21 Sep. 2017 | 00:04
21 Sep. 2017 | 00:04
Complejo panorama

Una pelea entre funcionario y sindicalista pone al desnudo la situación de desgobierno en Azul

  •   |  
  • Esta semana, el director de Recursos Humanos, David Torres, y el secretario general del SOEMPA, Ruben Rodríguez, se trenzaron en la puerta del Palacio Municipal y la siguieron adentro. El gremio lanzó una medida de fuerza y el intendente Inza, acechado por la situación de desmanejo y la crisis financiera, suspendió sin gonce de sueldo al gremialista.

    Así comenzó todo. El instante en que el funcionario agrede inicialmente al sindicalista.
    Así comenzó todo. El instante en que el funcionario agrede inicialmente al sindicalista.

    AZUL-BUENOS AIRES (ANDigital) La caótica situación que atraviesa la localidad de Azul, con una crisis financiera que repercute en el retraso de los pagos a proveedores y, especialmente, a los trabajadores municipales, tuvo un nuevo episodio consecuencia del desmanejo y el desborde que padece la gestión de la gestión del intendente José Inza, con un episodio de trompadas en el municipio y acusaciones cruzadas entre un funcionario y un gremialista.

    El pasado martes, el director de Recursos Humanos, David Torres, y el secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Azul (SOEMPA), Ruben Rodríguez, terminaron a las trompadas, luego de un cruce verbal y después de que el funcionario le pegara una cachetada en la puerta del Palacio Municipal.

    “En primera instancia evité contestar la agresión, pero después, al ver que Torres seguía provocándome detrás del vidrio, reaccioné”, relató el sindicalista, en diálogo con el diario El Tiempo, y señaló que “es algo que no debería haber hecho”, porque “no fue bueno para nadie”.

    Asimismo, el titular de SOEMPA aclaró la situación de si hijo, quien estuvo involucrado en la pelea y es uno de los apuntados por la comuna. “Mi hijo lo que quería era separar. En principio yo entré solo y él vino por atrás, quiso separar, pero la fortaleza de Torres se lo impidió”, amplió en su relato.

    De inmediato, el gremio convocó a una asamblea para el día siguiente y lanzó un paro total de actividades, en solidaridad con Rodríguez.

    Desde el Ejecutivo salieron al cruce de la resolución de SOEMPA y difundieron una visión contrapuesta de los hechos, al tiempo que anunciaron la suspensión del sindicalista sin goce de sueldo por dos meses.

    “Queríamos hacer un enérgico repudio a la actitud del secretario General de SOEMPA, Rubén Rodríguez, quien agredió brutalmente a nuestro director de Recursos Humanos, David Torres”, manifestó Inza en conferencia de prensa, y vinculó a su hijo en el presunto ataque: “Hemos observado los hechos con suma preocupación, por lo tanto se han hecho todas las denuncias correspondientes”.

    La tensa relación de Inza con los municipales data de tiempo atrás y halla como punto de inflexión la extensa medida de fuerza que los sindicatos llevaron a cabo a comienzos de julio de este año, cuando sólo había abonado el aguinaldo sin hacer el pago del mes anterior y el Palacio Municipal terminó sitiado. Incluso, de aquellos días se recuerda que fueron los propios trabajadores quienes se encargaron de la realización del acto por el Día de la Independencia, ante la falta de presencia institucional.

    Según pudo saber ANDigital, el desmanejo y la irracionalidad en la administración municipal se traslada a los pagos con los proveedores y, si bien no hay precisiones oficiales al respecto, los montos adeudados con cada uno de ellos oscilarían entre los 3 mil y el millón de pesos. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales