26 Oct. 2020 | 12:58
26 Oct. 2020 | 12:58
Impacto a las 12

Samid y la revisitada pelea con Viale: “Yo no quería, pero…”

  •   |  
  • El empresario matarife habla ante ANDigital sobre la reyerta más aclamada de la cultura pop televisiva de este siglo. “Los argentinos no se la pueden sacar de la cabeza”, resalta. Además, celebra la memorabilia alusiva, desde remeras y recreaciones, hasta stickers para mensajería instantánea.

    Ilustración: @lucaesequielsolo.
    Ilustración: @lucaesequielsolo.

    CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) “Usted tiene que arrepentirse de lo que dijo”. La frase, hecha sticker, es quizás de lo más relevante que puede acontecer en un diferendo en los siempre prescindibles grupos de WhatsApp.

    El empresario matarife Alberto Samid fue quien la inmortalizó a principios de 2002, instantes previos a trenzarse a golpes con Mauro Viale en la devaluada televisión en vivo de entonces.

    “Estoy sorprendido porque los argentinos no se pueden sacar de la cabeza esa pelea. Lo más cómico y significativo fue que el portero del canal entró para pegarle tres patadas. Estaba harto porque este tipo todos los días cuando llegaba lo insultaba y verdugueaba; así que al menos se desquitó. Luego lo echaron, pobre”, reseña ante ANDigital el autoproclamado Rey de la Carne, haciendo foco en la revancha del empleado, actitud que resaltó por sobre sobre las del estupefacto Lito Pintos y la aterrada Marina Calabró, quienes optaron por no intervenir.

    Por razones de salud, Samid cumple prisión domiciliaria en su casa de Ramos Mejía. Esto se da tras haber sido juzgado como miembro de una asociación ilícita, junto a otros ocho acusados, que evadió IVA -retenido o percibido- a terceros entre 1993 y 1998. De allí la afrenta de Viale que lo empezó a sulfurar aquel mediodía: “Pague los impuestos”.

    El exdiputado provincial estaba detenido -aunque sin condena firme- por haberse ausentado varias veces al debate oral a pesar de los llamados del tribunal y por haberse ido a Belice, sin autorización judicial. Tras unos tres meses en prisión, le fue otorgado a mediados del año pasado el beneficio del arresto domiciliario.

    Volviendo a la pelea, Samid aclara: “Yo no quería, pero el desencadenante fue eso de acusarme de avalar la bomba de la AMIA. Si yo no lo dejaba claro ahí, hubiesen empezado a decirse mil cosas contra mí e incluso hubiese habido ataques contra mi familia por darlo por sentado”.

    “Era su forma de hacer política y televisión. Le daba 50 pesos a una chica para que le pague a otra. Por un punto de rating mataba a la madre”, sentenció en torno a Viale, a quien recientemente le ofreció la “revancha”.

    Consultado por este medio sobre la posibilidad de tregua o acercamiento con su contendiente, fue categórico: “no tuve y no quiero. No digo que lo odio, pero sí que hay bronca y no me simpatiza”.

    No obstante, el dirigente peronista advierte que “el hijo es peor. Está abonado, es de esos 50 periodistas que reciben su grueso sobre”.

    Finalmente, celebra risueño el doblaje latino del episodio, que se parafrasee permanentemente y hasta la estampa de las piñas en remeras y posters.

    “Vuelta a vuelta prendo el teléfono y aparecen cosas nuevas, es fantástico”, sentencia.

    Se viene el “Gorila de Oro”

    Vale mencionar que Mauro Viale no es el único blanco en los dardos de Samid. Desde hace un tiempo a esta parte viene entregando el “Gorila de la Semana” y ya se prepara para una gala especial de fin de año. “Es que hay tantos candidatos... hay que hacer el Gorila de Oro”.

    Por otra parte, advierte que “sobre todo a través de algunos medios se fogonea recurrentemente actos con sentido destituyente”.

    “Parecería que hay una sola voz que está transmitiendo al mundo que todo el pueblo está en contra del Gobierno. Y no es así. Una vez tenemos que salir a demostrarlo ya que ellos salen con múltiples consignas a decir lo que se les antoja”, arenga, en referencia a una manifestación callejera en ocasión del Día de la Lealtad, aunque “con todos los cuidados que haya que tener”.

    Ernesto Sanz salió a preguntar cuándo explota esto; Elisa Carrió ya dice que a fin de año; Patricia Bullrich aparece con que ya están preparados para gobernar. Y todo el día los mensajes son en ese sentido desde los medios”, enumera, para luego consignar que “los que manejan esto -que no es Mauricio Macri que es un sirviente-, los tipos poderosos, no se quieren aguantar tres años y medio con opción a cuatro años más. Son los que tienen que poner el aporte solidario”.

    En igual tenor, plantea que “no les gustan las medidas a favor del pueblo y en contra de los ricos, a diferencia de Macri, y no se la bancan. Añoran el país de los tarifazos, el de pedir plata y fugarla todos los días. Mientras, abonan la tormenta perfecta: miseria; enfermedad y golpe de Estado en gestación”.

    Producir y eliminar intermediarios

    “Al lograr el acuerdo por la deuda, tenemos todo para salir adelante. Cuando se termina la pandemia, nos recuperamos. Somos un país muy rico. Hay que aprovechar el crecimiento de la producción y de las exportaciones, de la mano de nuevas tecnologías. Bien administrada nuestra riqueza, sería extraordinario para todos. Con dos mandatos peronistas saldremos”, vaticina un optimista Samid.

    En torno a su situación particular, volvió a ser lapidario con el Gobierno anterior: “estos tipos me fundieron, me cerraron 400 negocios, me clausuraron los frigoríficos. Pero yo también voy a salir adelante. El daño se lo han hecho al país, lo mío no es nada. Me di cuenta rápido que venían a robar el país, no eran sólo conservadores liberales. Los parientes de estos tipos son los que hicieron desaparecer 30 mil argentinos y bombardearon la Plaza de Mayo, lo que me hicieron a mí es un caramelo. Los que estamos en política sabemos cómo es la cosa”.

    Finalmente, insistió con su solución para que los alimentos lleguen de modo accesible a los consumidores.

    “Pagamos la mercadería el doble que en cualquier parte del mundo y somos quienes la producimos. Nos equivocamos al entregar la comercialización a cuatro grandes grupos empresarios y a los chinos. Se ponen de acuerdo y te suben al 600 % en vez de como era antes que los pequeños comerciantes marcaban un 20 por ciento: 10 para gastos y 10 de ganancia. Iban progresando con el correr del tiempo, edificaban, compraban el lote de al lado y cambiaban la camioneta. Ahora con el dumping no le ponen el 20, le ponen el 600 % y los dueños no compran el terrenito de al lado, uno hace cuatro edificios en Nueva York y el otro tiene una cuenta multimillonaria en cualquier lado del mundo”, grafica.

    Y remata: “hay que armar doble comercialización, sin intermediario, del productor al consumidor. Les sirve a todos. Yo lo quise armar pero choqué con poderosos intereses. En el país de la vaca pagamos todo más caro, eso es lo absurdo”. (ANDigital)

    Videos

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales