 32,3 % la calificó como muy mala, mala o regular.

    “Este punto a nosotros como médicos tiene que invitarnos a apuntalar el vínculo con el paciente y la comunicación con él. A aquellos que se hayan alejado de los médicos porque en el pasado no lograron un buen control y se desanimaron, los invitamos a volver a la consulta, porque hoy conocemos mejor la enfermedad y contamos con herramientas más efectivas”, reconoció el doctor Jorge Máspero, médico especialista en Alergia e Inmunología Clínica, director médico de la Fundación CIDEA.

    La encuesta mostró que el 40,5 % no está conforme con su tratamiento actual y el 21,7 % muestra una satisfacción ‘moderada’, aunque más de la mitad se define como ‘muy adherente al tratamiento’.

    Para la doctora Paula Luna, médica especialista en Dermatología y Dermatología Infantil del Hospital Alemán, “esto nos hace repensar que quizás no estén siendo tratados con la opción más conveniente para la severidad de su cuadro. La buena noticia es que para dar respuesta a los casos severos hoy contamos con mejores opciones”.

    “El mensaje para los pacientes es que no deben conformarse con vivir con picazón, rascándose hasta lastimarse la piel y sufriendo infecciones recurrentes: acérquense al especialista para buscar el tratamiento más indicado para cada caso”, completa la especialista.

    Dermatitis y otras enfermedades

    “Antes explicábamos la dermatitis atópica como una mera alteración de la barrera cutánea. Ahora hemos alcanzado un entendimiento mucho más profundo y sabemos que el sistema inmunológico de estos pacientes está sobreactivado y desencadena procesos inflamatorios sistémicos que se manifiestan en la irritación de la piel, la resequedad y la picazón”, explicó Máspero.

    También se conoce que hay otras enfermedades desencadenadas por el mismo proceso inflamatorio y muchas veces coexisten con la DA. Entre los encuestados, el 50,4% declaró sufrir al menos una alergia, el 14,5 %, asma y 1 de cada 10, rinoconjuntivitis, entre otras. Lo que además refirieron fueron antecedentes familiares de alergias (1 de cada 3), de asma (1 de cada 4) y de dermatitis atópica (1 de cada 5).

    Dermatitis atópica durante la cuarentena

    La pandemia de COVID-19 ha impactado significativamente en el manejo de múltiples enfermedades crónicas y DA no escapa a esa realidad: 4 de cada 10 pacientes manifestaron que su enfermedad empeoró en los últimos meses.

    Las asociaciones de pacientes explicaron que esto puede deberse a múltiples factores por separado o en su conjunto. Por un lado, influyó seguramente la marcada dificultad para acceder al médico tratante (cerca de 6 de cada 10 no están en contacto con su médico desde marzo).

    Las enfermedades crónicas requieren un seguimiento médico continuo y más ante la aparición de brotes. Por otro lado, los vaivenes emocionales, el frío y el encierro, factores que todos hemos experimentado en este tiempo, pueden impactar mucho en las ‘pieles atópicas’. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales